Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Los plazos e ingeniería de los carros del Tren Maya preocupan a los fabricantes

Los fabricantes interesados en la licitación han pedido prórrogas para presentar sus propuestas por retrasos en las juntas de aclaraciones e información otorgada de forma tardía.
lun 12 abril 2021 05:00 AM
Tren Maya
EL Tramo 2 es de los más complejos por la problemática social de personas asentadas alrededor de la vía existente.

Al menos cinco empresas interesadas en la convocatoria para licitar el material rodante del Tren Maya han solicitado al Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) algún tipo de prórroga para la presentación de propuestas, que actualmente tiene como límite el próximo 7 de mayo. Los fabricantes argumentan que la falta de datos y el retraso de las juntas de aclaraciones han reducido el plazo para integrar los proyectos a apenas un par de meses.

De acuerdo con los anexos de la Tercera Junta de Aclaraciones disponibles en CompraNet, la falta de información ha sido una de las consternaciones de los fabricantes. Este ha sido el caso de la compañía francesa Alstom, que pidió un plazo adicional de 60 días por la falta de los planos incluidos en la ingeniería básica en formato CAD, y por un retraso en el cierre de la junta de aclaraciones de la convocatoria, planteado inicialmente para el 8 de enero, pero que concluyó el 9 de marzo.

“No disponer de la información de la ingeniería básica en formato CAD genera unos mayores tiempos de ingeniería para el desarrollo de detalles y catálogos asociados a las diferentes construcciones e instalaciones objeto de esta licitación”, dijo en el documento anexo. Y sobre la junta de aclaraciones y la adición de nueva información al proyecto, agregó: “Se han producido cambios importantes en el alcance y que aún hay documentos nuevos y pendientes”.

Publicidad

Otras empresas que se sumaron a la petición de extender el plazo para la presentación de propuestas fueron Ingeniería y Servicios ADM (que solicitó un mes y medio más) y la española Stadler Rail Valencia, que pidió tres meses más.

Por otra parte, la alemana Siemens Mobility dio una referencia de los documentos que fueron presentados a las empresas de manera abrupta.

“(Debido a) la entrega aproximada de más de 1,650 documentos de ingeniería básica, cuyo contenido es bastante denso, se solicita atentamente a la convocante que otorgue un aplazamiento de entrega de oferta de por lo menos 90 días (…) a fin de dar oportunidad a integrar debidamente los análisis correspondientes para realizar la oferta de acuerdo con los estándares usuales en este mercado para estas soluciones”, dijo.

Al respecto, Stadler Rail Valencia señaló que “los cambios a la documentación de la licitación recibidos hasta hace pocos días, obligan a un análisis en el detalle de las soluciones a ofertar. Dado la complejidad del pliego técnico y los demás documentos de la licitación, dicho análisis NO (en mayúsculas en el documento) puede llevarse a cabo en un plazo de solo dos meses”.

Los tiempos también preocupan en términos de la entrega de trenes a partir de la firma del contrato. En el caso de CAF México, solicitó que la entrega del primer tren de 230 pasajeros sea a los 36 meses de la entrada en vigor del contrato, en vez de 25 meses, como establece el programa de entregas y pagos.

“La convocatoria es para una tipología de tren tipo taylor-made, es decir, cuyas características no son de trenes estándar en el mercado actual. Se trata de trenes que requieren cierto nivel de desarrollo específico para cumplir con las características técnicas, RAMS y prestacionales requeridas por Fonatur por medio de las presentes bases. Sin embargo, los plazos son mas bien propios de proyectos para trenes mas estándar y disponibles en el mercado”, advierte la filial mexicana de la compañía española.

Pese a ello, la empresa se prepara para cumplir con los lineamientos de la convocatoria. “Estamos preparando la oferta para poder entregarla el 7 de mayo y cumplir con lo solicitado en las Bases de la Licitación”, dijo en una respuesta escrita a Expansión.

En todos los casos, el Fonatur declaró como no procedentes las solicitudes de las empresas, o las remitió a los anexos de la convocatoria.

Publicidad

Contenido nacional y tipo de cambio

Además de los tiempos de presentación de propuestas y de entrega de trenes, hay otras preocupaciones de las empresas interesadas relacionadas con las características de los carros, en concreto del contenido nacional. Aunque el Fonatur señala un índice de 65%, algunas empresas interesadas consideran que esta proporción es muy alta, y hay dudas sobre la propia definición del requerimiento.

“Debido a que no es posible que individualmente por cada una de las partidas de equipos, tampoco del valor del material rodante y de sistemas ferroviarios, o con ambas partidas es posible alcanzar el 65 % de contenido nacional, debemos recordar que en México no se fabrican componentes, equipos y sistemas de aplicación ferroviaria (en material rodante y en sistemas). Se solicita que por favor en una condición realista no se incluya el contenido nacional”, dijo la compañía china CRRC Zhuzhou Locomotive.

Ante la negativa del Fonatur sobre el señalamiento, la compañía pidió que se ajustara a un índice menor a 35%, y agregó: “Se solicita atentamente que la Entidad Contratante proporcione la formula matemática de cálculo del contenido nacional”.

Al respecto, Stadler Rail Valencia también pidió aclarar de qué forma se calculará el porcentaje de contenido nacional, y si se hará con respecto al conjunto de material rodante y sistemas ferroviarios.

Un señalamiento similar fue el que hizo CAF México, referente al tipo de cambio de la propuesta económica incorporada a la presentación de los proyectos, pues existe un riesgo de encarecimiento.

“Se ruega permitir que los ofertantes puedan ofertar en dólares americanos o euros, además de la divisa nacional (pesos). Se trata de un programa de fabricación y suministro de trenes a muy largo plazo, con lo cual es extremadamente complicado prever las fluctuaciones a largo plazo del tipo de cambio a aplicar”, señala la compañía.

“Se hace presente que la mayoría de los componentes de los trenes son de fabricación no mexicana, lo cual afecta de forma muy importante al riesgo de cambio a tener en cuenta en este tipo de proyectos. La consecuencia más directa es para Fonatur recibir ofertas más caras en comparación con los precios de trenes equivalentes en los mercados americanos y europeos”. Sin embargo, la solicitud también se declaró como improcedente.

Expansión se puso en contacto con todas las empresas mencionadas en el texto, así como con el Fonatur, pero hasta la publicación de este texto no se había obtenido respuesta de ninguna, a excepción de CAF México.

Publicidad
Publicidad
Publicidad