Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La consigna: pagar más impuestos, sea como sea

Dado que no es posible sacar dinero de las piedras, lo que tanto se ha temido está tomando forma: exprimir más a los contribuyentes de siempre., apunta Jonathán Torres.
lun 23 mayo 2022 06:34 AM
SAT-recaudacion
Recientemente, la Suprema Corte avaló que el SAT pueda acceder, sin orden judicial, a la información del secreto bancario de personas y empresas.

(Expansión) - La directriz, aunque no es expresa, es muy clara: captar más ingresos, complicar el pago por las contribuciones, prolongar todo el proceso hasta que el contribuyente desista; además, buscar la forma de que, quienes ya están bajo la lupa fiscal, paguen más. Y no hay escapatoria.

En un contexto de una prolongada crisis económica, aún y cuando las empresas registran profundas necesidades de liquidez, contadores, especialistas en la materia y contribuyentes mantienen las encías apretadas por una dinámica que viene de tiempo atrás y que se acentuará ante la urgencia del gobierno de captar más y más recursos: endurecer los márgenes de acción del Servicio de Administración Tributaria (SAT).

Publicidad

No hay forma de perderse en el bosque. En tiempos de la autollamada cuarta transformación (4T) la recaudación tributaria no ha crecido gran cosa. México Evalúa ofrece un dato: en 2021, los ingresos tributarios aumentaron apenas 2.8% frente al cierre de 2018, el último año del sexenio pasado; un aumento insuficiente para amortiguar las presiones que el gobierno enfrenta con el gasto público.

Hoy, los expertos sostienen que los elementos con los que se cuenta encienden las alertas de preocupación considerando que, los ingresos no son muy superiores a los gastos, la reforma fiscal no está en la estrategia del gobierno, la renta petrolera registra un comportamiento errático y el gasto en pensiones es una bola de nieve.

Dado que no es posible sacar dinero de las piedras, lo que tanto se ha temido está tomando forma: exprimir más a los contribuyentes de siempre.

Y la manera de lograrlo se despliega de varias formas.

Según el Artículo 22-D del Código Fiscal de la Federación, en su fracción VI, en 2021 se incrementaron los días para que el SAT determine la devolución (o no) de impuestos, hasta llegar a un total de 80 días hábiles o cuatro meses. El proceso va más o menos así: el SAT tiene 40 días para procesar la solicitud de devolución y pueden pasar otros 20 días, en caso de que requiera más información (durante ese mismo lapso, el contribuyente está obligado a responder); después, el SAT tiene otros 20 días para solicitar más información o hacer una visita domiciliaria.

Una eternidad, más ahora cuando las empresas requieren liquidez o las personas físicas necesitan resolver alguna contingencia. El largo proceso desincentiva la solicitud de devoluciones. “Es impresionante cómo ha subido la recaudación a partir de eso. La no devolución ha favorecido que el SAT se quede con más recaudación. La autoridad tributaria se ha cobrado más a la mala”, afirma Mariana Campos, coordinadora del programa de Gasto Público de México Evalúa.

Para dimensionar: en 2021, el fisco devolvió y compensó 974,000 millones de pesos (mdp), 17% (195,000 mdp) menos que en 2018, último año del sexenio pasado, sostiene México Evalúa en su reporte El SAT y la recaudación por obstrucción. “Es decir, sin revitalizar la economía ni aumentar impuestos, logró extraer de los contribuyentes recursos adicionales, por un monto que hubiera alcanzado para pagar las pensiones de adultos mayores en 2021 (135,000 mdp)”, complementa.

Hay otras formas. Según la opinión de contadores que pidieron no ser identificados, la fiscalización está llegando a extremos que pueden rayar en la persecución. “A partir de la introducción de la contabilidad electrónica y la expedición de los CFDI (Comprobante Fiscal Digital por Internet), el SAT fiscaliza en tiempo real; algo que no está nada mal, pero lo que a veces ocurre es que tenemos a un big brother que solo pretende hacerle la vida más difícil a los contribuyentes”, sostiene uno de ellos.

Pero esta historia tiene otros enfoques. Para bailar tango se necesitan dos y, entonces, muchos contribuyentes no han sido unos angelitos. México recauda 25% menos que América Latina y El Caribe, eso nos habla de que no hemos evolucionado hacia una mejor transparencia fiscal y, en consecuencia, esto tampoco ayuda a tener el fondeo suficiente en servicios importantes para el cumplimiento de los derechos humanos. Otra historia, también reprobable, es la de los factureros.

Por otro lado, se han dado a conocer otras medidas: recientemente, la Suprema Corte avaló que el SAT pueda acceder, sin orden judicial, a la información del secreto bancario de personas y empresas; mientras que Morena propone cobrar impuestos a influencers por publicidad en sus contenidos. ¿Qué hay detrás de todo esto? La urgencia del gobierno por captar más ingresos, sea como sea.

Acotación: el Artículo 32-B del Código Fiscal permite, desde hace décadas, que cuando el SAT esté en un procedimiento de fiscalización o de cobro, el SAT puede solicitar información a la CNBV y a cualquier banco. No es un invento de la autollamada 4T, tiene años por una razón muy sencilla: las cuentas bancarias son parte de la contabilidad del contribuyente. Lo que validó la Corte es que las autoridades de la SHCP puedan pedir información para fines fiscales. Entonces, no solo es el SAT, sino también la UIF, la Procuraduría Fiscal de la Federación.

Publicidad

Lo que preocupa es el procedimiento. “Es inadmisible que esta medida se implemente sin el diseño institucional adecuado”, dice Mariana Campos. “El SAT puede convertirse en un arma de persecución a opositores. Además, el gobierno nos debe profesionalización en el servicio público, más en las unidades de recaudación y de gasto público. La política fiscal en México no prosperará a partir de un sistema de patronazgo, en lugar de un sistema profesional”.

La mano dura del SAT se endurecerá todavía más. Los contribuyentes solo tienen una opción: pagar lo que corresponde. Al margen de ello, es muy posible que la judicialización de asuntos se multiplique, por lo que la gran pregunta está en saber si los tribunales defenderán los derechos de los contribuyentes o simplemente no los tomarán en cuenta. Lo que sí es un hecho es que hay una autoridad que piensa que los contribuyentes son sospechosos hasta que demuestren lo contrario.

**********

Ésta es otra historia cuyos detalles están por darse a conocer:

El próximo miércoles, 25 de mayo, el Inegi publicará el dato de crecimiento del PIB de México para el primer trimestre de 2022. Para algunos analistas, con todo y que se observa una ligera recuperación económica, también se considera un entorno de incertidumbre con ciertos toques de deterioro. Además, una posible recesión en Estados Unidos podría tumbar cualquier expectativa.

Publicidad
Publicidad
Publicidad