Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La organización flexible y remota será la exitosa

Debemos invertir el máximo en desarrollo de cultura, liderazgo, sistemas de rendición de cuentas y servicio al cliente, considera Juan Saldívar.
lun 18 octubre 2021 07:00 AM
cultura híbrida
Fortalece las destrezas de comunicación interna y las dinámicas para establecer la relación vía correo, videoconferencias, llamadas telefónicas y presenciales, recomienda Juan Saldívar.

(Expansión) - Enfrentar lo que es y significa el trabajo remoto es el elefante que tenemos en el cuarto pero que no queremos voltear a ver. Peleamos para proteger nuestros prejuicios defendiendo las oficinas, las juntas y los horarios de trabajo como la columna vertebral de la productividad. ¡Vaya que tenemos mal la ecuación del presente!

Los empresarios usamos al elefante para referirnos a un tema que no queremos enfrentar, discutir y tomar acción; ¡una figura que debería de detonar decisiones contundentes y llevarnos a enfrentar riesgos y aprovechar oportunidades evidentes!

Publicidad

Los riesgos del trabajo como los conocemos hoy son simples de entender y pueden tener un gran impacto sobre la empresa. Entre ellos están la pérdida acelerada de personal crítico, márgenes de rentabilidad decrecientes por el uso de la tecnología, competencia creciente de nuevos jugadores pequeños y lentitud a la hora de innovar. ¡Todos los riesgos mortales para un negocio el día de hoy!

La solución es sencilla y complicada a la vez, ya que nuestras convicciones pre establecidas son difíciles de vencer y refrescar. Debemos invertir el máximo en desarrollo de cultura, liderazgo, sistemas de rendición de cuentas y servicio al cliente. A la par, debemos invertir con inteligencia para automatizar actividades administrativas o de operación comercial y conseguir ahorros importantes en actividades o gastos con bajo impacto en nuestras ventas, como son oficinas exageradas, viajes innecesarios o lujos.

Los obstáculos que vemos - y que nos ponemos nosotros mismos - son que evadimos el riesgo de perder personal clave, no discutimos los indicadores críticos en productividad a plenitud, seguimos empujando el “reloj checador” y “la oficina” como medidas de desempeño, y somos envidiosos al compartir los frutos del trabajo extraordinario.

De un estudio de Accenture publicado en el verano de 2021, resalto algunos datos duros interesantes: 83% de los trabajadores prefieren un modelo de trabajo híbrido (casa y oficina); 4 de 5 empresas vieron que la productividad de los empleados mejoró o quedó constante durante la pandemia; 90% de las empresas planean combinar modelos de trabajo remotos o in-situ; y 11,000 dólares es lo que la empresa puede ahorrar por empleado bajo modelos innovadores. Es literal. Vemos el tren de frente y no queremos saber de su existencia, velocidad e impacto.

Ante el pánico de perder al activo más preciado de una empresa, su talento, desprendo seis áreas de trabajo - muchas de las cuales busco ejecutar para una organización con 60 oficinas y 1,200 colaboradores con 60 nacionalidades:

1. Cuestiona y redefine las metas operativas de tu empresa, buscando objetivos que se perciban imposibles pero deseables, asumiendo que tu negocio podría estar en alto riesgo de desaparecer entre tres y cinco años.

2. Discute y documenta los valores de tu empresa ante la persona, la innovación, la toma de decisiones y el impacto comunitario. Define un plan para comunicar y establecer propósitos por encima de las metas financieras y con esto construir una marca (empresa) deseable y envidiable.

3. Establece con tu talento los puntos de contacto adecuados para producir, innovar, construir relaciones y rendir cuentas.

Publicidad

4. Invierte tiempo de calidad para que tus líderes estén contentos, motivados y enfocados. Ellos son el motor de tu misión y administran las destrezas competitivas de tu empresa a través del talento.

5. Establece y documenta el rol de la oficina. Haz del lugar de trabajo un gran punto de encuentro para provocar la entrega de resultados, un espacio de inspiración, un destino para activar relaciones de confianza y provocar amistades en el trabajo.

5. Fortalece las destrezas de comunicación interna y las dinámicas para establecer la relación vía correo, videoconferencias, llamadas telefónicas y presenciales. Con astucia, administra el vínculo interpersonal y su funcionamiento.

La pandemia debe marcar un antes y un después. Debemos verla como un punto de quiebre que ajustó radicalmente y para siempre la forma que entendemos la productividad y el uso de nuestro talento como el bien más crítico y extraordinario en la fórmula de nuestra empresa. ¡Actuemos!

Nota del editor: Juan Saldivar es experto de medios, mercadotecnia digital, construcción de marcas, comercio electrónico y venture capital. Además es Chief Digital, Strategy & Accountability Officer de Entravision en Estados Unidos, socio fundador de SWS Consulting y socio de RiseCapital, un fondo de capital en economías en crecimiento. Su pasión está en el futuro de las marcas, del comercio, del diseño estructural de las empresas y el desarrollo de habilidades críticas para los negocios del futuro. En su pasado está la dirección de empresas como Submarino (de las primeras tiendas de eCommerce en México en los 90), del área digital de Televisa, de divisiones editoriales el grupo Alemán de medios Bertelsmann. Sigue SWSConsulting en Instagram, en Twitter como @Juan_Saldivar y/o escríbele a Juan@sws.ms

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
Publicidad
Publicidad