Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Auditoría de portafolios de activos intangibles en tiempos de COVID-19

No es secreto, ni novedad que proteger y monetizar intangibles es prioritario para las más exitosas compañías, opina Octavio Espejo Hinojosa.
jue 17 diciembre 2020 12:00 AM

(Expansión) – La situación actual de pandemia obliga a las empresas a replantear el camino y pivotear estrategias para este 2021, a fin de ir recuperando su nivel de productividad. Los activos intangibles son una de las claves para enfrentar la nueva realidad y el reacomodo de los mercados. En tal contexto, el sistema de protección de propiedad intelectual en México ha evolucionado para ser más atractivo y eficiente.

Las reglas del juego han cambiado, por lo que las estrategias exitosas de inicio de año tuvieron que ser modificadas y actualmente podrían ya no ser las más adecuadas. La empresa que no tenga claro que hoy, más que nunca, se debe ser resiliente al cambio está perdiendo la oportunidad de adaptarse y en algunos casos, incluso de sobrevivir.

Publicidad

Una certeza es que nos encontramos ante una hoja en blanco, nadie tiene la respuesta ideal de lo que viene porque el mundo moderno no había pasado por un evento de esta magnitud y, en este sentido, una de las amenazas consistirá en que la competencia también está obligada a evolucionar.

Optimización de costos. La reducción inmediata de costos empresariales ya se dio, la mayor parte de las empresas redujo la erogación hasta el máximo posible. No obstante, en muchos casos ahora toca hacer el análisis y replanteamiento de necesidades que hasta hace unos meses se percibían básicas, pero que en el futuro pueden no ser indispensables.

Consciencia del ecosistema. Ninguna empresa está sola, por lo que entender el cambio en el mercado y las relaciones con clientes y proveedores puede inspirar algunos de los primeros trazos del nuevo camino. Parece no ser tiempo de apretar sino de sortear conjuntamente las amenazas. El comercio digital es hoy más que una realidad.

Flujo de efectivo y los créditos. Los compromisos futuros sustentados en la base histórica podrían convertirse en un dolor de cabeza en el mediano plazo. Es importante operar en el presente sin perder de vista el futuro.

En el contexto mexicano la protección a la propiedad intelectual muchas veces es relegada a un segundo plano en vista de las muchas otras necesidades latentes para la operación. No obstante, en los activos intangibles se encuentra gran parte de la esencia y el éxito de una organización. No es secreto, ni novedad que proteger y monetizar intangibles es prioritario para las más exitosas compañías.

El escenario de la propiedad intelectual se ha modificado, dado que el pasado 5 de noviembre entró en vigor la nueva Ley de Protección a la Propiedad Industrial, también ha sido reformada la Ley Federal del Derecho de Autor y otros instrumentos legislativos relacionados. En el contexto internacional, México se adhirió al Arreglo de la Haya relativo al registro internacional de dibujos y modelos industriales, el cual entró en vigor el pasado 06 de junio. Todo lo anterior en el contexto de las obligaciones contraídas por nuestro país en el T-MEC.

Algunos de los cambios principales en la nueva ley de propiedad industrial son la vigencia de registros de marca y modelos de utilidad; la posible extensión de vigencia de patentes en ciertos escenarios por retrasos de la autoridad; reglas para la determinación de marcas famosas; del procedimiento de oposición de terceros al registro de una marca; protección de secretos industriales; procedimientos de solicitud de declaración administrativa de infracción, entre otros.

Publicidad
¿Sigue siendo México un destino para la inversión? | Expansión Summit 2020

Por otro lado, el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial ha liberado recientemente sistemas tecnológicos que permiten al usuario proteger activos y dar seguimiento a trámites a distancia, las nuevas herramientas se suman a las plataformas electrónicas preexistentes. Actualmente, es posible llevar todo el proceso de obtención de una marca y patente en línea; asimismo, se puede convertir a trámite digital los procedimientos de invenciones previamente solicitados, así como responder electrónicamente sobre requisitos relativos a marcas, sin la necesidad de acudir a las instalaciones.

En lo relativo a los signos distintivos es necesario verificar la existencia de una marca registrada, o aviso comercial, de la forma en la que efectivamente es usado. Es común que la marca sufra modificaciones al paso del tiempo o en la evolución al e-commerce, en este sentido es importante recalcar que la protección es específica a la forma en que está registrada para los productos y servicios enlistados. Por lo tanto, si la evolución del negocio en la nueva realidad ha derivado en cambios en los logos y/o de los productos y servicios comercializados, es necesario buscar la protección de las nuevas versiones de la marca.

En lo relativo al know-how e información que pueda constituir una ventaja comercial es recomendable seguir los lineamientos legales para proteger los secretos industriales. Si actualmente una empresa no tiene políticas de confidencialidad con colaboradores, proveedores y/o clientes para mantener la secrecía de la información delicada, es necesario establecer protocolos y lineamientos efectivos para su protección.

Con respecto a las patentes, se debe considerar que la protección a través de esta figura jurídica no es restrictiva a desarrollos totalmente disruptivos, una mejora tecnológica que sea novedosa, con aplicación industrial y que no sea obvia en el contexto del campo en que fue desarrollada, puede obtener exclusividad.

Una estrategia importante para terminar la obra es invertir en intangibles y tecnología. Todas las empresas poseen activos intangibles, desde la marca comercial con la cual se distinguen productos y servicios en el mercado, el know-how para imprimir valor agregado a los clientes, y en algunos casos, hasta la tecnología desarrollada in-house para la producción de bienes.

Nota del editor: Octavio Espejo Hinojosa es socio y director de Gestión de Asuntos y Mantenimiento de Derechos en BC&B en donde ha sido responsable del área de examen de fondo, examen de forma y presentaciones de patentes, modelos de utilidad y diseños industriales. Cuenta con 13 años de experiencia en Propiedad Intelectual. Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
Publicidad
Publicidad