Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Jornadas laborales de cuatro días, ¿utopía o futuro viable?

Para comenzar a cambiar el paradigma relacionado con las horas de trabajo, primero tenemos que pensar si como compañía tenemos la capacidad de hacerlo, considera Gabriela Rodríguez.
vie 18 noviembre 2022 06:08 AM
En algunos países la semana laboral de cuatro días ya es una realidad. (Grupo de personas felices en una oficina).
Bajo condiciones adecuadas, reducir la jornada laboral puede ser atractivo para los colaboradores; para los líderes de RH, esta medida puede ayudar a disminuir la rotación de personal y puede ser una de las mejores estrategias para atracción de talento, apunta Gabriela Rodríguez.

(Expansión) - Los nuevos temas en la agenda que el área de talento humano deberá considerar para fortalecer la satisfacción laboral, mejorar la productividad e incrementar la retención de talentos están en discusión en América Latina, con una serie de cuestionamientos que será necesario atender para demostrar si estas nuevas prácticas generan un impacto positivo en las organizaciones a nivel de resultados.

México es reconocido por ser uno de los países con las jornadas laborales más extensas, más de 5.2 millones de mexicanos trabajan entre 9 y 11 horas diarias, según la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), esto evidencia que la reducción de la jornada laboral tomará tiempo en ser considerada viable.

Publicidad

Además, creo que será fundamental lograr credibilidad ante las dudas válidas relacionadas con este tema tan controversial, ¿qué pasaría si las jornadas fueran más cortas? ¿Lograríamos ser más productivos? ¿Sería posible llevar a cabo este tipo de formato laboral en un país latinoamericano? ¿Los líderes estamos preparados para ello?

Lo que sí es evidente es que las expectativas de la fuerza laboral han cambiado, los colaboradores buscan mayor flexibilidad, por lo cual, una semana laboral de cuatro días podría ser viable para algunas compañías; en este sentido, una transformación a ese nivel requiere no solo una política de trabajo relacionada con la jornada laboral, en realidad pone a prueba la capacidad de las organizaciones para desarrollar el talento de sus equipos, llevándolos a un nivel en el cual sea posible conquistar metas y objetivos en menos tiempo.

Es posible pensar que esto será responsabilidad individual de cada colaborador, cuando en realidad es un compromiso de los líderes en conjunto con sus trabajadores. Por lo tanto, para comenzar a cambiar el paradigma relacionado con las horas de trabajo, primero tenemos que pensar si como compañía tenemos la capacidad de hacerlo. Es difícil modificar un comportamiento que hemos tomado como una realidad por tanto tiempo, las jornadas laborales están normadas en todos los países de América Latina y van entre 40 a 48 horas semanales legalmente requeridas para la gran mayoría.

No es tan sencillo argumentar los beneficios que esto pudiera representar para las empresas, se debe investigar las condiciones que han permitido aplicar esta jornada laboral; uno de los ejemplos que nos ayuda a comprender el valor de una reducción de días laborales lo encontramos en Reino Unido, donde Atom Bank, un banco, introdujo una semana laboral de cuatro días y 32 horas sin reducción en el salario del personal en noviembre de 2021. De forma inmediata la compañía vio un aumento del 500% en las solicitudes de puestos vacantes, y en agosto de 2022 la organización informó que la productividad había aumentado en un 92%.

Otro ejemplo de que existe evidencia de una relación entre la mejora en productividad con menos horas trabajadas está en Dinamarca, Alemania y Noruega, países que tienen las horas de trabajo anuales más bajas de Europa y, sin embargo, se encuentran entre los países más productivos de la Unión Europea.

Ahora bien, si todo parece ser tan increíblemente bueno, ¿por qué las empresas mexicanas no están implementando este tipo de modelos? Una respuesta puede ser la incertidumbre, pues un cambio de estas proporciones significa un reto enorme ante lo cual aún no estamos preparados, sin embargo, sí obligados a planificar cómo llegar a esto en unos años.

 

Si analizamos todos los posibles escenarios, y estamos considerando como una posibilidad real, para disminuir la jornada laboral en nuestras empresas debemos estar completamente claros de la forma en la cual vamos a atraer y desarrollar talentos, pues se necesitarán colaboradores con habilidades cada vez más relacionadas con administración del tiempo y capacidad de planificación.

También la idea de que los empleados puedan lograr la misma cantidad de trabajo en menos tiempo es un gran reto, sobre todo en términos de gestión y liderazgo; será entonces importante consolidar líderes que sean capaces de construir entornos de trabajo orientados a objetivos, determinar prioridades y desarrollar a su fuerza laboral.

Sin duda, bajo las condiciones adecuadas, reducir la jornada laboral puede ser sumamente atractivo para los colaboradores; para los líderes de talento humano, esta implementación puede ayudar a disminuir la rotación de personal y puede ser una de las mejores estrategias para atracción de talento, sobre todo para las generaciones más jóvenes, quienes buscan más los esquemas de flexibilidad; en unos años, ellos representarán más del 75% de la fuerza laboral.

Nota del editor: Gabriela Rodríguez es Directora Regional para Latinoamérica de Evaluar.com. Cuenta con más de 17 años de experiencia en transformación digital para las áreas de Recursos Humanos. Ha colaborado con líderes y directores de RH de empresas de Perú, Chile, Ecuador, Bolivia, Uruguay, Centroamérica y México, siendo parte de la innovación digital de América Latina en todo lo relacionado a Atracción, Evaluación y Selección de talento. Síguela en LinkedIn . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente a la autora.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

 
Publicidad