Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El cálculo de la inflación y la percepción de los hogares

El fenómeno inflacionario no es el mismo para todos los hogares debido a diferentes características de la canasta de consumo de cada hogar, apunta Javier Iván Rodríguez.
vie 03 junio 2022 05:14 AM

(Expansión) - ¿Qué es la inflación y por qué la percepción es diferente en los hogares del país? Son dos preguntas que trataré de responder en esta lectura.

La inflación es el aumento sostenido y generalizado de los precios de los bienes y servicios a lo largo del tiempo.

Publicidad

La inflación general se compone de una inflación subyacente y otra, no subyacente. A su vez, la inflación subyacente se subdivide en mercancías y servicios, que son los precios menos volátiles. Esta refleja cómo se comportan los precios estructuralmente.

Por otra, la inflación no subyacente incluye los precios de los energéticos y agropecuarios que representan a los genéricos más volátiles. El concepto genérico es la categoría mínima que se toma en cuenta para ser representada y ponderada en la inflación general. Los genéricos están compuestos de productos específicos.

El comportamiento de la inflación no subyacente responde a variables de mercado, es decir a la oferta y a la demanda y también a los precios de los servicios controlados por el gobierno federal, por ejemplo, los servicios de luz eléctrica.

Por ejemplo, si el precio de la gasolina aumenta, el gobierno la subsidia para que su alza se comporte alrededor de la inflación. ¿Cómo? disminuyendo el impuesto a la producción IEPS para que el incremento en el precio de la gasolina se base solo en la inflación general. Así, el gobierno absorbe el impacto, es decir, recibe menos ingresos por concepto de IEPS.

Una de las promesas del gobierno de la cuarta transformación fue que el aumento de la gasolina no incrementaría en términos reales, es decir, más allá de la inflación general.

En el caso de los bienes agropecuarios, por ejemplo, si la cosecha de tomate fue afectada por un huracán, los precios se elevarían debido a la escasez del producto.

En ese sentido, la efectividad de la política monetaria no impacta en el comportamiento de la inflación no subyacente, es estéril.

La inflación no subyacente representa poco más del 24% del cálculo en la ponderación de la inflación general.

¿Cómo se calcula la inflación?

A partir del Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC). Un Índice de Precios al Consumidor es un indicador económico que mide, a lo largo del tiempo, la variación promedio de los precios de una canasta de bienes y servicios representativa del consumo de los hogares del país. La tasa de crecimiento del INPC de un periodo a otro permite medir el fenómeno económico conocido como inflación.

¿De dónde provienen las cotizaciones de precios?

Los precios provienen de la cotización de una canasta de bienes y servicios genéricos de 55 áreas geográficas ubicadas en las 32 entidades federativas, que abarcan ciudades de al menos 20,000 habitantes, incluyendo las 10 áreas metropolitanas de mayor tamaño poblacional.

¿Cuántos genéricos incluye la canasta?

La canasta considera el total del gasto de consumo de los hogares a nivel nacional, distribuido en los 299 genéricos, con lo cual se alcanza una cobertura de 91 ramas de actividad económica, correspondientes a los sectores agrícola, ganadero, industrial y de servicios.

¿Por qué existe una percepción de la inflación diferente en los hogares?

El fenómeno inflacionario no es el mismo para todos los hogares debido a diferentes características de la canasta de consumo de cada hogar. Con base en la encuesta de ingreso y gasto ENIGH 2020, sabemos que en México existen más de 35 millones de hogares en nuestro país. 38% de su gasto total se destina a alimentos y bebidas; 18% en transporte y comunicaciones. Para vivienda y servicios representó 11% del gasto total. En estos tres rubros el gasto representó más de dos terceras partes del gasto total.

 

No obstante, en los deciles de ingreso más bajo las proporciones de gasto son distintas. El gasto en cada hogar varía por región geográfica. Además, el ingreso en cada hogar también es variable. Finalmente, la canasta de consumo – de bienes y servicios- es diferente para cada hogar.

Dos ejemplos pueden explicar mejor la percepción de la inflación. Un conductor de Uber, llena su tanque de gasolina, de tal forma que puede darse cuenta o calcular que el incremento de la gasolina en un año fue lo que aproximadamente aumentó la inflación. En cambio, un productor de bienes agropecuarios que importa fertilizantes nota que el comportamiento en el precio será diferente al de la inflación general. En ambos casos, las canastas de bienes son diferentes para cada consumidor.

Por ello, la percepción de la inflación es diferente para cada hogar y para cada agente económico, debido a que la canasta varía para cada uno porque su consumo de bienes y servicios difiere de acuerdo con sus necesidades. Sin embargo, recordemos que existe representatividad y ponderación en el cálculo de la inflación.

Nota del editor: Javier Iván Rodríguez de Jesús es economista y analista de operaciones en Citibanamex. Es Asesor Estrategias de Inversión por AMIB. Síguelo en Twitter ( @deJesusJav ) y/o escríbele a javier_filos@hotmail.com Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor y no representan los puntos de vista de Citibanamex o el área Patrimonial/Privada/Accitrade.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

 
Publicidad
Publicidad