Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Netflix ya tiene sede en México y pagará impuestos, ¿y las demás?

Para los especialistas en temas tributarios y tecnología, es posible que las compañías adopten este mismo modelo dentro de un par de años, cuando les represente un beneficio.
lun 22 marzo 2021 05:00 AM
Impuestos a plataformas digitales en México
Con esta decisión cobra sentido que Netflix anunciara una inversión de 300 millones de dólares para producir contenido en el país.

Netflix decidió instalarse como empresa en México, salió de la lista de compañías extranjeras que prestan servicios digitales en el país y pagará impuestos ante el SAT. Tras esta decisión, otras tecnológicas pueden seguir su ejemplo, pero aún no está claro cuándo lo harán.

“Es muy probable que (otras empresas con un nivel de renombre) sigan este mismo modelo en los siguientes dos años”, considera Mariano Terán, socio de Impuestos en la consultora PwC México.

Según el especialista, el hecho de que una compañía de esta naturaleza se haya establecido como una empresa mexicana es significativo, pues además de pagar el Impuesto al Valor Agregado (IVA), también debe pagar el Impuesto Sobre la Renta (ISR) sobre la utilidad que generan en el país, así como declarar sus ingresos.

Publicidad

Desde la perspectiva de Rafael Pazarán, especialista de la facultad de Negocios de la universidad La Salle, este es un tema que debía tratarse desde hace varios años, cuando las tecnológicas comenzaron a llevar a cabo una disrupción en el mercado nacional. Sin embargo, él coincide en que más plataformas digitales iniciarán a realizar estos procesos en un periodo de año y medio o dos años.

Actualmente, a las empresas que operan en México pero su sede se encuentra en el extranjero, “lo único que se les captura es el IVA. Esto no representa un impacto porque cumplen con las obligaciones de gravar el servicio y pagarlo al SAT, pero no es un costo para las plataformas, sino para los usuarios”, detalla Terán, quien destaca que, por otro lado, el pago del ISR es corporativo y no se traslada a los suscriptores.

Para Leopoldo Reyes, presidente del comité de derecho tributario electrónico de la Academia Mexicana de Derecho Informático, el momento en que las compañías se establecerán como empresas mexicanas será cuando visualicen una oportunidad para el crecimiento de su negocio.

“Estamos hablando de empresas transnacionales, las cuales, cuando tienen un modelo de negocio bien estructurado, saben perfectamente que parte residual del costo es el aspecto tributario, por lo que tendrían costeados esos impactos fiscales”, puntualiza.

Publicidad

Diamantina Perales, presidenta del Instituto Mexicano de Contadores Públicos, coincide en que otras plataformas se establecerán en el país hasta el momento en que decidan invertir de una manera más profunda con el fin de producir en el país, en vez de sólo enviar los contenidos o productos que se crearon en otros sitios.

En este sentido, Pazarán comenta que para México la determinación que tomó Netflix es de suma relevancia, pues gracias a ella, el gobierno comenzará a gravar más impuestos, además de que se generarán empleos y, en el caso específico de la plataforma de streaming, contenido audiovisual.

Cabe recordar que tras el primer año de que entraron en vigor las modificaciones al IVA a servicios digitales, los ingresos para la Hacienda pública crecieron un 915%, pues pasaron de 595 millones de pesos en 2019 a 6,040 millones en el 2020, según cifras del Informe Tributario y de Gestión del SAT correspondiente al cuatro trimestre del año.

El experto también considera que en el futuro cercano las empresas faltantes podrían tomar esta decisión de establecer una residencia permanente porque a nivel logístico se darían cuenta de que les es rentable pagar otros impuestos, si a cambio van a generar más ganancias, tal y como se espera suceda en el caso de Netflix.

Publicidad

Y es que tras esta acción toma sentido que a inicios del año la plataforma de streaming anunció una inversión de 300 millones de dólares en México, con el fin de producir más de 50 producciones originales dentro del país.

"A partir del 1 de enero de 2021, Netflix México comenzó a operar como distribuidor local de acceso al servicio Netflix para nuestros suscriptores mexicanos. Esto permitirá a Netflix México contratar directamente con los suscriptores mexicanos y reconocer los ingresos de los suscriptores localmente, pagando todos los impuestos aplicables", comentó a Expansión un vocero de la empresa.

Para los especialistas consultados, este tipo de acciones también están orientadas hacia un sentido operativo, pues resulta más eficiente para los empresarios manejar una compañía mexicana “y no estar en un híbrido donde tienes una ficción de un residente que no tienen los mismos derechos y obligaciones de los demás contribuyentes”, comenta Terán.

La razón por la cual otras tecnológicas no han dado este paso es que no han madurado sus procesos de análisis de datos, explica Pazarán, quien describe que Netflix “ya evaluó el mercado e hizo un análisis de inteligencia de negocios, donde observó que la decisión era viable y le dejará dividendos”.

En este sentido, Reyes resalta la diferencia en la competencia por un mercado cuando una empresa tiene presencia física en una nación, pues esto contribuye a que sea más factible penetrar y tener un impacto representativo en los consumidores.

Desde la perspectiva del especialista de La Salle, otras compañías que podrían dar este salto pronto son las de videojuegos y cómputo, las cuales se vieron beneficiadas por un aumento de ganancias durante la pandemia; no obstante, este mismo periodo de emergencia sanitaria, a decir del experto, podría jugar en contra de servicios de movilidad a través de aplicaciones, debido a la disminución de viajes y ganancias que percibieron.

Aunque cabe recordar que según lo acordado en la Miscelánea Fiscal, a partir de 2021 se inició a cobrar ISR a servicios de transporte terrestre de pasajeros y de entrega de bienes (2.1%), plataformas de servicios de hospedaje (4.0%) y de enajenación de bienes y prestación de servicios (1.0%), pues personas físicas (choferes, repartidores o dueños de propiedades) obtienen ingresos a través de ellas.

Si bien puede resultar un tema complicado para las compañías, los expertos puntualizan que sus aportaciones son relevantes dentro de la economía digital, pues estas innovaciones también contribuyen a las naciones en el enriquecimiento del ecosistema e infraestructura tecnológica, es decir, “que las grandes fortunas dejen un valor en los países”, concluye Pazarán.

Asimismo, Perales refiere que determinaciones como estas son de suma relevancia en el clima empresarial, pues “genera certidumbre jurídica y fiscal para que los inversionistas extranjeros deseen tener un establecimiento permanente en México y así fomentar la reactivación económica”.

Publicidad
Publicidad