Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

2040, el año límite para la electromovilidad

Para posibilitar el acceso de la población de los autos cero emisiones, es vital que tanto la IP como el gobierno sigan invirtiendo en vehículos híbridos o 100% eléctricos, señala Enrique Mendoza.
lun 03 enero 2022 11:59 PM
2040, el año límite para la electromovilidad
Además de la clara reducción de gases nocivos, existen otras razones para adoptar e impulsar cada vez más el uso y la venta de estas unidades, considera Enrique Mendoza.

(Expansión) - Algunas películas como Blade Runner (1982), un clásico del cine, predecían la existencia de carros voladores para el 2019; tres años después, aún no podemos sobrevolar Los Ángeles, pero cada día nos comprometemos más con la electromovilidad en pro de un mundo más verde.

El nuevo año meta es el 2040, y para esta fecha, varios países, entre ellos México, se han comprometido a vender solo vehículos eléctricos, 18 años que marcarán un antes y después en el futuro de nuestros hijos y nietos.

Publicidad

Encaminados en este propósito, varias regiones europeas llevan la delantera. Por ejemplo, Chipre encabeza la lista de países con el mayor crecimiento de coches eléctricos entre 2010 y 2020, seguido de Luxemburgo e Irlanda, con un crecimiento anual promedio del 105% en la venta de estos vehículos.

Este crecimiento de vehículos eléctricos ya ha dado frutos en los países europeos, pues de acuerdo con la Agencia Ambiental Europea, las emisiones medias de las nuevas unidades en la Unión Europea, Islandia, Noruega y el Reino Unido en 2020 fueron de 107.8 gramos de CO2 por kilómetro. Esto es 14.5 gramos de CO2 (12%) menos que en 2019 y representó la primera disminución observada desde 2016.

Además de la clara reducción de gases nocivos, existen otras razones para adoptar e impulsar cada vez más el uso y la venta de estas unidades. Como parte de la estrategia que han utilizado los países europeos para fomentar la compra de estos automóviles, están una menor carga fiscal con un descuento de hasta 25% del IVA en la adquisición de estos vehículos, a los compradores también se les exenta de los peajes y pueden acceder a estacionamiento gratuito en diversos puntos de sus países y, en el caso particular de Noruega, tienen permitido viajar por los carriles exclusivos de los autobuses.

En México, ya estamos dando los primeros pasos hacía la sustentabilidad. Cada día somos más conscientes de la importancia de salvaguardar al planeta y hemos visto un crecimiento en las tendencias verdes como los huertos personales o comunitarios, el reciclaje del plástico, el aluminio o metal y los bazares de segunda mano que ofrecen moda a precios bajos.

A la par de estas tendencias también se ha comenzado a avanzar en el ámbito de la electromovilidad, en el cual ya existen diversos actores trabajando, como lo son algunas apps de movilidad, las cuales ya ofrecen alternativas sustentables y seguras al menos en CDMX. Sin embargo, aún tenemos mucho que trabajar entre todos los sectores para dar solución a tres grandes retos: disponibilidad de electrolineras en todo el país, reducir el precio de los vehículos eléctricos y buscar alternativas de reciclaje para las baterías de los mismos.

Para dar solución a estos, es necesaria y vital la cooperación entre las empresas dedicadas a la movilidad, la sociedad y distintos entes gubernamentales. Solo así lograremos llevar este proyecto a buen puerto dando un buen ejemplo de cooperación y comunicación intersectorial en beneficio de toda la sociedad.

Para resolver el tema de infraestructura de las electrolineras, las marcas de automóviles que ya manufacturan vehículos eléctricos en México podrían, por ejemplo, establecer alianzas con centros comerciales, hoteles y tiendas de conveniencia para instalar centros de carga en estos puntos. Si pudieran además ofrecer abastecimiento gratuito a sus clientes, se impulsaría de forma muy importante la adquisición de dichos vehículos.

Publicidad

Para posibilitar el acceso de la población de los vehículos cero emisiones, es vital que tanto la iniciativa privada como el gobierno sigan invirtiendo en vehículos híbridos o 100% eléctricos, de tal forma que se logren que den a los usuarios que no cuentan con apps de movilidad la oportunidad de transportarse en un modo sustentable. De nuestro lado, como empresas, tenemos la obligación de evolucionar en esta dirección y encontrar soluciones que mejoren la infraestructura de transporte, al tiempo que brinden oportunidades económicas a miles de personas.

En tanto que para el reciclaje de baterías, un asunto para el que se cuenta con tiempo para averiguar cómo y dónde, necesitamos ser creativos para aprovechar este recurso. Por ejemplo, en Europa, las baterías que ya no funcionan para los vehículos, son ahora la fuente de luz de varias tiendas de conveniencia y departamentales, las cuales han adoptado estas baterías y les han dado una nueva vida como motor de sus paneles solares.

Sobre esto, un grupo de científicos publicó en la Revista Nature que hay una oportunidad emergente para satisfacer la demanda de baterías de automóviles nuevos utilizando materiales de los antiguos, para esto es necesario que entre los académicos de las facultades, los nuevos ingenieros y científicos de las Universidades trabajen mano a mano con el gobierno y la iniciativa privada para desarrollar procesos para recuperar metales valiosos a un precio suficientemente bajo para competir con los recién extraídos.

La tarea es retadora, pero en México contamos no solo con la voluntad, también con las manos y las mentes que pueden dar soluciones y pavimentar el camino a la electromovilidad total. Estamos a tiempo de evitar el futuro distópico de las películas de ciencia ficción.

Nota del editor: Enrique Mendoza es Gerente General de Beat México. Síguelo en LinkedIn . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
Publicidad
Publicidad