Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

¿Qué son emisiones financiadas y cuál es el rol de los bancos para reducirlas?

Se debe seguir actualizando la metodología de PCAF por medio de un formato que permita comparar datos para un uso eficiente al momento de la toma de decisiones financieras, considera Rodrigo Jiménez.
mar 16 agosto 2022 11:59 PM
¿Qué son las emisiones financiadas y cuál es el rol de los bancos?
Se debe seguir actualizando la metodología de PCAF por medio de un formato que permita comparar los datos para un uso eficiente al momento de la toma de decisiones financieras, considera Rodrigo Jiménez.

(Expansión) - La Alianza para la Contabilidad del Carbono en la Industria Financiera (PCAF, por sus siglas en inglés) tiene como objetivo establecer una metodología para medir y divulgar las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) asociadas a la inversión y/o los préstamos de las instituciones financieras, para que pueda existir un alineamiento a los acuerdos de París y/o a un objetivo basado en ciencia (SBTI, por sus siglas en inglés).

El estándar de PCAF busca que los datos de inventarios del Alcance 3 sean completos, consistentes, relevantes, adecuados y transparentes.

Publicidad

Adicionalmente se busca promover mayor transparencia a las emisiones que han financiado, por tanto, que se midan y reporten tales emisiones. También, PCAF promueve mejorar la calidad de la fuente de los datos. Por último, se pretende que al momento de reportar sea comparable la información y clara para que sea visible la contribución a lo establecido en las metas climáticas. Las emisiones de inventarios se hacen tanto a nivel sectorial y al tipo de activo (conoce más sobre la metodología aquí ).

Actualmente, 293 instituciones se han comprometido a medir y divulgar las emisiones generadas dentro de sus portafolios. Sin embargo, sólo 85 han publicado información acerca de sus emisiones; a la fecha se publicó este escrito .

A pesar de ser un buen esfuerzo, el think tank llamado 2 Degree Investing Initiative publicó una investigación donde concluye que ninguna de las instituciones que se han comprometido cumple enteramente los principios establecidos por la Alianza.

En el caso de América Latina tenemos 30 instituciones que se han comprometido, pero solo cinco de han publicado sus inventarios de emisiones financiadas. A continuación presento un análisis de acuerdo con los documentos que compartieron a la Alianza, identificando aquellos aspectos que hacen falta para poder cumplir con lo establecido en la metodología para medir los inventarios de emisiones.

La primera institución financiera es FAMA Investimentos, cuyo reporte no especifica a qué sector se han financiado las emisiones. Tampoco, se reporta la calidad de la fuente de los datos, no se señala qué parte del portafolio está cubierta (que se pueda saber qué emisiones se han financiado). Sin embargo, sí divulga cómo es que se están compensando sus emisiones en los tres alcances por medio de créditos de carbono del proyecto REED+ Jari Pará .

Banco Popular es otra de las instituciones que publicó su inventario de emisiones financiadas. En su informe no se otorga una calificación clara respecto a la calidad de la fuente de los datos, tampoco divulga si solo se otorga crédito al sector agropecuario, pero sí señala que se harán revisiones posteriores para mejorar la calidad del informe de emisiones.

El siguiente es Banco Bradesco, institución que no reporta la calidad de la fuente de los datos, solamente toma en cuenta préstamos a empresas. También indica que en, reportes posteriores, se publicarán más clases de activos. Por último, no muestra qué parte del portafolio está cubierta.

En el reporte del banco de inversión XP identifiqué que no hay visibilidad de la calidad de la fuente de datos de manera sectorial, no se señala qué parte del portafolio está cubierta, tampoco muestran las emisiones por tipo de activo (sólo por sector) y no hay información clara acerca de la fuente de los datos.

 

La última institución que revise fue Itau Unibanco, la cual cumple con prácticamente todos lo requisitos esperados por la PCAF. Sólo falta que se reporten las emisiones por clase de activo.

Por lo anterior, considero que junto a las recomendaciones emitidas por parte de la investigación 2 Degree Investing Initiative, se debe seguir actualizando la metodología de PCAF por medio de un formato que permita comparar los datos para un uso eficiente al momento de la toma de decisiones financieras.

A pesar del esfuerzo que varias instituciones financieras aseguran estar haciendo con relación a la reducción de emisiones de GEI, los resultados de la PCAF demuestran que la carrera hacia la neutralidad de carbono apenas comienza y no hay señales claras que los bancos estén tomando acciones eficientes a corto plazo.

Nota del editor: Rodrigo Jiménez es Investigador Asociado en ESG Latam. Síguelo en LinkedIn . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

 
Publicidad
Publicidad