Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

¿Cuáles son las diferencias entre una pyme y una startup?

Una de las más notables diferencias entre una startup y una pequeña empresa se relaciona con el tipo de crecimiento y los objetivos de ingreso que tienen unas y otras, apunta Pedro López Sela.
sáb 18 junio 2022 12:02 AM
¿Cuáles son las diferencias entre una pyme y una startup?
Dado que las perspectivas de crecimiento son significativamente diferentes, debes determinar cuánto quiere que crezca tu negocio antes de que la empresa esté totalmente en marcha, apunta Pedro López Sela.

(Expansión) - Un tema que crea confusión entre quienes se quieren aventurar a iniciar su propio negocio es el de la definición en función al tamaño, desarrollo y crecimiento de dicho proyecto. El emprendedor deberá tener una clara idea de qué es lo que quiere fundar, ya que no es lo mismo una pyme que una startup y, por supuesto, la respuesta estará en hasta dónde quiere llegar con su idea.

¿Cuáles son las principales diferencias entre una pyme y una startup? Por lo regular las pequeñas empresas buscan generar beneficios y valor a largo plazo, lo que se traduce en una empresa rentable que puede, o no, crecer para convertirse en una mediana o gran empresa o mantenerse en una posición estable; se preocupan sobre todo por su supervivencia financiera y en el beneficio puro y duro.

Publicidad

Las startups están más interesadas en demostrar su capacidad de crecimiento potencial para llamar la atención de inversionistas, fondos de capital riesgo y en última instancia, de grandes empresas que puedan comprarlas en parte o en su totalidad; suelen preocuparse por el desarrollo de lo que considera que es un gran producto, capaz de llegar a amplias audiencias, incluso a costa de no poderlo monetizar.

De acuerdo con Steve Blank, emprendedor en serie y profesor leyenda de Silicon Valley, una startup es un “organización temporal diseñada para buscar un modelo de negocio repetible y escalable". El creador de una startup no busca únicamente ser su propio jefe, sino que desde el primer día busca que su negocio se convierta en una gran compañía disruptiva. Por su parte, la pequeña o mediana empresa es definida por la Administración de Pequeñas Empresas de los Estados Unidos (SBA) como una organización "de propiedad y operación independientes, organizada con fines de lucro y no dominante en su campo".

Ambas tienen notables diferencias en la parte de financiamiento. Una pequeña empresa puede financiarse con ahorros, un préstamo bancario o de familiares o amigos; cerca del 33% de las pequeñas empresas comienzan con menos de 5,000 dólares de financiamiento. Las startups requieren de mayores cantidades; pueden financiarse a través de inversores ángeles o empresas de capital riesgo que al final obtendrán una parte de la empresa -generalmente equivalente al 5 – 10%- a cambio de su dinero.

Pero una de las más notables diferencias entre una startup y una pequeña empresa se relaciona con el tipo de crecimiento y los objetivos de ingreso que tienen unas y otras. Una pequeña empresa busca ser rentable de inmediato e intentará crecer a lo largo de los años, pero por su modelo de negocio siempre será pequeña.

Las startups son un modelo de negocio para el que no hay restricciones ni limitaciones en cuanto al crecimiento. No buscan una porción de mercado, sino obtener toda la cuota de mercado que puedan con el producto o servicio que ofrecen. Por lo general, cuando logran colocar con éxito un producto o servicios, a largo plazo pueden obtener millones de dólares en ingresos.

Por lo general el modelo de negocio de las startups es escalable, se expanden rápidamente debido a que sus soluciones se ofrecen por medio tecnológicos y por tanto llegan a una gran base de clientes, crean oportunidades de innovación, y reclutan a personas con habilidades valiosas, con experiencia en ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas (STEM).

Los emprendedores tecnológicos piensan a lo grande y están decididos a ver crecer sus ideas; se centran en la creación de prototipos y en el desarrollo. En términos de Joseph Schumpeter, experto en la innovación y su impacto en los ciclos económicos, las startups son creativamente disruptivas; sacuden al mundo de los negocios mediante servicios innovadores y nuevos modelos de negocio.

 

Este tipo de startup ha dado lugar a una serie de nuevos sectores como: fintech, comercio electrónico, agritech, greentech y otros, además de que, a raíz de la pandemia de COVID-19, impulsaron la tecnología a través de plataformas como: edutech (aprendizaje en línea) y las soluciones que apoyan las comunicaciones empresariales (tele reuniones y conferencias).

Tanto si estás en proceso de crear una startup como una pequeña empresa, es importante que conozcas la diferencia entre estos dos tipos de empresas. Dado que las perspectivas de crecimiento son significativamente diferentes, debes determinar cuánto quiere que crezca tu negocio antes de que la empresa esté totalmente en marcha.

Asimismo, considera que la innovación es lo más importante para una startup ya que están pensadas para crear algo nuevo y/o mejorar lo que ya existe, como sucedió, por ejemplo, con la creación de las impresoras 3D; debes tener claro que la startup no pone límites a su crecimiento, busca ganar la mayor cuota de mercado y lucha por convertirse en líder en el sector correspondiente; el crecimiento debe ser una constante así como hacerlo en el menor tiempo posible.

La innovación es el nombre del juego para las startups. Si quieres que tu startup tenga éxito, tendrás que crear algo nuevo o mejorar algo que ya existe. ¿Qué tienes en mente?

Nota del editor: Pedro López Sela es Team Principal de ExO Builder, el ecosistema global de emprendimiento tecnológico más diverso del mundo. Ha co-fundado 10+ empresas y entrenado a 5,000+ personas en casi todos los sectores en Africa, América, Asia, Europa y Oceanía. Es un autor de innovación, negocios y emprendimiento reconocido globalmente. Como ponente internacional ha compartido escenarios con Peter Diamandis, Bob Dorf, Salim Ismail, Jeff Hoffman, por mencionar algunos. Síguelo en Twitter y en LinkedIn . Las opiniones en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

 
Publicidad
Publicidad