Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Lo que la pandemia dejó: oportunidades para la disrupción

Cuando la innovación es sostenible, los competidores suelen reaccionar de manera más rápida y directa, tomando acciones que contrarresten el efecto de dicha innovación, opina Juan Alberto González.
sáb 22 mayo 2021 12:01 AM

(Expansión) - Durante la pandemia varias empresas se vieron obligadas a migrar al entorno digital, lo cual les ayudó a conservar ingresos y mantener sus operaciones, sin embargo, de acuerdo con un estudio realizado por KPMG, solo 3% de las compañías en México dominan en el campo de la innovación.

La búsqueda por alcanzar la disrupción en los negocios ha llevado a algunas empresas a resultados poco acertados, o en su caso se requerirá de mayor tiempo para verificar los efectos positivos de los mismos. que, de otra manera, serían predecibles y lógicos si se siguieran los aspectos básicos de la teoría de la innovación disruptiva.

Publicidad

En este contexto, tanto para las startups como para los grandes corporativos, la evaluación de su modelo de negocio es condición sine qua non para, mediante un ambicioso programa de acción, considerar diversos niveles de adopción de la innovación. Por ejemplo:

Innovación incremental: incluir mejoras a los productos y servicios que ofrece, es decir, buscar eficiencias que crean valor sobre un producto ya existente incorporando nuevas funcionalidades o atributos, sobre la misma base conceptual y, a partir de ello, surgen ciertos procesos creativos para llegar a ciertos fines. Cuando la innovación es sostenible (incremental) los competidores suelen reaccionar de manera más rápida y directa, tomando acciones que contrarresten el efecto de dicha innovación.

Innovación disruptiva: crear líneas de negocio, centradas en ofrecer productos y servicios para mercados desatendidos que buscan accesibilidad y compatibilidad en atención a sus necesidades, normalmente este tipo de innovación es la que se percibe con mayor riesgo porque implica poner en marcha nuevas capacidades.

Cuando pensamos en disrupción, sin duda nos surge la idea de tratar de concebirla y asociarla dentro de un “modelo de innovación”; es decir, querer identificar un patrón que nos permita comparar diversas actividades bajo un esquema similar, de ahí surge la idea de entender que es la “innovación disruptiva”. ¿Cuáles son los elementos básicos o esenciales de dicha innovación?

La disrupción describe el proceso por el cual las organizaciones buscan ir más allá de la sofisticación o especialización de sus productos y servicios y deciden desarrollar modelos de negocio que representen oportunidades de acceso en mercados de gama baja dentro de un mismo nicho o bien atender mercados nuevos; en este propósito las organizaciones deben crear un nuevo concepto de servicios o productos a los ya existentes enfocándose en los NO clientes.

Se trata de ofrecer algo único, que sea percibido así por determinados grupos sociales que, después de la experiencia de uso y utilidad, estén dispuestos a ser consumidores leales a ese producto (empresa), se busca llevar un nuevo valor único para ese segmento. Las empresas disruptivas suelen construir modelos de negocio muy diferentes a los ya establecidos, pues apuestan por nuevas tecnologías o canales de distribución que los modelos tradicionales no pueden o no son capaces de aprovechar.

La disrupción se origina como resultado de las anomalías ocurridas en mercados consolidados, generalmente detonado en las capas bajas de ese mercado, el cual comienza a verse afectado por el encarecimiento del precio del bien o servicio, debido a la excesiva sofisticación impulsada por las empresas dominantes.

De ahí, esta capa baja del mercado comienza a crecer de manera paralela, creando un nuevo mercado, en donde las disrupciones de los nuevos entrantes una vez logrando los niveles de sofisticación y calidad requerida emergen como una alternativa poderosa a lo ya establecido en el mercado actual.

Publicidad

Se trata de reflexionar y actuar sobre algunas preguntas que conviene hacerse entorno al modelo de negocio actual, cuestionamientos que permitan establecer un proceso adecuado hacia la innovación disruptiva, unos ejemplos de estas reflexiones son:

¿Cuál es nuestro propósito? ¿Quiénes son nuestros clientes-stakeholders? ¿Quiénes son nuestros clientes hoy? ¿Podemos acompañarlos en su evolución? ¿Quiénes NO son nuestros clientes hoy? ¿Quiénes podrían ser nuestros clientes en los próximos 5-10 años? ¿Qué valoran nuestros clientes?

Las empresas disruptivas crean un mercado donde no lo había, transforman a los no consumidores en consumidores; bajo estas circunstancias es importante atrevernos a salir de esquemas incrementales y abrazar la innovación disruptiva.

Aquí algunos aspectos a considerar:

- Reconfigurar los modelos de negocio que estén muy anclados en una cadena de valor muy lineal y específica.

- Impulsar un nuevo enfoque de pensamiento en los empresarios y emprendedores para actuar en términos de los resultados que esperan los consumidores de los productos (la gente compra cosas no porque quiera la cosa en sí, sino como medio de conseguir un resultado).

- Identificar los resultados deseados del producto o servicio y distinguirlos de entre las soluciones.

Es en las grandes crisis cuando se dan las mejores oportunidades para innovar, es momento de que las empresas evalúen sus modelos de negocio y definan los segmentos que pueden explorar a través de la innovación disruptiva.

Nota del editor: Juan Alberto González Piñón es director de Spark UP y académico de la Facultad de Empresariales de la Universidad Panamericana. Síguelo en LinkedIn . Las opiniones expresadas en esta columna corresponden exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
Publicidad
Publicidad