Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Inteligencia Artificial: el componente necesario y faltante para la educación

¿Cómo puede ayudar en el proceso de educación de cualquier estudiante e institución educativa?, cuestiona Gerardo Sáenz González.
sáb 09 octubre 2021 12:10 AM

(Expansión) - Para muchos, hablar de Inteligencia Artificial puede todavía ser considerado un tema de moda, para algunos es un viejo conocido de la ciencia ficción, para otros como algo exclusivo para las grandes empresas de tecnología, telecomunicaciones o ciberseguridad.

Lo cierto es que ya ni un sector está exento, tal vez no de la necesidad, pero sí de los beneficios y utilidades de incorporar algoritmos de Inteligencia Artificial en sus procesos.

Publicidad

Por ejemplo, en el sector salud se aprovecha la Inteligencia Artificial para generar análisis predictivos en tiempo real y así reducir las readmisiones hospitalarias, lo que permite a los sistemas de salud ahorrar dinero, tiempo y recursos permitiendo una gestión más eficiente para la atención a pacientes y para mejorar la calidad del servicio con tratamientos personalizados.

En la agricultura se usan drones, sensores eléctricos, visuales, olfativos y biológicos para realizar un análisis completo de la cantidad de gotas de agua y fertilizante que requieren cosechas de cientos de hectáreas.

Pero, el uso de Inteligencia Artificial en el sector educativo sin duda es un tópico aún muy poco abordado y la pregunta que surge invariablemente es ¿cómo puede ayudar en el proceso de educación de cualquier estudiante e institución educativa?

Para responder esta pregunta es importante señalar que la Inteligencia Artificial está asociada al modo de simular las capacidades de la inteligencia del cerebro humano, es decir que, pensar en Inteligencia Artificial es también pensar en aprovechar la data que nos permite interactuar y aprender constantemente, por ello su contribución al sector educativo puede ser enorme.

En este sentido, la tecnología lo ha revolucionado todo: el cómo vivimos, jugamos, aprendemos, trabajamos, nos comunicamos y socializamos. Pero este mismo impacto no se ha logrado en el sector de educación, sobre todo en México y en Latinoamérica. Por decirlo así, es la tarea pendiente para las nuevas generaciones de centennialls y alfa.

Se ha observado que la actual pandemia provocó y obligó a realizar cambios educativos sustanciales para asegurar la continuidad del aprendizaje y las clases para los estudiantes, adaptaciones que pocas instituciones educativas han adoptado.

Son pocos todavía los actores y encargados de la toma de decisiones en el sector educativo que conocen las posibilidades reales y el potencial que tiene el aplicar Inteligencia Artificial en la educación, un elemento clave para el nuevo modelo educativo, sobre todo en la nueva realidad que estamos viviendo y a la que nos estamos aun adaptando.

Por ejemplo, la Inteligencia Artificial puede funcionar como un auxiliar pedagógico perfecto para agilizar la atención de los profesores hacia los estudiantes en todo momento; un colega que ayuda a responder las preguntas de sus estudiantes, un profesor adjunto que ayuda a retroalimentar a quienes no pudieron conectarse a una clase a la hora asignada.

Publicidad

El tiempo que puede sustituir el utilizar Inteligencia Artificial para los profesores es tiempo que se puede invertir en las relaciones personales, en fortalecer el trabajo en equipo, en la empatía, en la creatividad y en el talento de cada estudiante.

A la educación le queda todavía un largo trecho que recorrer para estar a la par de otros sectores que ya hacen uso de la Inteligencia Artificial. El educativo sigue siendo una de las áreas que más se han tardado en integrar tecnología, de cualquier tipo, a sus procesos.

Diversos expertos en educación de distintas épocas han manifestado su preocupación y opinión respecto al rezago educativo en nuestro país y la región. Hoy, en lo que respecta a avances de las tecnologías de la información basadas en Inteligencia Artificial, el salto ha sido enorme, por lo que las decisiones para seguir avanzando en este rubro necesitan ser tomadas con mayor celeridad para impulsar el rezago educativo que trajo la pandemia y formar a los estudiantes y profesionistas del futuro.

Nota del editor: Gerardo Sáenz González es CTO y Cofundador de Territorium. Síguelo en LinkedIn . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
Publicidad
Publicidad