Publicidad
Publicidad

La miel de manuka, un poderoso antibiótico

La manuka puede inhibir la bacteria que causa faringitis o gingivitis, pero los principales componentes responsables de la actividad antimicrobiana no sobreviven al proceso de digestión.
Manuka honey
¿Se come? Buena parte de la miel de manuka que se vende en todo el mundo es comestible. (Foto: mashuk/Getty Images/iStockphoto)

Nota del editor: Nural Cokcetin es investigadora postdoctoral en la Universidad Tecnológica de Sídney. Shona Blair es gerente general del Instituto Ithree de la misma universidad. Trabajan en un proyecto sobre la miel medicinal que recibe fondos de la Corporación de Investigación y Desarrollo de las Industrias Rurales, focalizada en la agricultura australiana.

(Expansión) – La miel de manuka suele promocionarse como un "súper alimento" que trata muchas dolencias, incluyendo alergias, resfriados y gripes, gingivitis, inflamación de garganta, infecciones por estafilococos y numerosos tipos de heridas.

Y al parecer también aumenta la energía, "desintoxica" tu sistema, reduce el colesterol, previene la diabetes, mejora el sueño y la piel, disminuye la pérdida de cabello e incluso evita el encrespado y las puntas abiertas.

Lee: Comida rápida más saludable para los vegetarianos y los veganos

Publicidad

Algunas de estas afirmaciones son absurdas, pero otras tienen buena evidencia que las respalda.

La miel se ha utilizado terapéuticamente a lo largo de la historia, existen registros de su importancia cultural, religiosa y medicinal en pinturas rupestres, esculturas y textos sagrados de muchas culturas antiguas. Era usada para tratar una amplia gama de afecciones, desde infecciones de ojos y garganta hasta gastroenteritis y enfermedades respiratorias, pero era persistentemente popular como tratamiento para numerosos tipos de heridas e infecciones de la piel.

Su uso se fue perdiendo con el advenimiento de los antibióticos modernos a mediados del siglo XX. La medicina occidental la descartó en gran medida como una "sustancia inútil pero inocua". Pero la aparición de las súper bacterias (patógenos resistentes a algunos, muchos o incluso a todos nuestros antibióticos) ha hecho que los enfoques alternativos para tratar patógenos se investiguen científicamente.

Lee: Frutas y vegetales que pueden intoxicarte

Publicidad

Ahora comprendemos que la popularidad tradicional de la miel como ungüento para heridas se debe casi con certeza a sus propiedades antimicrobianas. El alto contenido de azúcar y el pH bajo significan que la miel inhibe el crecimiento microbiano, pero ciertas mieles aún conservan su actividad antimicrobiana cuando se diluyen a niveles insignificantes.

Muchos tipos diferentes de miel también producen niveles de peróxido de hidrógeno mortales para los microbios cuando la glucosa oxidasa (una enzima que las abejas incorporan en la miel) reacciona con las moléculas de glucosa y oxígeno en el agua. Por lo tanto, cuando la miel se utiliza como apósito para heridas, extrae la humedad de los tejidos, y la reacción es la producción de peróxido de hidrógeno, limpiando la herida de infecciones.

La actividad antimicrobiana de las diferentes mieles varía mucho, dependiendo de qué flores visiten las abejas para recolectar el néctar que convierten en miel. Si bien todas las mieles poseen algún nivel de actividad antimicrobiana, algunas son hasta 100 veces más activas que otras.

null

Publicidad

¿Por qué es diferente la miel de manuka?

La miel de manuka procede del néctar de los árboles de manuka (Leptospermum scoparium) y tiene un componente adicional a su potente actividad antimicrobiana. Esta actividad inusual fue descubierta por el profesor Peter Molan en Nueva Zelanda en la década de 1980, cuando advirtió que la acción de la miel de manuka se mantenía incluso después de que se eliminara el peróxido de hidrógeno.

Lee: El saludable negocio de la comida orgánica

Publicidad

La causa de esta actividad fue una incógnita por muchos años, hasta que dos laboratorios identificaron el methylglyoxal (MGO) como un componente activo clave en la miel de manuka en 2008. El MGO es una sustancia que se encuentra naturalmente en muchos alimentos, plantas y células animales y tiene propiedades antimicrobianas.

Australia tiene más de 80 especies de Leptospermum nativas, mientras que Nueva Zelanda tiene una, pero las mieles "manuka" de cada país tienen propiedades similares. Actualmente existe un gran debate entre ambos países sobre los derechos para usar el nombre "manuka", pero para efectos prácticos en este artículo usamos el término para describir mieles de Leptospermum sin importar el país.

¿Puede la miel de manuka matar a las súper bacterias?

Publicidad

La actividad de la miel de manuka ha sido probada contra una amplia gama de microbios, sobre todo aquellos que causan infecciones en las heridas, y se sabe que inhibe patógenos bacterianos problemáticos, incluyendo súper bacterias que son resistentes a numerosos antibióticos.

La miel de manuka también puede dispersar y matar las bacterias que viven en biopelículas o tapices microbianos (comunidades de microbios notoriamente resistentes a los antibióticos), incluidos los de estreptococos (la causa de la faringitis estreptocócica) y estafilococos (la causa de las infecciones por staphylococcus aureus).

Lee: ¿Son saludables los frutos secos?

Y lo más crucial, no hay casos reportados de bacterias que desarrollen resistencia a la miel, ni tampoco se puede generar en el laboratorio resistencia a la manuka o a otras mieles.

Publicidad

Es importante notar que la cantidad de MGO en diferentes mieles de manuka varía, y no todas las mieles de manuka necesariamente tienen altos niveles de actividad antimicrobiana.

Miel de manuka y curación de heridas

La miel tiene propiedades ideales para la curación de heridas y se han realizado numerosos estudios que analizan la eficacia de la miel de manuka como apósito para heridas. Además de su actividad antimicrobiana de amplio espectro, la miel no es tóxica para las células de mamíferos, ayuda a mantener un ambiente húmedo (que es beneficioso para la curación), tiene actividad antiinflamatoria, reduce el tiempo de cicatrización, tiene una acción natural de desbridamiento (elimina tejidos muertos, cuerpos extraños y células inmunes muertas de la herida) y también reduce el olor de la herida.

Publicidad

Estas propiedades son referidas en muchos informes que muestran la efectividad de la miel como apósito para heridas.

Lee: La dieta mediterránea vuelve a ganar, es buena para los huesos

La miel, y en particular la de manuka, se ha usado con éxito para tratar heridas infectadas y no infectadas, quemaduras, incisiones quirúrgicas, úlceras en las piernas, llagas por presión, lesiones traumáticas, lesiones meningocócicas, gingivitis y efectos secundarios de la radioterapia.

¿Se come la miel de manuka?

Publicidad

Buena parte de la miel de manuka que se vende en todo el mundo es comestible. La manuka puede inhibir la bacteria que causa faringitis o gingivitis, pero los principales componentes responsables de la actividad antimicrobiana no sobreviven al proceso de digestión.

No obstante, su consumo puede tener otros beneficios terapéuticos, que incluyen propiedades antiinflamatorias, antioxidantes y prebióticas (que promueven el crecimiento de microorganismos intestinales beneficiosos). Sin embargo, estas propiedades no solo están relacionadas con la miel de manuka, otras mieles también pueden funcionar.

¿Qué no hace?

Publicidad

Existe la creencia de que comer miel de manuka (o local) ayuda con la fiebre del heno, ya que contiene pequeñas dosis del polen que está causando los síntomas y comerlo en pequeñas cantidades podría ayudar a tu sistema inmunológico a aprender a no reaccionar de manera desmesurada a su presencia.

Lee: ¿Es saludable el aceite vegetal?

Pero no hay evidencia científica de que comer miel ayude a quienes padecen fiebre del heno. La mayoría del polen que causa la fiebre del heno proviene de plantas que son polinizadas por el viento (por lo que no producen néctar y no son visitadas por las abejas).

Publicidad

Hay algunos trabajos preliminares que muestran que la miel podría proteger de algunos efectos secundarios del tratamiento de radiación en la cabeza y el cuello, lo que justifica una mayor investigación. Pero otras afirmaciones sobre sus efectos anticancerígenos aún no se han verificado.

Tampoco existe ninguna evidencia científica sólida de que la manuka reduzca el colesterol, trate la diabetes o mejore el sueño. Aunque vale decir que un interesante estudio mostró que la miel era más efectiva que la medicina para la tos a la hora de reducir la tos nocturna en los niños, mejorando en consecuencia su sueño. La miel de manuka no se usó específicamente en ese estudio, pero podría ser igual de útil.

Las aseveraciones de que ayuda a la "desintoxicación" son ridículas. Y catalogarla de "súper alimento" obedece más al marketing que a otras cosas; asimismo, las supuestas propiedades cosméticas y antienvejecimiento de la manuka carecen de fundamento científico.

Veredicto final

Publicidad

Si los consumidores compran miel de manuka para uso diario general como alimento o tónico, no es necesario comprar los tipos más activos y, por lo tanto, más caros. Pero tratándose de heridas, el tipo correcto de miel es importante. Por tanto, si se usa la miel de manuka para tratar heridas o infecciones de la piel, debe ser activa, estéril y empaquetada adecuadamente como un medicamento.

Lee: La controvertida historia de la soya y lo que la ciencia dice sobre ella

La mejor manera de asegurarnos de esto es comprobar que el producto tenga el etiquetado CE o que esté registrado en la Administración de Productos Terapéuticos de Australia (señalado con las letras AUST L/AUST R).

Publicidad

La miel de manuka no es una panacea o un superalimento. Pero se infrautiliza como tratamiento tópico para heridas, úlceras y quemaduras, especialmente frente a la inminente crisis mundial de las súper bacterias.

¿QUIERES MÁS NOTICIAS COMO ESTA?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

has quedado suscrito al newsletter

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad