Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Las acciones tecnológicas están en auge, pero no todo dura para siempre

Algunos analistas advierten que la fascinación del mercado por estas acciones en crecimiento podría terminar, especialmente a medida que la Fed retire gradualmente la fuente constante de dinero fácil.
jue 14 junio 2018 06:36 AM
tecnologicas
El sueño podría terminar El riesgo más grande es una venta masiva rápida y profunda de las acciones tecnológicas (Foto: tomeng/Getty Images)

Los alcistas están precipitándose de nuevo hacia las acciones tecnológicas. Pero ni siquiera ellos pueden seguir corriendo para siempre.

Wall Street, cautivado por las notables perspectivas de crecimiento en tecnología, ha hecho subir el Nasdaq un 11% en lo que va del año.

Un tercio de las acciones de tecnología del S&P 500 han ganado al menos un 20%. Las favoritas han recibido aun más cariño: Netflix se ha disparado 90%, Twitter ha subido 82% y Amazon ha subido 45%. Sin mencionar el salto de 13% de Apple de vuelta a su nivel récord.

Pero algunos analistas advierten que la fascinación del mercado con estas acciones en crecimiento podría terminar, especialmente a medida que la Reserva Federal retire gradualmente la fuente constante de dinero fácil.

Lee: Las acciones tecnológicas lideran ganancias en Wall Street

El “riesgo más grande es una venta masiva rápida y profunda de las acciones tecnológicas”, escribió Michel Hartnett, director de Estrategia de Inversiones de Bank of America Merrill Lynch, a sus clientes el 8 de junio.

Publicidad

La preocupación es que los inversores que están acumulando acciones tecnológicas ahora vendan todos al mismo tiempo durante una agitación del mercado. O que un susto como la controversia de datos de usuarios que estalló en Facebook comenzará un éxodo de inversores de la industria.

“Seguimos a la defensiva y felices de vender” en las rachas alcistas del mercado, dijo Hartnett.

Por supuesto, las acciones tecnológicas están en auge por una buena razón: estas compañías están ganando grandes cantidades de dinero. Y trastocando industrias enteras.

“A diferencia de la manía tecnológica de la década de 1990, la mayor parte de este éxito puede ser explicado con fundamentos sólidos”, escribieron los analistas de Goldman en un artículo reciente titulado Por qué el sector tecnológico no es una burbuja.

Recomendamos: Trump reanuda tensiones por guerra comercial con China

Los escépticos han anunciado erróneamente el final de la alza tecnológica antes. El Nasdaq se desplomó 11% durante solo unas cuantas semanas el invierno pasado antes de volver a su nivel máximo de todos los tiempos.

Aún así, es sorprendente cuán grandes se han vuelto algunos gigantes tecnológicos.

Amazon, Apple y Alphabet tienen un valor de mercado combinado de 2.5 billones de dólares. Eso es suficiente para comprar las 33 compañías de petróleo y gas que integran el sector de energía del S&P 500, y aun así tener 1 billón de dólares restante para adquirir a JPMorgan Chase, Bank of America y Wells Fargo.

El amor de Wall Street por las acciones tecnológicas contrasta con los problemas en otros rincones del mercado.

Las acciones de empresas de bienes de consumo básico —que han tenido un bajo crecimiento— han caído 13% este año, a medida que luchan contra los mayores costos y gustos cambiantes de los compradores. Grandes nombres como General Mills, Campbell Soup y Kraft Heinz se han desempeñado mucho peor, al caer más de 20% cada una.

Lee: Dos de las marcas más grandes del mundo ahora son chinas

Algunos mercados emergentes también se han visto aplastados, principalmente por el dólar estadounidense más fuerte. El mercado accionario de Brasil cayó 16% este año, el de Argentina se desplomó 22% y el de Turquía cayó más de una cuarta parte.

Y el bitcoin ha caído en la mitad de su valor en 2018. La criptomoneda perdió otro 7% el lunes después de un ciberrobo en una bolsa de valores.

“Hemos estado experimentando tormentas eléctricas 'emergentes' en lo que llamaría los eslabones más débiles en los mercados de capital”, escribió en una nota a clientes el director de estrategia de acciones de Morgan Stanley, Michael Wilson.

Wilson predijo un “mercado bajista en varias clases de activos, valores individuales, sectores y regiones”.

La turbulencia se ha producido a medida que la Reserva Federal, alentada por una economía más fuerte, aumenta de manera constante las tasas de interés y reduce su enorme balance general. Se esperaba ampliamente que la Fed subiera las tasas el miércoles, como ocurrió.

Recomendamos: El año estelar de las OPI de las tecnológicas chinas

El Banco Central Europeo también ha señalado que podría comenzar a desacelerar los esfuerzos para estimular la economía de la Eurozona mediante la compra de bonos. Ese programa, conocido como flexibilización cuantitativa, o QE, ha impulsado los precios de las acciones en todo el mundo.

“La cobertura de seguridad de la QE para los mercados se ha desvanecido”, escribió Hartnett.

Wilson dijo que el bajo desempleo —la tasa de desempleo igualó un mínimo de medio siglo en mayo— forzará a la Fed a seguir aumentando las tasas, incluso si los mercados sufren turbulencias.

“Podría requerirse de un mayor accidente financiero que los del pasado para que la Fed cambie de dirección o siquiera tome una pausa”, dijo.

Los inversores están buscando seguridad cada vez con más frecuencia en las acciones tecnológicas. Invirtieron 2,300 millones de dólares en tecnología la semana pasada, la segunda cifra más alta de la historia, según el Bank of America. El sector de la tecnología ha disfrutado de 140,000 millones de dólares de inversión este año, en camino a su mayor año en la historia, indicó la firma.

Lee: Las tecnológicas chinas, bajo la lupa por anuncios sexistas

La idea es que las acciones tecnológicas, respaldadas por resultados sólidos y perspectivas brillantes, puedan crecer en cualquier entorno. Pero Wilson de Morgan Stanley advirtió que las acciones en crecimiento podrían no ser seguras una vez que llegue la próxima tormenta.

Aunque es “imposible predecir cuándo llegará el momento de la verdad”, Wilson dijo que “podría ser en cualquier momento y sin previo aviso”.

Publicidad
Publicidad