Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

La próxima recesión de EU amenaza con aparecer antes de las elecciones de 2020

El 48% los líderes financieros de las empresas estadounidenses encuestados por la Universidad de Duke pronostican una recesión para mediados del próximo año.
jue 13 junio 2019 05:05 AM
Recesión Estados Unidos 2020
Otras preocupaciones entre los ejecutivos incluyen las políticas gubernamentales y la incertidumbre económica.

NUEVA YORK (CNN) - La expansión económica más larga en la historia moderna de Estados Unidos podría detenerse de golpe justo antes de las elecciones presidenciales de 2020.

Al menos eso es lo que temen los líderes de las finanzas estadounidenses. Casi la mitad (48.1%) de los directores financieros (CFO por sus siglas en inglés) en Estados Unidos pronostican que la economía estadounidense estará en recesión para mediados del próximo año, de acuerdo con la encuesta CFO Global Business Outlook de la Universidad de Duke publicada el miércoles pasado. Y 69% de esos ejecutivos se están preparando para una recesión a finales de 2020.

El informe hace eco de las encuestas anteriores realizadas por Duke y otros que apuntan al próximo año como un punto probable de problemas para la recuperación de la Gran Recesión que lleva una década de duración.

Publicidad

Lee: Trump lanza críticas al euro y renueva ataques a la Reserva Federal

“Estamos atrasados para una de esas recesiones de limpieza”, dijo el profesor de Duke John Graham en una entrevista.

Graham dijo que los directores financieros están cada vez más seguros de una recesión en 2020 debido a las consecuencias paralizantes de la incertidumbre económica y política —incluidas las guerras comerciales— sobre los negocios.

“Ante la incertidumbre, las empresas podrían hacer una pausa, deteniendo el gasto y la contratación. Y eso podría conducir a una profecía autocumplida”, dijo.

Escasez de trabajadores calificados

El próximo mes, la expansión económica de Estados Unidos se convertirá en la más larga en los registros, superando el auge de 1991-2001 que estuvo marcado por el ascenso de la globalización y del Internet. La tasa de desempleo se encuentra en un mínimo de 49 años.

Pero los ejecutivos de negocios están preocupados por su capacidad para seguir contratando.

Publicidad

El 45% de los directores financieros de Estados Unidos encuestados por Duke dijeron que su principal preocupación es la capacidad de contratar y retener empleados calificados. Esa cifra está por debajo del máximo histórico de 53% hace dos trimestres.

Lee: FMI mejora pronóstico económico de EU pero ve riesgos por disputas comerciales

No sorprende que, dada la escasez de la mano de obra, los ejecutivos de negocios respalden firmemente las políticas de inmigración más flexibles.

Por ejemplo, el 83% de los directores financieros estadounidenses apoyan que Estados Unidos ofrezca permisos de residencia (green cards) acelerados para permitir que los estudiantes extranjeros graduados en los campos de Ciencias, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas (CTIM o STEM, por sus siglas en inglés) trabajen en Estados Unidos.

Problemas por la guerra comercial

Otras preocupaciones principales entre los ejecutivos incluyen las políticas gubernamentales y la incertidumbre económica, aunque esas categorías no fueron desglosadas más detalladamente.

“La política comercial proteccionista de Estados Unidos sigue siendo un riesgo clave a medida que se intensifica la disputa comercial entre EU y China”, escribió Lewis Alexander, economista en jefe de Nomura en un informe el martes pasado.

Publicidad

Nomura proyecta que el crecimiento económico estadounidense se desacelerará a 1.6% en 2020, una fuerte desaceleración desde el 2.6% el año pasado.

Hay una probabilidad de aproximadamente 60% de que comience una recesión en Estados Unidos a fines del próximo año. La mayoría de los economistas en ese informe citaron la política comercial proteccionista como el principal riesgo para la economía de Estados Unidos.

¿La Fed al rescate?

Estas profecías de recesión podrían llegar a ser muy equivocadas.

Lee: Elizabeth Warren y Donald Trump desean un dólar más barato

La economía estadounidense ha demostrado ser muy resiliente, superando innumerables obstáculos en el camino. Hubo una rebaja en la calificación crediticia de Estados Unidos en 2011, la desaceleración de 2015 en China y la votación del brexit de 2016.

Es fácil ver cómo estos temores de recesión podrían provocar una respuesta de Washington que permita que el crecimiento continúe.

Buscando evitar dañar la economía, el gobierno de Trump podría decidir retroceder en sus amenazas arancelarias. Eso fue lo que sucedió el fin de semana pasado cuando la Casa Blanca abandonó su amenaza de imponer aranceles punitivos a México .

Independientemente de lo que suceda en el frente comercial, la Reserva Federal (Fed) buscará mantener la economía a flote. Wall Street está apostando a que el banco central estadounidense pronto tendrá que bajar las tasas de interés —quizás varias veces— para estimular el crecimiento.

“Actuaremos según corresponda para sostener la expansión”, dijo el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, en un discurso la semana pasada.

Optimismo menguante

Aun así, la encuesta a directores financieros de Duke continúa señalando a 2020 como el momento probable en que llegará la próxima recesión. La encuesta ha sido consistente acerca de ese pronóstico durante tres trimestres consecutivos.

En diciembre, el 82% de los CFO pronosticaron una recesión en 2020, un hallazgo sorprendente que obtuvo una atención generalizada. (Esa predicción de recesión de 2020 se ha reducido a 69% ahora).

Graham señaló un inconfundible deterioro en la confianza entre los jefes de finanzas de Estados Unidos.

Solo el 20% de los directores financieros estadounidenses encuestados en junio dijeron que eran más optimistas sobre la economía del país que el trimestre anterior. Y el 40% dijo que eran menos optimistas.

Lee: La confianza de los inversionistas = la principal víctima del pacto Trump-México

Esas métricas se han invertido desde el verano pasado, cuando las empresas estadounidenses se sentían mucho mejor respecto a las perspectivas.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad