Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

“Estamos intentando resolver problemas en América Latina, no cazando unicornios”

Karla Berman es la nueva directora de Operaciones de SoftBank en México. Con 20 años de experiencia en el sector de tecnología, ahora ayudará a las startups del país a seguir creciendo.
mar 14 diciembre 2021 02:00 PM
Karla Berman, directora de Operaciones de SoftBank en México
Karla Berman, nueva directora de Operaciones en SoftBank, ha trabajado en empresas como Time Warner, Google o, más recientemente, la startup de comercio conversacional e Inteligencia Artificial, Yalo.

Karla Berman se ha enfrentado a dos realidades diferentes dentro de la industria de la tecnología. Trabajó en grandes empresas, como Time Warner o Google, donde aprendió a gestionar grandes equipos con las mejores prácticas internacionales. Pero también, en los últimos años fue ​​vicepresidenta de Ventas y Marketing para de la startup Yalo, donde entendió que “lo que se dice en los libros se ve precioso, pero en el día a día una tiene que resolver cientos de cosas y entiende que el emprendedor no duerme de la angustia y siempre está a un punto de la gloria o la ruina”.

Ahora, con su llegada como nueva directora de Operaciones de SoftBank en México, abordará una nueva faceta: la de ayudar a los emprendedores del portafolio a crecer. “Es un perfil que requería, por un lado, que entendiera el mundo de las startups y los grandes retos que enfrentan los emprendedores y, por otro, el mundo de las compañías establecidas de tecnología que crecieron hasta ser grandes empresas con increíbles buenas prácticas”, explica la directiva.

Berman liderará todas las necesidades operativas de las empresas del portafolio de la firma y trabajará junto a Juan Franck, líder del equipo de inversiones de SoftBank Latin America Funds en México. En la región, SoftBank tiene dos fondos, uno creado en 2019, de 5,000 millones de dólares, y uno más lanzado este año, de 3,000 millones.

Publicidad

La directiva, además, es consciente de la importancia de visibilizar la presencia de más mujeres en equipos directivos de fondos de inversión. “Creo que hay más de las que pensamos, pero definitivamente hay una brecha de género en las emprendedoras de alto impacto”, señala.

“Yo espero que hablar de estos temas sea cada vez más obsoleto, que sea como obvio, pero sí creo y hay datos que lo respaldan, que las industrias que están subrepresentadas en participación femenina desarrollan menos productos para esta mitad de la población. Todavía hay un trabajo por hacer pero espero que, en unos años, veamos esta entrevista y digamos: qué chistoso que le preguntaban esas cosas a las profesionales de inversión”.

Expansión: SoftBank está liderando esta eclosión de empresas unicornio que se ha generado en México y el resto de Latinoamérica. Ahora, con tu posición, que es nueva, ¿el fondo busca dar mayor valor agregado a su inversión?
Karla Berman: Así es. Yo creo que durante muchísimos años América Latina adoleció de una falta de capital. Los emprendedores siempre han estado aquí, aunque pensáramos que no, lo que les hacía falta era alguien que creyera en ellos y que tuviera capital. Creo que hoy hay dinero para las buenas ideas, lo que nosotros buscamos es darle a los emprendedores un acompañamiento desde que se fondean, desde capital semilla casi casi hasta la IPO [oferta pública de venta] o una salida más grande. Y para esto necesitas un equipo que haya estado ahí, que tenga las mejores prácticas en cuanto a producto, en cuanto a tecnología, para ayudar a los emprendedores a tomar mejores decisiones. Uno de nuestros grandes diferenciadores es que podemos acompañar al emprendedor en todas estas decisiones importantes, dejándoles hacer lo que ellos mejor hacen, que es operar sus empresas.

E: ¿Cómo va a ser este trabajo? SoftBank tiene en su portafolio a empresas unicornio, pero no todas las startups en las que invierte están en este nivel de maduración.
KB: Pienso en alguien como Kavak y, obviamente, está haciendo las cosas de manera increíble y tal vez ahorita no necesita mucha ayuda, más que en ciertos temas puntuales, pero habrá otras empresas que están empezando, que están probando market product fit, que tienen que tomar muchas decisiones y allí es donde más les vamos a poder ayudar. Cuando ellos nos necesiten en problemas muy específicos, vamos a entrar a ayudarlos y, por otro lado, les dejaremos operar, que es lo que mejor saben hacer.

 

E: ¿Cómo es el proceso a la hora de decidir en dónde invertir?
KB: Esta pregunta la podría contestar mejor mi socio, Juan Franck, pero lo que buscamos son empresas que tengan un gran potencial, que resuelvan un problema que afecte a millones de personas en la región y que tengan un componente tecnológico importante. Si piensas en Clip, que es una de nuestras primeras inversiones en la región, antes tener una terminal de tarjeta de crédito estaba restringido a un comercio grande, bien establecido, que tuviera una relación con el banco. Era todo un drama poder aceptar pagos con tarjeta de crédito o débito. Y el otro día fui a Teotihuacán, quería comprar un corazón de obsidiana a un vendedor de artesanía y, después de pasar más de 30 minutos eligiendo cuál, de pronto me di cuenta que no traía efectivo. Y el vendedor me dijo que no me preocupara y sacó su terminal de Clip, nada más me pidió moverme un poco hacia un lado donde había mejor señal, y me cobró. Es una experiencia mágica y de inclusión digital.

Mucho de lo que hacemos en SoftBank es fondear a estas empresas que realmente están trayendo la verdadera inclusión digital a la región: el primer carro que compré, a lo mejor lo compré en Kavak. O la primera criptomoneda, que hace unos meses sonaba como algo reservado para las élites financieras, y hoy cualquier persona con 100 pesos puede abrir una cuenta en Bitso desde su celular. O el primer crédito que obtuve para mi negocio fue en Konfío. A mí me parece que ese es el problema que estamos resolviendo aquí, la inclusión digital en nuestra región.

E: Has estado en empresas de tecnología y en startups, has visto cómo ha evolucionado el ecosistema en los últimos años. ¿Cómo ves que ha cambiado el emprendimiento tras la llegada de una firma como SoftBank?
KB: SoftBank puso muchos ojos en la región y eso es positivo para todos, pero sobre todo para los emprendedores y para los consumidores. Era hora de que los mexicanos y los latinoamericanos tuviéramos tecnología hecha en la región, que resolviera las necesidades puntuales de nuestra región, que no siempre son las mismas que las de otros lugares. Con eso, atraemos mucho talento a que venga a nuestros países y se quede. Hace 10 años, un emprendedor que decidiera emprender a lo mejor, si pensaba muy en grande, su primer instinto hubiera sido irse a Estados Unidos, Inglaterra o Israel, porque ahí hay fondeo y yo quiero hacer una compañía muy grande. Hoy, con todo este ecosistema que se ha creado, no tiene que tomar esta decisión.

Además, hay todo por hacer, porque cuando nosotros revisamos los números, China, por ejemplo, invierte el 0.6% de su Producto Interno Bruto (PIB) en capital de riesgo, India el 0.4%, y en México estamos en el 0.1%. Suena que ahora estamos invirtiendo mucho, pero todavía estamos a la sexta parte de China y la cuarta de India. Tenemos mucho camino por recorrer y lo maravilloso es que es puro camino pavimentado con oportunidades.

E: ¿Y qué mensaje lanza esta eclosión de unicornios en la que SoftBank tiene un papel importante?
KB: Nosotros tenemos inversiones en cinco de los seis unicornios en México y en 53%, que son 18 de 34, de toda Latinoamérica. Una vez, un emprendedor me dijo: ‘uno puede empezar una compañía de 0 millones de dólares o de 0 billones de dólares, se trata de cómo piensas en grande’. Creo que es bien interesante que, cuando los emprendedores ven que hay posibilidades de hacer una compañia de 0 billones de dólares, piensan en algo mucho más grande.

En 2019, cuando se instaló el fondo en México, en todo el año se invirtió en Latinoamérica menos de 2,000 millones de dólares en capital de riesgo, entre todos los fondos que existían. De ahí para acá SoftBank solito ha invertido 5,000 millones de dólares y ya comprometidos otros 3,000. El mensaje para los emprendedores es que el freno no está en el capital: detecten cuáles son los grandes problemas de la región que hay que resolver y van a encontrar en SoftBank, y me imagino que en los demás fondos que están en el ecosistema, un socio que les fondee y les ayude a llegar a buen puerto.

 

E: ¿Cuáles son los puntos donde crees que tu equipo va a tener que hacer más énfasis con los emprendedores del portafolio de SoftBank?
KB: Cada emprendimiento tiene una problemática bastante específica, pero sin duda hay temas en común que nos aquejan a todos los que trabajamos en el área de tecnología en México. Uno es el talento: cómo encontramos, retenemos y desarrollamos al mejor talento. El otro es cómo hacemos uso de las herramientas tecnológicas de la mejor manera y cómo hacemos marcas que se vuelvan love brand para los consumidores. En México y en Latinoamérica también estamos empezando a aprender a desarrollar producto desde el punto de vista tecnológico así que creo que tenemos ahí mucho que aprender los unos de los otros.

E: ¿Y qué pasa con los emprendimientos considerados ‘tradicionales’, que seguirán siendo necesarios? ¿Cómo pueden aspirar a financiamiento?
KB: Hace dos años se estimaba que, para 2022, el 92% de toda la economía tendría un componente tecnológico. Si lo piensas, creo que no hay negocio más tradicional en el mundo que vender y comprar coches usados. Cuando hablamos de emprendimientos tecnológicos, realmente estamos hablando de cómo la tecnología y esos procesos de la vida diaria, la banca, comprar un coche, comprar un inmueble, tomar una clase, tengan un componente tecnológico que les ayude a ser un mejor producto para el consumidor, quizá más barato y, sobre todo, que pueda llegar a mayor escala.

Siempre que la gente me dice que no todas las empresas tienen un componente de tecnología, les reto a que me digan una. Hoy es difícil pensar en un emprendimiento que no tenga un componente tecnológico, incluso un emprendimiento pequeño, porque lo que sí es cierto es que no todo el mundo quiere tener una compañía de un millón de empleados. Pero si tu mañana quieres montar una pasteleria casera, estoy segura de que la mayoría de tus ventas van a llegar por WhatsApp y que deberías tener un pequeño CRM [un programa de gestión de relaciones con el cliente] para entender cuáles son los hábitos de tus clientes, cual es la lealtad y cuales son tus heavy users. Hoy quien no quiere usar tecnológica casi casi es por terco.

E: ¿Crees que podemos caer en una carrera por financiar al siguiente unicornio?
KB: Nosotros en SoftBank estamos intentando resolver problemas en América Latina, no cazando unicornios.

E: ¿Qué consejo darías a los emprendedores que buscan iniciar una ronda de financiamiento?
KB: Lo primero que le recomendaría a un emprendedor es tener… En Google decíamos un healthy disregard for the impossible, una dosis saludable de 'valemadrismo' por lo imposible. Porque todo el mundo te va a decir: ‘eso no va a servir, no va a funcionar, eso ya se hizo y no funcionó’. La segunda es pensar en grande; la tercera, tener la capacidad de crear un buen equipo, porque solito nadie conquistó Roma. Y luego, para llegar a un fondo de inversión, llegar con un estudio importante de tu mercado, de cuál es tu producto y el problema que quieres resolver y con ciertas métricas. Cada fondo es diferente, pero la mayoría lo que te pide es que tengas un track record.

Publicidad
Publicidad