Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Tecnología geoespacial y finanzas sostenibles

La crisis climática es razón suficiente para que el sector financiero utilice esta tecnología en la toma de decisiones financieras, apunta José Luis Reséndiz.
lun 09 agosto 2021 11:58 PM

(Expansión) - Los efectos del cambio climático y la degradación medio ambiental no pueden ser ignorados en la toma de decisiones de inversión debido a su influencia creciente en la rentabilidad y riesgos financieros. Ante esta amenaza, los datos tradicionales son insuficientes y poco confiables. La proliferación de ratings ESG que contemplan factores ambientales, sociales y de gobernanza nos preparan muy poco ante riesgos físicos como inundaciones u olas de calor.

Una solución más prometedora es el uso de datos geoespaciales. Éstos se refieren al tipo de información acerca de la superficie de la tierra, usualmente en términos de latitud, longitud, altura y tiempo. Tal información hace posible generar mapas para visualizar patrones que de otra manera no sería posible conocer con precisión, tal como movilidad poblacional o la transmisión de virus como el COVID-19.

Publicidad

Aprovechar esta alternativa es posible gracias a la reducción de costos en el monitoreo satelital o el uso de sensores remotos que actualmente utilizan científicos de la tierra y el clima. La crisis climática es razón suficiente para que el sector financiero utilice esta tecnología en la toma de decisiones financieras.

La integración de análisis geoespacial es una práctica común en la industria de seguros o comercio; sin embargo, la oportunidad para su aplicación en otros sectores es enorme debido a la tendencia de la digitalización financiera. A continuación, señalo cinco beneficios a corto plazo para que, en América Latina, instituciones financieras y gobiernos consideren seriamente la adopción de estas tecnologías.

En primer lugar, la tecnología geoespacial permite un análisis de inversiones de abajo hacia arriba. Es decir, se puede obtener información a nivel del activo, por ejemplo, una obra de infraestructura. Esto permite llevar a cabo una evaluación más precisa de riesgos, oportunidades e impactos físicos del activo que pueden ser agregados al análisis financiero del sector o un portafolio de inversión.

Segundo, es posible aprovechar la generación de bases de datos de forma escalable y global debido a los avances en el procesamiento de datos e inteligencia artificial, lo cual implica una mejora en la calidad de información local integrada a sistemas regionales o globales.

Tercero, la nueva generación de análisis financieros se concentrará en la evaluación climática y medio ambiental. Actualmente, los modelos para enfrentar catástrofes naturales o mejorar la logística comercial pueden ser utilizados para el análisis de riesgos físicos climáticos o los impactos contra la biodiversidad.

 
Blockchain, la solución desconocida para casi todo | Expansión LAB

Cuarto, la huella digital de la economía global acelerará la innovación de tecnologías geoespaciales en el sector financiero. Es posible codificar la economía real utilizando técnicas geoespaciales o de inteligencia artificial para crear bases de datos confiables, transparentes y verificables a nivel local y cubriendo cada sector de la economía.

Por último, todas estas áreas de innovación implican oportunidades de negocio para quienes sean los primeros en adoptar estas tecnologías. Hoy por hoy, pocos actores ofrecen o aprovechan estas oportunidades debido a la falta de conocimiento, lo cual implica que pioneros puedan beneficiarse del inicio de una revolución en la manera de invertir hacia una economía baja en carbono.

Nota del editor: José Luis Reséndiz es investigador de la Universidad de Oxford y fundador de ESG Latam . Síguelo en LinkedIn y en Twitter . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

 
Publicidad
Publicidad