Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Sembrando vientos: la transformación laboral

Debemos entender lo que viene después de la tempestad de la transformación laboral en México, que tiene de todo menos calma, opina Juan Domínguez.
mié 25 agosto 2021 04:00 AM

(Expansión) - Repetí varios mensajes y llamadas al licenciado hasta que por fin supe la razón de su silencio elocuente. “Es que está en lo del outsourcing”, dijo la voz en tono de disculpa.

Y en ello han estado las empresas en los últimos meses, nadando entre leyes laborales y fiscales tratando de entender los términos “servicio especializado”, “proveedor”, “subordinación” y “padrón”. Un regreso a la semántica y a la exegética jurídica para transformar una realidad de décadas a una nueva visión sobre el empleo en pocos meses.

Publicidad

No cabe duda alguna que de años atrás se ha venido usando la tercerización, principalmente usando subsidiarias empleadoras, para tener un doble estándar en materia de beneficios, escalas salariales y PTU. Esto se había convertido en insostenible a través de los años, pero no fue la fuerza de la ley ni las peticiones de los trabajadores, sino los compromisos del T-MEC que obligaron a México a poner fin a la inaceptable mora en la firma de tratados internacionales, no sobre la tercerización, sino más bien sobre la libertad sindical.

Y esto nos ha traído colectivamente a sembrar vientos; y la cosecha se antoja interesante. No podemos presumir en el país “nuevos empleos” porque son los mismos pero con diferente patrón. Sigue habiendo un grupo importante de empresas que pretende mezclar el pago de PTU con bonos de productividad, desconociendo francamente el origen de esta particular figura de la ley, con protección constitucional, que no pretende pagar por el desempeño sino, como lo dice su nombre, participar en las utilidades.

Es tan evidente el error colectivo que no hace derecho, que se acuerda un tope al PTU para negociar el outsourcing. No tardarán en llegar los amparos constitucionales para eliminar esta dependencia ficticia y la eliminación de un derecho adquirido por las décadas de las décadas.

Pero lo preocupante es que no es esa la tempestad, y que el licenciado está viendo los árboles y no el bosque. La tempestad que sí preocupa es la de los plazos perentorios de la reforma laboral de 2019, donde los empleados tendrán el derecho de escoger su sindicato, ver sus cuentas y transparentemente elegir a sus líderes.

La tempestad se llevará por delante los contratos de protección que han estado silenciosamente guardados por años y vendrá a la luz un sindicalismo nuevo, sólo que con líderes viejos. Y toda esta tempestad contará con la asesoría y “acompañamiento” de los sindicatos del vecino del norte.

Y el día después de la tempestad quedarán los índices escandalosos de empleo informal, la falta de bancarización del empleado de a pie y una desigualdad que ahora viene alentada no solo por la estructura económica, sino por los costos incalculables que ahora genera la legalidad, un atentado contra el principio de libre empresa.

Publicidad
¿Perdiste tu empleo, pero debes al Infonavit? Tienes dos alternativas

El licenciado debe empezar a pensar cómo gestionará a su fuerza laboral “nueva” o vieja frente a una realidad colectiva que le es ajena porque han sido otros los instrumentos para defenderse y protegerse. Debe empezar a preparar a sus líderes para una realidad distinta que ni él mismo conoce, a refundar los principios de negociación y dejar de preocuparse por los “nuevos empleos” (que probablemente serán parcialmente fondeados por nuevos desempleos).

Y si es incrédulo el licenciado o cree que el autor exagera, merece la pena que se dé una pasada por Silao para que cuenten las vicisitudes de los últimos días y quiénes terminaron sentados en la mesa de negociación.

Esta preparación debe empezar ya, pues dos o tres meses no alcanzarán para la renovación de las dirigencias sindicales, la preparación de los supervisores y gerentes en el diálogo colectivo y a sus directivos para liderar este proceso en el cual ya vamos retrasados.

Debemos entender lo que viene después de la tempestad de la transformación laboral en México, que ya tenemos a encima, que tiene de todo menos calma.

Nota del editor: Juan Domínguez ha tenido una carrera de más de 20 años en áreas de Recursos Humanos en las industrias de consumo masivo, aviación y servicios financieros. Hoy es CEO de hh red colaborativa. Es abogado con estudios de ciencia política y desarrollo humano en Cornell University, University of Notre Dame, University of Asia and the Pacific, Pontificia Universidad Javieriana el ITESM. Es consultor, autor y profesor universitario. Escríbele a juan@juandominguez.red y/o síguelo en LinkedIn . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
Publicidad
Publicidad