Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Comer pollo frito a diario aumenta el riesgo de muerte

La relación entre los alimentos fritos y las consecuencias en la salud son el efecto de la combinación de los alimentos y el proceso de freído, explican expertos.
lun 04 febrero 2019 09:00 AM

(CNN) — Una porción regular de pollo o pescado frito se relaciona con un riesgo mayor de muerte por cualquier causa salvo cáncer, según un estudio que se llevó a cabo entre mujeres estadounidenses después de la menopausia.

Las mujeres que disfrutan pollo frito una o más veces al día tuvieron un riesgo 13% mayor de morir por cualquier causa en comparación con las mujeres que no comen alimentos fritos, según el estudio que se publicó en la gaceta médica BMJ .

Lee: 10 trucos para que la comida rápida sea más saludable para tus hijos

Las mujeres que comen una porción diaria de pescado o mariscos fritos registraron un riesgo de muerte 7% mayor.

Los autores destacaron que limitar el consumo de alimentos fritos, particularmente pollo y pescado, podría ser, por ende, bueno para la salud pública.

"Sabemos que el consumo de alimentos fritos es muy común en Estados Unidos y en todo el mundo. Desafortunadamente, sabemos muy poco sobre los efectos a largo plazo del consumo de alimentos fritos", explicó el director del estudio, Wei Bao, profesor asistente de Epidemiología de la Universidad de Iowa (Estados Unidos).

Publicidad

Hasta donde Bao sabe, este es el primer estudio observacional de este tipo que se lleva a cabo en Estados Unidos, en el que se analiza la relación entre el consumo de alimentos fritos y la mortalidad. Sin embargo, en investigaciones anteriores se ha demostrado que hay relación entre el alto consumo de alimentos fritos y el incremento en el riesgo de desarrollar diabetes tipo II y enfermedades cardíacas.

Lee: ¿Cuál de estas comidas rápidas en EU tiene más químicos?

En un estudio de 2017 se reveló que las personas que comen papas fritas dos o más veces por semana duplican el riesgo de morir prematuramente, en comparación con quienes las evitan.

Transformar 'algo bueno en algo dañino'

El equipo de Bao analizó los hábitos alimentarios de casi 107,000 mujeres de entre 50 y 79 años, de 40 clínicas de todo Estados Unidos, entre 1993 y 1998. Les dieron seguimiento durante 20 años en promedio.

Por escasez de pollo, KFC cierra 800 de sus 900 restaurantes en Reino Unido

Cuando las participantes se inscribieron al estudio, llenaron un cuestionario sobre el consumo y el tamaño de las porciones de 122 alimentos, entre ellos pollo y pescado frito, así como papas fritas, tortillas y tacos.

En los cálculos del equipo se tomaron en cuenta otros factores relacionados con la mortalidad, tales como el nivel educativo, el ingreso, el consumo total de energía y la calidad de la dieta en general.

Las mujeres que consumieron una o más porciones de alimentos fritos al día tuvieron un riesgo un 8% mayor de muerte por cualquier causa y de muerte relacionada con el corazón, en comparación con quienes no consumieron alimentos fritos. Sin embargo, este hallazgo no fue estadísticamente significativo, según el estudio.

Lee: 11 consejos para que los niños aprendan a comer bien

Específicamente, el consumo de pollo frito representó un riesgo de muerte un 13% mayor y un 12% mayor en los casos de muerte por causas relacionadas con el corazón. En el caso del pollo frito, el incremento en el riesgo de muerte por cualquier causa y por causas relacionadas con el corazón fue del siete y el 13%, respectivamente.

Sin embargo, según el estudio, no hubo relación entre el consumo total o de alimentos fritos en específico y las muertes por cáncer.

La relación entre los alimentos fritos y las consecuencias en la salud son el efecto de la combinación de los alimentos y el proceso de freído, explicó Bao.

El pescado puede ser bueno en casos de enfermedades cardiovasculares, así que Bao esperaba una relación menor entre el pescado frito y la mortalidad. "Si fríes el pescado, podrías transformar algo bueno en algo dañino".

"Aunque hay mayor riesgo al comer alimentos fritos, en términos de mortalidad, el riesgo es menor conforme baja la frecuencia", agregó Bao.

Lee: ¿Es posible comer más sano sin renunciar al azúcar?

Bao cree que el estudio también puede aplicarse a los hombres estadounidenses. En estudios previos sobre los efectos de los alimentos fritos en la salud, no se mostraron diferencias por género, agregó.

Según el estudio, el incremento del riesgo podría deberse a varias razones. Una posibilidad, de acuerdo con los autores, es que estos alimentos estén ultraprocesados, lo que significa que son ricos en sodio, lo que puede contribuir a un riesgo de mortalidad mayor.

¿Comer sano en verdad es más caro?

Los autores destacaron que no fue posible identificar la clase de aceite que se usó para cocinar los alimentos, la temperatura ni los métodos de cocción que se usaron. Estos también afectan la relación entre los alimentos fritos y el riesgo de muerte.

En Estados Unidos, la probabilidad de que la gente consuma alimentos fritos en los restaurantes de comida rápida es mayor, según el estudio. Bao explicó que esto es importante porque si la gente fríe sus alimentos en casa, es menos probable que reutilice el aceite, lo que crea más productos dañinos en el aceite que los alimentos absorben.

Bao cree que controlar las porciones y reducir la frecuencia con la que consumimos alimentos fritos pueden ser medidas para proteger nuestra salud.

Lee: ¿La comida "de la granja a la mesa" es la más saludable de todas?

No se aplica en todas partes

"Cada vez hay más pruebas sobre las enfermedades cardíacas y su relación con los patrones dietéticos de diferentes partes del mundo", señaló Jo Ann Carson, voluntaria científica y expresidenta de la comisión de nutrición de la Asociación Estadounidense para el Corazón. "Las investigaciones previas nos indican que la dieta tradicional del Sur [de Estados Unidos], que es famosa por los alimentos fritos, no es ideal para una salud cardiaca óptima; este estudio ayuda a determinar las razones", señaló. Agregó que pese a que se puede prevenir casi el 80% de los eventos cardíacos, las enfermedades cardíacas son la principal causa de muerte en mujeres.

Sin embargo, Bao dijo que los hallazgos del nuevo estudio "no pueden generalizarse mundialmente". Es probable que la gente de diferentes partes del mundo consuma los alimentos fritos de forma diferente: tal vez los coman en casa y no afuera, o usen aceites diferentes. En España, las investigaciones sobre la relación entre el consumo de alimentos fritos y la mortalidad por todas las causas no revelaron una relación entre ambos porque la población usa aceite de oliva, agregó Bao.

Lee: Purifícate: cómo y por qué dejar los alimentos muy procesados

Bridget Benelam, investigadora en nutrición de la Fundación Británica para la Nutrición (quien no participó en el estudio), cree que podría haber varias razones por las que el pollo y el pescado frito pueden ser malos para nuestra salud.

En un correo electrónico, Benelam escribió que el mayor contenido de grasa y freír a altas temperaturas puede generar grasas trans y otros compuestos dañinos, conocidos como productos de la glicación. Estos compuestos se forman cuando los alimentos animales ricos en proteínas, como la carne y el pescado, se cocinan a altas temperaturas y según estudios anteriores , también se relacionan con un riesgo mayor de muertes por cualquier causa y por enfermedades cardiovasculares.

Si sientes que eres adicto a la pizza, no estás exagerando

Lynne Garton, asesora en dietas de Heart UK, una organización británica no lucrativa, dijo que el estudio es "interesante", pero advirtió que no hay que sacar conclusiones firmes. Explicó que las mujeres que consumieron más alimentos fritos solían ser menos sanas en general, lo que significa que hay "una serie de factores" que podrían haber influido en los resultados.

Lee: 11 consejos para desintoxicarte de los alimentos procesados

Además, su "dieta se evaluó al principio del estudio y se asume que siguieron la misma dieta durante los 18 años de seguimiento".

El consumo regular de alimentos fritos, particularmente cuando se come fuera de casa, implica que la gente consume más calorías, más grasa y más sal; usualmente, estos alimentos se sirven en porciones más grandes, de acuerdo con Tracy Parker, dietista sénior de la Fundación Británica para el Corazón.

Parker, quien no estuvo involucrada en el estudio, señaló que "la buena noticia es que usar métodos más saludables para cocinar en casa, como hornear, asar o cocer a la parrilla, y optar por alimentos más saludables cuando comes fuera, son cambios sencillos que pueden hacer la diferencia en la salud de tu corazón".

No te pierdas de nada
Te enviamos un correo a la semana con el resumen de lo más importante.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad