Publicidad
Publicidad

Oral-B, Pampers y Gillette resienten la guerra arancelaria de Trump

Procter & Gamble tiene un dolor cabeza adicional: la guerra comercial del presidente Donald Trump con China.
P&G China Trade War
Golpe Los aranceles golpean a P&G, el principal fabricante de productos de consumo del país, en un momento desafiante para la industria.

Nathaniel Meyersohn

NUEVA YORK - Procter & Gamble, el fabricante de marcas familiares como Tide, Pampers, Gillette y Bounty, ha sido golpeado en los últimos años por ventas mediocres y nuevos competidores. Sin embargo, su último dolor de cabeza es la guerra comercial del presidente Donald Trump con China.

Para P&G, la última ronda de aranceles de la administración Trump sobre las importaciones chinas elevará el costo de fabricar muchos de sus productos básicos para el hogar.

Hace dos semanas, la empresa presionó para que más de una docena de productos quedaran fuera de la lista de más de 200,000 millones de dólares en productos chinos sujetos a la penalización comercial, que entrará en vigor la próxima semana.

Publicidad

Lee: La guerra arancelaria entre Trump y China sube de nivel .

Al igual que cientos de otras empresas, fue ignorado.

Los aranceles golpean a P&G, el principal fabricante de productos de consumo del país, en un momento desafiante para la industria.

Los costos de las materias primas están aumentando. Los márgenes de beneficio están disminuyendo. El poder de fijación de precios está bajo presión de los minoristas. Las marcas emergentes de productos para el hogar y el arreglo personal están de moda. Y el crecimiento de las ventas se ha estancado a pesar de la débil demanda.

Publicidad

Lee: Los hombres ya no se rasuran como antes y eso es un problema para Gillette .

El caso de Procter & Gamble resalta el vínculo crucial que juegan las fábricas y la mano de obra china en las cadenas de suministro de los principales fabricantes de Estados Unidos y los obstáculos para rehacer rápidamente las intrincadas redes de producción.

Las cocinas estadounidenses, los botiquines y los armarios de suministros han llegado a depender de China.

Fábrica de West Virginia

Publicidad

P&G tiene plantas en todo Estados Unidos y produce más del 90% de lo que vende en casa.

Pero al igual que muchos otros gigantes corporativos estadounidenses, P&G confía en China para piezas y materiales para fabricar y empaquetar sus productos. Nadie en Estados Unidos fabrica esos componentes.

La compañía le dijo a la administración Trump que usa partes chinas para producir las líneas de pasta de dientes Crest y Oral-B y cepillos de dientes, el ambientador Febreze, las hojas para la secadora Downy y Bounce, las afeitadoras eléctricas Braun, shampoo Head & Shoulders, Pantene y Olay y modelo aspiradora de Swiffer.

Publicidad

Lee: Pampers y Huggies, en problemas por la baja natalidad en EU .

Aunque Trump cree que las tarifas impulsarán a las empresas estadounidenses, P&G, que tiene su sede en Cincinnati y ha estado alrededor de 181 años, disputó la estrategia.

Las tarifas "socavarían la fabricación de P&G, los empleos en EU y la competitividad comercial de P&G", escribió Selina Jackson, vicepresidenta de relaciones gubernamentales de la compañía, al Representante Comercial Robert Lighthizer el 6 de septiembre. Ella advirtió que la decisión aumentaría los precios, reduciría la rentabilidad de P&G y dañaría su participación en el mercado.

P&G también está construyendo una planta de 500 millones de dólares en Virginia Occidental. La planta, que generará 1,800 empleos, "representa el sitio de fabricación del futuro" para la empresa. Está automatizada y digitalizada, y permitirá a P&G reducir los costos y hacer que los productos como el jabón para platos Dawn y el shampoo Head & Shoulders sean más eficientes.

Publicidad

Pero parte de la infraestructura de la planta (tuberías, tanques, contenedores) se produce en China. Ningún fabricante estadounidense produce los componentes especializados, y los aranceles harán que sea más costoso para P&G construir y operar la planta.

Lee: Daño colateral: La guerra comercial de Trump con China llega a Walmart de EU .

"Estos nuevos empleos de P&G en Virginia Occidental se verán afectados por los aranceles propuestos", escribió Jackson. "A medida que el impacto arancelario se propaga a través de la estructura de costos de fabricación de P&G, P&G estará bajo intensa presión para aumentar el precio de los productos terminados".

La Casa Blanca no respondió a una solicitud de comentarios.

Publicidad

Aspiradores y mangos de cepillos de dientes

Los cascos de bicicleta, sillas de auto para niños, sillas altas y relojes Apple y Air Pods obtuvieron indultos de esta ronda de aranceles, pero los intentos de P&G de obtener exenciones no tuvieron éxito.

Sin esas exclusiones, los costos de producción de la empresa aumentarán.

Publicidad

Los costos más altos obligarán a una elección difícil: P&G puede tener que aumentar los precios para los compradores minoristas como Walmart, que podrían terminar en precios más altos para los consumidores. Si la compañía decide no pasar esos costos, sus ganancias caerán.

Lee: Canadá y EU cierran sin acuerdo la cuarta semana de diálogos comerciales .

"Los aranceles efectivamente constituirían un impuesto a los productos de cuidado personal, y la carga recaerá inequívocamente en las familias estadounidenses", dijo el Consejo de Productos de Cuidado Personal, un grupo comercial que representa a más de 600 empresas, hace dos semanas.

Debido a que los consumidores compran productos básicos para el hogar una y otra vez, los costos elevados de los aranceles se extenderán con el tiempo, en lugar de ser costeados todos a la vez, como lo harían con los televisores o las lavadoras.

Publicidad

En una carta por separado a Lighthizer, P&G dio varios ejemplos altamente técnicos de su exposición a proveedores chinos a lo largo de su cadena de suministro.

La compañía importa sacarina, un edulcorante artificial, para hacer pasta de dientes. El setenta por ciento de la sacarina del mundo se produce en China, y no hay grandes productores activos en Estados Unidos.

Lee: EU y China se lanzan 'misiles' comerciales, ¿pero quién tiene la ventaja?

La administración también incluyó "preparación para perfumar o desodorizar habitaciones" en su lista final de tarifas.

Publicidad

Eso se aplicará a una versión plug-in de Febreze. Está hecho en China, y P&G dice que ninguna compañía estadounidense replica la tecnología. La reubicación de la producción, las líneas de montaje, el equipo de prueba y los estándares de cumplimiento demorarían entre 18 meses y dos años.

La administración aplicó aranceles a las telas no tejidas, materias primas que P&G usa para las hojas de secado Downy y Bounce. Solo un proveedor en Estados Unidos fabrica la tela en el nivel y peso precisos que P&G requiere, y está funcionando a plena capacidad. Es "muy poco probable" que la instalación pueda agregar más producción debido a los costos de construcción prohibitivos, dijo P&G.

Los aranceles sobre las aspiradoras "generarán enormes presiones por precios más altos" en la aspiradora recargable Swiffer porque está fabricada en China y tomaría entre 18 meses y dos años aumentar la producción en otros lugares, incluso en Estados Unidos.

Recomendamos: Black Friday, ¿víctima de la guerra comercial entre Trump y China?

Publicidad

El cepillo de dientes vibratorio Oral-B Pulsar operado con batería de P&G es otro producto que sentirá los efectos de los aranceles.

Aunque P&G fabrica la cabeza del cepillo en Estados Unidos y ensambla y empaqueta la marca aquí, las asas del cepillo se producen en China. La compañía advirtió que el arancel sobre el mango conducirá a precios más altos para el producto terminado. Eso podría reducir la demanda y forzar a P&G a recortar empleos.

Bombas de mano

Publicidad

Las máquinas de afeitar Braun recargables y alimentadas con batería también enfrentarán costos más elevados. La producción cambió a China hace más de una década, y la compañía dijo que requerirá una inversión significativa y esfuerzos intensivos de investigación y desarrollo para cumplir con sus estándares.

Finalmente, los aranceles llegarán a una línea de botellas de shampoo Head & Shoulders, Olay y Pantene. Cada una de las marcas vende un modelo con una bomba de mano. Las bombas de plástico se fabrican en China y forman parte de una gama de jabones de mano, shampoo, lociones corporales y detergentes de otros fabricantes.

El Consejo de productos de cuidado personal destacó la importancia de estas bombas en toda la industria. Aumentar los costos para ellos hará que cada botella sea más cara para los consumidores.

"Los efectos se agravan", dijo el grupo. "La bomba costará más, el jabón costará más, y esos costos incrementados se multiplican por los numerosos productos cosméticos y de cuidado personal que los estadounidenses compran para sus necesidades diarias de aseo personal".

Publicidad
NOTICIAS DEL DÍA
Dos envíos de lunes a viernes con las noticias más importantes.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad