Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

3 directivas hablan sobre cómo liderar la ciencia y tecnología en una empresa

Alejandra Kamel, de PepsiCo; Gabriela Flores, de Telefónica, y Rosalinda Treviño, de Henkel, hablan sobre los retos de dirigir áreas relacionadas con la innovación y la tecnología en una organización.
mar 20 octubre 2020 11:00 AM
Mujeres-ciencia-tecnología
En 2020 el 29% de empresas en el mundo cuenta con mujeres en puestos directivos.

Su primer acercamiento con la química ocurrió en la cocina del restaurante de su abuela. Allí aprendió a distinguir aromas, sabores y a experimentar con distintos ingredientes desde muy pequeña. El apoyo familiar que tuvo y la facilidad que siempre mostró en el entendimiento de las ciencias exactas llevaron a Alejandra Kamel a estudiar Ingeniería Bioquímica en el Instituto Politécnico Nacional (IPN). Hoy es vicepresidenta de Investigación y Desarrollo de PepsiCo Alimentos en México, área encargada de que cada idea de nuevo producto para el consumidor sea de la mejor calidad, con los ingredientes justos, que brinde la mejor experiencia y que pueda ser perfeccionado en un largo plazo.

Publicidad

“No solo son los nuevos productos, que son como tus hijos, y que cuando los veo en el anaquel me siento súper orgullosa de ellos y de todo el equipo. Participamos también en temas de calidad y de desarrollo de tecnología, en la transformación del portafolio donde tratamos de tener mejores ingredientes y en aumentar el entendimiento del consumidor con esas ideas que todavía no puede todavía articular, pero que nosotros tenemos que indagar y hacer apuestas y pronósticos sobre lo que requerirá en el futuro”, comenta en entrevista.

Kamel ha estado 11 años en PepsiCo, pero su carrera inició hace 20 años, en el área de innovación científica y desarrollo en marcas como Campbell’s, Nestlé, Quest y Kellogg. Durante toda su trayectoria profesional ha apoyado la inclusión para que más mujeres con preparación en carreras relacionadas con ingeniería o ciencias desde que egresan de la universidad.

“Me he formado en muchos aspectos en esta carrera, pero también he sido afortunada de escoger al talento adecuado y desarrollarlo. Tenemos que seleccionar a las chicas que quieren traducir su experiencia en ingeniería en tecnologías porque con nuestra infraestructura traducimos la parte culinaria y de experiencia del consumidor, al laboratorio y luego a plantas, innovando de forma constante”, asegura.

Como líder busca ser transparente, congruente, cercana a los equipos y con las puertas abiertas, características que la han llevado a liderar la innovación de productos en la empresa. Kamel dice que parte del éxito de su trabajo se debe a que sabe saber vender las ideas y la convicción sobre ellas: “Cuando los equipos ven a una líder convencida con influencia en la agenda de negocio, las personas se sienten empoderadas, quieren ir por ello, quieren estar ahí y tu puesto se vuelve aspiracional”.

La directiva puntualiza que una mayor inclusión de mujeres en la ciencia y la tecnología consiste en rodearlas en etapa temprana a la práctica y no estigmatizarlas diciendo que “no son buenas” en ello. “No te pongas límites, piensa que todo es posible, piensa en toda la practicidad de las ciencias y relaciónala con la vida diaria. De esta forma es más fácil romper con los paradigmas. Es solo quitarnos el miedo a decir ‘puedo hacerlo, puedo entenderlo y experimentarlo’”.

Publicidad

El papel de las mujeres en puestos de liderazgo dentro de las empresas se ha reforzado gracias a un mayor activismo social, políticas de equidad de género internas y al esfuerzo de sensibilización de la inclusión femenina como rol importante para la actividad productiva. En 2020, por lo menos el 29% de las organizaciones alrededor del mundo cuenta con mujeres en puestos directivos de alta responsabilidad, un avance de 10 puntos porcentuales durante los últimos diez años, de acuerdo con el informe ‘Women in Business’ de la consultora Grant Thornton.

En comparación con el año pasado, los puestos que registraron más avance en la inclusión femenina son las direcciones generales o CEOs y la dirección del área de Recursos Humanos; sin embargo, todavía no existe gran avance en ascensos para las direcciones de Operaciones, Financiera y Tecnologías de la Información, de acuerdo con el mismo documento. El ascenso a estas posiciones requiere de una preparación en carreras relacionadas con la ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas, conocidas como STEM.

Pasión por las matemáticas

Gabriela Flores Zertuche estudiaba el segundo semestre de la carrera en Ciencias de la Comunicación cuando decidió cambiarla por Ingeniería Industrial, luego de que algunos de sus profesores la impulsaron para seguir su pasión por las matemáticas. Inició como becaria en Telefónica hace trece años y actualmente es directora de Planificación y Control de Tecnología, siendo una de las mujeres más jóvenes en llegar a una posición directiva.

“En mis inicios fue complicado crecer dentro de la compañía y lograr que se me escuchara. No solo era trabajar en un mundo de hombres, sino hacerlo en un área técnica y siendo yo tan joven. Yo nunca he tenido barreras o prejuicios que me limiten a nada y esa confianza me hizo hacer oídos sordos y romper con los estereotipos culturales y sociales para hacer que se me escuchara. No deserté y al final logré exponer y defender mis puntos de vista entre los directivos y mis compañeros, haciendo valer mi opinión y valorando la de los demás”, dice en entrevista.

El ascenso no fue sencillo, pero ha logrado laborar en diferentes áreas lo cual le ha permitido conocer de forma integral la labor de la compañía, desde gestionar el presupuesto del área de tecnología, hasta la dirección comercial y la planificación en Tecnología, la inversión en redes de telecomunicaciones y Tecnologías de la Información.

Publicidad

La ejecutiva ha logrado construir su carrera dentro de Telefónica gracias a un liderazgo basado en la claridad con su equipo, fijar objetivos con metas claras y una comunicación efectiva. Se define como una mujer a la que le gusta escuchar activamente a las personas, pedir feedback, ser flexible y mostrar confianza. A menudo trabaja en sí misma en superar las metas establecidas y tomar retos. “Me gusta eliminar los sabotajes internos que nosotras mismas tenemos y que debemos erradicar, además de luego ser consciente de porqué existe una brecha a nivel cultural y sensibilizar a los demás".

Flores Zertiche aconseja incentivar que las niñas investiguen y profundicen en aquellos conocimientos que les llaman la atención, “que busquen a varios role models que les puedan aclarar dudas y les cuenten lo fascinante del mundo de la tecnología. Que no permitan que los estereotipos les hagan descartar eso que les llama la atención y que es un sueño”.

Agentes de cambio

Para Rosalinda Treviño, gerente de Investigación y Desarrollo en Henkel Mexicana, el reto más importante de su trabajo es la transformación de ideas en productos que satisfagan las necesidades de los consumidores mediante un proceso que requiere de imaginación, métricas tangibles y, por supuesto, el uso total del conocimiento científico.

“Las mujeres somos detonadores de cambio. Necesitamos empezar a estar más convencidas de que tenemos la capacidad, un valor que dar y que ese sea nuestro motivante para seguir creciendo. Necesitamos llevarnos a un nivel que nos permita generar una visión para la organización”, dice.

La ejecutiva sostiene que para que más mujeres lleguen a puestos directivos enfocados en ciencia y tecnología requiere de acciones que las impulsen a no decidir si deben escoger entre sus carreras o su vida personal. “Debemos enfocarnos en seguir su desarrollo profesional con base en su talento y al trabajo que desempeñan para no llevarlas a esa disyuntiva”, afirma.

Treviño destaca que el progreso en las carreras profesionales en las mujeres radica en cinco ejes: formarse una visión sobre sí mismas a largo plazo, recalibrar las metas cuando sea necesario o cuando el camino parece estar borroso, quitar el miedo a la equivocación o a no cumplir las expectativas de los demás; mantener los pies sobre la tierra y celebrar los éxitos.

No te pierdas de nada
Te enviamos un correo a la semana con el resumen de lo más importante.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde.

Publicidad