Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

México requiere adaptar sus combustibles

Pretender que la empresa productiva del estado sea la garante de los combustibles es un objetivo loable, pero actualmente no real ante la baja producción en las refinerías, opina Ramses Pech.
vie 13 agosto 2021 11:59 PM

(Expansión) - Actualmente en México hay una demanda en promedio de 640,000 barriles diarios de gasolinas, cuando en 2019 el promedio fue de casi 800,000 barriles.

El total del consumo nacional, entre el 70 a 75% es importado, a consecuencia por la baja eficiencia, y utilización, en que están actualmente las refinerías en la producción de gasolinas, siendo el combustóleo el principal producto en cinco de las seis.

Publicidad

El consumo de gasolina en los estados de la frontera fluctúa entre los 120,000 a 130,000 barriles en forma diaria, y la única refinería que está en la región es la de Cadereyta, y produce en promedio 50,000 barriles; esto origina un déficit. Para poder cubrir la demanda se requiere de la importación.

El presidente Joe Biden anunció los pasos para impulsar el liderazgo estadounidense hacia adelante en los automóviles y camiones que generen combustiones limpias, y emitirá una orden ejecutiva que dará inicio al desarrollo de estándares de emisiones y eficiencia de combustible a largo plazo para ahorrar dinero a los consumidores, reducir la contaminación, impulsar la salud pública, promover la justicia ambiental y abordar la crisis climática.

La realización del plan será mediante un calendario sólido para el desarrollo de estándares de eficiencia de combustible y emisiones de contaminantes múltiples para vehículos ligeros.

Estos cambios serán adaptados por las refinerías en Estados Unidos y deberán integrar aditivos renovables en la producción de combustibles. De esta forma, los fabricantes de automóviles tendrán que mejorar el rendimiento por kilómetro recorrido en cada litro consumido y con mejores rendimientos de combustión, al evitar una menor cantidad de contaminantes.

Al parecer, México está entrando a la diplomacia ambientalista actual en reuniones realizadas por la embajadora Katherine Tai; con el Secretario de Agricultura y Desarrollo Rural de México, Víctor Villalobos; y la Secretaria de Economía de México, Tatiana Clouthier, donde fueron tratados los posibles beneficios mutuos de alinear la política de México y Estados Unidos sobre mezclas de gasolina con etanol, como parte del T-MEC, y que estarán alineadas a los planes de la nueva política de nuestro socio comercial.

En el país hay alrededor de 35.4 millones de automóviles, de los cuales solo hay 1,594 del tipo eléctrico y 99 del tipo híbrido que consumen gasolina. Sería una buena estrategia ayudar al consumidor al aumentar el rendimiento por kilómetro, y poder contribuir a tener una mejor calidad del aire en ciertas zonas de nuestro país, justo cuando se pretende alinear la calidad de los combustibles con la NOM-016 de especificaciones de combustible.

En algunas partes del país la calidad de los combustibles está fuera de la norma, como es el caso de la Zona Metropolitana de Guadalajara, una parte del producto consumido en la gasolina no cumple. Es importante revisar y evaluar qué zonas consumen la producción nacional o de importación, y definir si provienen de un mezclado en algún centro de almacenamiento o son productos directos de refinerías.

Publicidad
¿Por qué Pemex compró la refinería Deer Park en Texas?

Otras zonas metropolitanas, como la de Monterrey, están solicitando que en la NOM-016 que regula la CRE pueda ser suministrada por gasolinas que contengan un 10% de etanol como oxigenante. Esto ha sido apoyado por el secretario de Desarrollo Sustentable estatal, Manuel Vital Couturier, y ha solicitado a la Comisión Reguladora de Energía que la entidad sea admitida en las mesas de trabajo realizadas en la Ciudad de México y en la Comisión Ambiental de la Megalópolis, para que se homologue y mejore la calidad de los combustibles en Nuevo León.

Los cambios en la forma de utilizar los combustibles están empezando a ser drásticos, y parte de esto es la modificación de las mezclas que utilizan aditivos que ayudan a tener una combustión completa. Al tener un mercado de una alta demanda a nivel mundial, México deberá adaptarse en forma rápida, principalmente a tener combustibles que den más kilómetros por litro, con menores contaminantes para disminuir los gases de efecto invernadero. El concepto es: menos combustibles a quemar por más kilómetros recorridos.

Pretender que la empresa productiva del estado sea la garante de los combustibles es un objetivo loable, pero actualmente no real ante la baja producción en las refinerías, y ligado a no tener una estandarización de la salida de los productos a la misma calidad. Esto podría mejorar al permitir, en la discusión de la norma 016, a los estados a aportar en forma técnica, y con estadística, sus necesidades para una mejor calidad de aire con base en el tipo de vehículos en el parque circulando.

La falta de infraestructura en el almacenamiento de combustibles está ligada de igual forma a los centros de mezclado. Para que puedan ayudar a tener un mejor rendimiento en los motores, y con base en la disponibilidad de la calidad de los combustibles nacionales, deben ser ayudados con aditivos de última tecnología del tipo renovables.

Al fin y al cabo son moléculas de hidrocarburos que pueden ser mejoradas en sus cadenas para permitir una mejor combustión.

Nota del editor: Ramses Pech es analista de la industria de energía y economía. Es socio de Caraiva y Asociados-León & Pech Architects. Síguelo en Twitter y/o en LinkedIn . Las opiniones en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
Publicidad
Publicidad