Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

#Entrelíneas | Empresarios, la sociedad los necesita

La posición de los grandes empresarios es ecléctica. Tienen el argumento perfecto: no pueden moverse mucho porque con la virulencia de este gobierno está en juego la estabilidad de sus concesiones.
mar 22 noviembre 2022 06:06 AM
Empresarios, la sociedad los necesita
Nadie puede desconocer el rol de los empresarios en la generación de riqueza, empleos, pero el llamado es a que contribuyan en la construcción de ciudadanía por un motivo muy simple: los ciudadanos son su mercado, sus consumidores y de ellos viven, apunta Jonathán Torres.

(Expansión) - El mensaje, en el terreno político, está muy claro: nada en contra de la estructura democrática de México. Pero, también, uno de los mensajes entrelíneas que gravitan ante la coyuntura radica en tomar postura, correr riesgos, defenderla públicamente y asumir sus consecuencias. ¿Los empresarios se la jugarán?

Ciertamente, varios empresarios, a título personal, plantaron cara al presidente de la República y se manifestaron en su calidad de ciudadanos en la marcha del pasado 13 de noviembre (13N). Pero gravita la sensación de que la comunidad de negocios se está quedando atrás en la guerra de narrativas frente a los abusos de poder, pero sobre todo no está contribuyendo, como grupo, a poner un alto a los atropellos de la política. La crítica en su contra es dura: hay medianía, debilidad y hasta complicidad.

Publicidad

La posición de los grandes empresarios sigue siendo la misma. Ecléctica. Tienen el argumento perfecto: no pueden moverse mucho porque con la virulencia de este gobierno está en juego la estabilidad de sus concesiones. Los órganos de representación empresarial, por su parte, sostienen que lo mejor es tener mucho cuidado de no confrontarse con la autollamada cuarta transformación y mantener, como sea, la interlocución en la mesa de negociaciones.

“Evidentemente hay dignas excepciones, cada vez más, pero los empresarios han visto más por sus intereses directos, por sus balances, antes que por el país. Se entenderían los riesgos que corren aquellos negocios concesionados, pero también lo es dejar que el país transite a una situación como la que hoy vivimos”, acusa Juan Francisco Torres Landa, abogado, miembro del Consejo Directivo de UNE México.

Ubiquemos las cosas donde corresponden. En días recientes, los órganos de representación empresarial emitieron comunicados en torno de los peligros de la reforma electoral planteada desde Palacio Nacional. Sin embargo, las intenciones dejan de serlo con los hábitos, con posicionamientos claros y contundentes que se sostienen con el tiempo, acompañando los intereses ciudadanos.

“El problema es que siguen siendo sumisos y tolerantes con el presidente. Tampoco creo que se deban aventar al precipicio, entiendo que tienen un deber de proteger a sus accionistas y al negocio, pero protegen al negocio permitiendo que el país se erosione. Ningún favor le hacen los empresarios al país guardando silencio y tampoco se lo hacen a sus propios negocios”, añade Torres Landa, quien también es socio de Hogan Lovells.

La solidaridad de los empresarios frente a la cosa pública se percibe fundamentalmente, en los medianos y pequeños, aún teniendo presente que sus posturas puedan ser ‘recompensadas’ con persecución y auditorías fiscales. Hay algo de fondo que trasciende al momento y por lo que vale la pena jugársela: hay puntos de no retorno o de lesiones económicas, sociales y jurídicas que podrían poner a los negocios, todos, en serios problemas.

La coyuntura obliga a tomar una posición, cualquiera que ésta sea. La sociedad ya lanzó la señal de agruparse. Es ahora, no hasta 2024.

La arena política no es la arena de los empresarios. Eso está claro. También, siguiendo con los contextos, la actividad económica de este país depende fundamentalmente del sector privado, no del gobierno. Dicho esto, nadie puede desconocer el rol de los empresarios en la generación de riqueza, empleos, pero el llamado es a que contribuyan en la construcción de ciudadanía por un motivo muy simple: los ciudadanos son su mercado, sus consumidores y de ellos viven.

Bienvenida la reflexión. De acuerdo con Álvaro Rodríguez Arregui, empresario, cofundador y miembro del Consejo del Social Progress Imperative, “primero tendría que darse una reflexión profunda de qué hicimos mal, para después ubicar qué podemos aprender de los errores y, con base en esas reflexiones y aprendizajes, qué tenemos que cambiar”.

 

Así, quien también se desempeña como maestro de Entrepreneurial Management Unit de la Escuela de Negocios de Harvard, expone: “Para mi sorpresa, en ningún diálogo en el que he estado con empresarios para hablar sobre la situación que estamos viviendo, tanto económica como política, y en los que se critica al gobierno, nunca he visto a alguien invitando a un ejercicio de reflexión de qué hicimos mal. Yo hubiera esperado un mea culpa de las élites empresariales de México por haber ayudado a que existiera un campo fértil para un movimiento con un discurso tan polarizante. Si nos brincamos el paso de qué hicimos mal, implícitamente estamos diciendo que no hicimos nada mal. Pero creo que hubo muchos errores por parte de nosotros, las élites empresariales”.

La fórmula es muy simple: si la sociedad no prospera a la par de los negocios, el modelo no es sostenible. Es imposible tener negocios en un país con un ambiente social no conducente. La cohesión social es necesaria, también una sociedad funcional pero, para eso, necesitamos progreso social para todos.

Los empresarios tienen la palabra.

**********

“Sin confianza, no podemos enfrentar los difíciles desafíos de nuestro mundo”: António Guterres, secretario general de la ONU.

“Para hacer dinero en los mercados, tienes que pensar diferente y ser humilde”: Ray Dalio, inversionista, fundador de Bridgewater Associates.

“El capitalismo de las partes interesadas no se trata de política. No es un despertar. Esto es capitalismo”: Larry Fink, CEO de BlackRock.

_______________

Nota del editor: Jonathán Torres es socio director de BeGood, Atelier de Reputación y Storydoing; periodista de negocios, consultor de medios, exdirector editorial de Forbes Media Latam. Síguelo en LinkedIn y en Twitter como @jtorresescobedo . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión.

 
Publicidad
Publicidad