Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Aeropuertos. La tragedia que se está fraguando

Aunque el pasado 7 de mayo, cuando dos aviones de Volaris pudieron colisionar, no terminó en algo más grave, dejó al descubierto que hay condiciones para materializar una circunstancia lamentable.
lun 16 mayo 2022 06:26 AM
(Un avión sobrevuela la CDMX)
El pasado 7 de mayo, se reportó un incidente en el que dos aviones de Volaris se aproximaron simultáneamente al mismo punto, con riesgo de colisión, en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.

La tragedia pudo ocurrir, pero por fortuna todo terminó en un incidente. Dos aviones, a punto de chocar en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM), pusieron al descubierto lo que para pilotos, aerolíneas, controladores aéreos, ya era una alerta: el caos en la política aeronáutica, que hasta el momento persiste.

No solo eso. La noche del 7 de mayo de 2022, también, se desveló el desorden en el aeropuerto más importante del país, el voluntarismo que se inclina por promover a costa de lo que sea el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA), el interés económico de las aerolíneas, la precariedad laboral en la que operan pilotos (sobre todo de las pequeñas aerolíneas) y controladores aéreos.

Publicidad

Sin embargo, aunque el 7-M no dejó ningún saldo que lamentar, aún están dadas las condiciones para materializar una circunstancia lamentable.

Vamos por partes:

La aviación nunca ha sido prioridad para ningún gobierno. Ha sido, es y podría seguir siendo un títere político para impulsar magnos proyectos del presidente en turno. Fox pensó en Tizayuca, Hidalgo, para levantar un aeropuerto. Después, el gobierno adquirió un avión con Felipe Calderón que durante el siguiente sexenio fue usado por Enrique Peña Nieto, quien también arrancó la obra del aeropuerto en Texcoco, Estado de México. Ahora, la mira está puesta en el AIFA. Una historia rocambolesca.

Ahora bien, pensando con cabeza fría, algo bueno tiene esta historia: el incidente del 7-M en el AICM. Gracias a éste, lo que estaba debajo de la alfombra apareció: la precaria situación laboral de controladores aéreos, el dominio de algunas aerolíneas comerciales; así como las equivocaciones, omisiones y empecinamiento de las autoridades en la gestión y desarrollo del AICM y recientemente del AIFA.

De acuerdo con testimonios recabados para nutrir esta historia, a partir del rediseño del espacio aéreo, registrado en marzo de 2021, los incidentes tomaron vuelo; es decir, pilotos y controladores aéreos ya habían advertido de la posibilidad de que algo podría ocurrir en un despegue o en un aterrizaje en el AICM. Era cuestión de tiempo.

Tuvieron que venir los llamados de alerta de organismos internacionales para evitar que el caos persistiera. Sin embargo, la preocupación persiste y no se observa con claridad de qué forma pueden operar el AICM y el AIFA.

El mercado, la demanda, la proximidad, todo, hace que el AICM siga siendo, a pesar de lo que digan, el aeropuerto que puede cubrir la demanda del Valle de México. El AICM es la gallina de los huevos de oro. Además, los estudios serios arrojan que no caben los dos aeropuertos a su máxima capacidad. La conectividad del AICM es tal que mueve al año más de 51 millones de pasajeros y, eso, para las aerolíneas es un gran negocio.

Así, las mismas fuentes consultadas sostienen que, detrás de todo esto, también hay una historia de poder, intereses, conveniencias, presiones. ¿Quién puede tomar en serio un aeropuerto, como el AIFA, donde nadie puede llegar? En apariencia, nadie.

Las empresas, se dice, también tienen sus grados de responsabilidad. Ellas, sostienen las fuentes, incidieron en el caos en el AICM, al repartirse -sobre todo las que cuentan con mayor participación de mercado- los itinerarios. El negocio ante todo. Por otro lado, también se habla de la instrumentación de un (perverso) proceso de estar creando caos en el AICM para ver si así se provoca que pasajeros y aerolíneas vayan a Santa Lucía.

Publicidad

El reciente acuerdo entre gobierno y actores de la industria para “ordenar” los aeropuertos es considerado como un acto político, nada más. Más allá de éste, están teniendo lugar mesas de trabajo técnicas para encontrar soluciones al desorden. Eso, es una buena noticia que puede dotar de certidumbre al sector, que hoy registra muchas turbulencias.

En este momento, dadas las conversaciones entre las partes, se abre la oportunidad para mejorar y establecer una política aeronáutica que rompa con el largo historial de pifias, vendettas, mentiras, entre otras “joyas”. La pregunta es: ¿hay voluntad política para ello?

La aviación tiene un potencial enorme; conectividad, ubicación geográfica, talento de primer nivel. Pero es necesario permitir que ésta conecte a México con el mundo. Ya perdimos la oportunidad de tener un aeropuerto que sea el hub para América Latina. Pero, si no se aprovecha la coyuntura para corregir y dotar de rumbo a la política aeronáutica, estaremos frente a uno de los más grandes errores y atrasos de la historia de la modernidad de nuestro país. Aún estamos en esa ruta.

¿Y los militares?
Los jefes militares acatan órdenes y están obligados a ponerse al servicio del Presidente. Pero, más allá de las formas, el AIFA es un dolor de cabeza para las fuerzas militares porque tienen presente que éste carga con muchas dificultades de operación, de tal forma que piensan que el AIFA, en realidad, es un dardo envenenado.

Nota del editor: Jonathán Torres es socio director de BeGood, Atelier de Reputación y Storydoing; periodista de negocios, consultor de medios, exdirector editorial de Forbes Media Latam. Síguelo en LinkedIn y en Twitter como @jtorresescobedo
. Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
Publicidad
Publicidad