Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Energía 360 Desktop Header

Los 3 puntos clave del plan energético de AMLO: producir, procesar, generar

El nuevo presidente basa su estrategia energética en tres elementos, con la meta de alcanzar la autosuficiencia energética del país en los próximos años y dejar de importar de Estados Unidos.

La política energética de Andrés Manuel López Obrador girará alrededor de tres ejes, que el nuevo gobierno considera esenciales para alcanzar la autosuficiencia energética del país y dejar de importar desde otros países, principalmente Estados Unidos.

El primer punto es incrementar la producción de petróleo por parte de Pemex.

Lee: Esta es la otra vía de las nuevas petroleras para poder crecer ante el veto de AMLO

“Vamos a financiar toda la actividad petrolera con el plan de austeridad republicana. Vamos a aumentar en 75,000 millones de pesos la inversión en Pemex, de lo autorizado en 2018 a lo que va a ser el presupuesto de 2019”, dijo López Obrador el domingo.

El mandatario también hizo alusión a los contratos otorgados en materia petrolera para la perforación de pozos, y agregó que el nuevo director de Pemex, Octavio Romero Oropeza, se concentrará en desplegar este plan, mientras que Rocío Nahle, en la Secretaría de Energía, liderará la refinación.

México produce hoy cerca de 1.8 millones de barriles de petróleo, en promedio diario. Con esta inversión, López Obrador espera que la extracción suba a los 2.4 millones de barriles hacia 2024.

Publicidad

No lo tendrá fácil, pues la producción de Pemex lleva a la baja más de una década debido al declive natural de sus principales yacimientos del Golfo de México, y otras administraciones que impulsaron la inversión de la petrolera nacional, como la de Felipe Calderón durante sus primeros años, no lograron revertir la tendencia.

Más gasolina

En segundo lugar, la nueva administración ya puso en marcha la construcción de la nueva refinería de Dos Bocas, en Tabasco.

“A una semana de inicio de gobierno, ya tenemos el terreno que se requiere para la construcción de la refinería, ya se tienen los proyectos. Y vamos a empezar a licitar, a más tardar, en marzo” dijo López Obrador en un discurso durante la puesta de la primera piedra de la planta, este domingo.

Leer: ¿Es viable el plan petrolero de AMLO?

La infraestructura costará cerca de 8,000 millones de dólares (mdd), y agregará una capacidad de 340,000 barriles de petrolíferos al sistema de seis refinerías que tienen Pemex, que pueden refinar hasta 1.54 millones de barriles. La producción actual del sistema llega apenas a los 492,000 barriles diarios, según los últimos datos de Pemex a octubre de este año.

El nuevo gobierno también inyectará recursos a Pemex para rehabilitar y modernizar las seis refinerías actuales, que comenzarán a intervenirse a partir del siguiente año.

“Con estas medidas, en un primer año esperamos disparar la producción de manera significativa, y a mediados de 2020 llegar a la meta final de producción de 600,000 barriles de gasolina por día”, dijo la secretaría de Energía, Rocío Nahle, también el domingo.

Lee: ¿De verdad la reforma energética hundió la producción y la inversión de Pemex?

Pero el plan puede resultar ineficiente, porque tres de las refinerías no pueden procesar crudos pesados, consideró Raymundo Sánchez, socio de la consultora AT Kearney. “Las que ya están reconfiguradas, con darles mantenimiento está bien. Pero darle mantenimiento a las que no lo están, y operarlas al 100%, lo que hará es generar mucho más combustóleo, que es un producto que tiene poco valor y demanda”, explicó el analista.

Las refinerías de Minatitlán, Cadereyta y Madero han recibido inversiones para procesar crudos más pesados; mientras que Salina Cruz, Tula y Salamanca siguen con su estructura original, que es para crudos ligeros. Sin embargo, López Obrador criticó que las reconfiguradas son las que hoy menos producen.

Recomendamos: Al plan energético de AMLO le puede faltar petróleo

Según Thomas Heather, socio del despacho González Calvillo, el plan de la nueva administración todavía está poco definido, porque carece de proyectos y licitaciones concretas para saber cómo se llegará a la meta de la autosuficiencia en materia de gasolinas. “Lo que tendría más sentido, si se trata de construir una nueva refinería, sería construirla donde haya una deficiencia de logística o de infraestructura de transporte, almacenamiento o producción de refinados”, dijo el experto.

El gobierno espera que este plan alcance la autosuficiencia en materia de gasolinas en tres años, es decir, que se puedan producir todos los combustibles automotrices en territorio nacional, sin necesidad de importaciones, que hoy representan entre el 75% y 80% del consumo interno.

La fuerza del agua

En tercer lugar, López Obrador ha prometido un plan para modernizar las 60 hidroeléctricas con que cuenta el país.

“Vamos a modernizar estas plantas, y que se frene, esa ya es una instrucción, el desmantelamiento de la CFE, no se va a cerrar una sola planta. Se acaba esta política”, dijo López Obrador el sábado, durante su paso por Chiapas.

El gobierno estima invertir 20,000 millones de pesos (mdp) en la rehabilitación de estas hidroeléctricas, que representan el 17% de la capacidad instalada para generar electricidad en el país, el mayor porcentaje entre las energías consideradas renovables, según datos del Programa de Desarrollo del Sistema Eléctrico Nacional (Prodesen) 2018-2032.

Recomendamos: Así es el plan para que México deje de importar gasolinas.

Sin embargo, la energía hidroeléctrica es la que menos ha avanzado en México en los últimos años, mientras que la solar y la eólica han crecido a ritmo acelerado. La capacidad instalada de la solar aumentó 47.5% entre 2016 y 2017, y la eólica subió 12.4%, mientras que la hidroeléctrica sólo avanzó un 0.4%.

El plan de renovación considera que este tipo de generación puede crecer con la capacidad actual instalada, que representa 12,642 MW. “Se ha considerado, en estudios realizados los pasados días, la posibilidad de incrementar la capacidad en 3,300 MW, un 26%”, dijo el director de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), Manuel Bartlett.

Además, el gobierno enfatizó que no se van a cerrar más plantas. La saliente administración tenía previsto el retiro de 115 unidades, como las termoeléctricas, que iban a sustituirse con generación de otras tecnologías.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad