Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Incode, la startup del mexicano Ricardo Amper, se convierte en unicornio

La empresa de tecnología biométrica con sede en Silicon Valley levantó 220 mdd en una ronda serie B, liderada por SoftBank y General Atlantic.
mar 07 diciembre 2021 07:00 PM
Incode, de Ricardo Amper, ya es unicornio
Los recursos de la nueva ronda permitirán a Incode contratar nuevos ingenieros y continuar con su expansión internacional.

En 2018, Incode Technologies, la empresa de biometría fundada por el mexicano Ricardo Amper, competía con otras 16 compañías para alcanzar un contrato con Citibanamex. Si lo lograba, sería su primer gran cliente en México. Era la más pequeña entre un grupo que incluía algunas firmas públicas. Pero ganó. Tres años después, cerró una ronda de financiamiento por 220 millones de dólares (mdd), encabezada por SoftBank y General Atlantic, que la ha llevado a entrar al club de los unicornios, tras alcanzar una valuación de 1,250 mdd.

La startup, una plataforma de verificación y autenticación de identidad basada en inteligencia artificial (AI) con sede en Silicon Valley, ha cerrado esta ronda serie B apenas ocho meses después de levantar 25 mdd en su serie A, que lideró 3L Capital y DN Capital.

“Dicen que el timing en el negocio no lo escoges, te escoge”, afirma Ricardo Amper, cofundador y CEO de la compañía, en entrevista con Expansión. La llegada de la pandemia fue un momento clave para la startup, que llegó a 2020 con una tecnología madura y grandes clientes en su portafolio. Sus ventas se multiplicaron por seis en un año. Ahora, con la nueva ronda de inversión, en la que también han participado J.P. Morgan, Capital One, Coinbase, SVCI (Silicon Valley CISO Investment) e inversores previos como DN Capital, 3L Capital o Framework Ventures, entre otros, la empresa continuará con su estrategia de crecimiento, tanto del equipo como de nuevas geografías.

Publicidad

Hace un año, la empresa estaba conformada por 40 personas, hoy son entre 110 y 120 y prevé cerrar el año con 300 aproximadamente, sobre todo nuevos ingenieros. En cuanto a su expansión, su tecnología se utiliza en 12 países, por ahora. “Nos tiene emocionados que el futuro de Incode es global. La mayor parte de estos recursos son para poder expandirnos, mejorar nuestro producto y crear nuevas experiencias de identidad”, explica Amper.

Más del 50% de las operaciones de la empresa están en México, un porcentaje que ha ido bajando desde que arrancó el negocio, cuando eran prácticamente 99%. En esta diversificación, el empresario prevé que el próximo año bajé aun más, hasta 30%. Estados Unidos concentraría 50% y el 20% restante estaría repartido por otras partes del mundo.

La tecnología de Incode, desarrollada al completo por los ingenieros de la empresa, ofrece una plataforma omnicanal como una solución integral y totalmente automatizada, que permite a las empresas tener un único punto de identidad, que va desde la incorporación de clientes de manera fácil y segura, hasta una autenticación sin fricciones.

Entre sus clientes se encuentran Citibanamex, HSBC, Banorte, fintechs como Konfío y Clip (ambas entraron también este año al club de los unicornios y cuentan con inversión de SoftBank) o los hospitales de Grupo Empresarial Ángeles, entre otros. “Lo que nos emociona es que estas tecnologías logran de forma sencilla que la identidad sea más segura e incluyente, que llegue a personas que no habían podido ir a una sucursal bancaria porque están en un lugar geográfico lejos o porque ni siquiera se sienten cómodos, porque creen que los van a discriminar”, señala Amper.

La empresa, además, trabaja con el Instituto Nacional Electoral (INE). El emprendedor se acercó con el organismo hace tres años. “Les dijimos: ‘así como tienes un servicio de huella digital, ¿por qué no hay un servicio de cara?’. La gente cada vez es mejor en hacer identificaciones falsas. Hicimos un piloto y aprobó un servicio en el que, a través de nuestros clientes que hacen el contrato con el INE, somos la única empresa que está validando identidades con la cara y la base de datos del organismo”, explica el empresario.

Publicidad

Según datos de la consultora de Statista, la tecnología biométrica pasará de un valor de mercado global de 36,600 mdd en 2020 a 68,600 mdd en 2025. Para Amper, lo más importante es que su adopción más generalizada generará un ambiente de confianza que llevará estas aplicaciones a prácticamente cualquier actividad.

Un pivot a tiempo

Incode es hoy un unicornio gracias a su tecnología biométrica, pero la empresa no nació así. Cuando Amper se fue a Silicon Valley, tras crear otras dos empresas (una de ellas de bebidas en polvo que vendió a Grupo Bimbo) y dirigir y vender el negocio familiar, comenzó como una startup de reconocimiento facial para compartir fotografías. Eso forzó al equipo, formado por talento mexicano, estadounidense, ruso y serbio, a desarrollar una tecnología de inteligencia artificial y computer vision a prueba de errores. En 2018, el equipo decide hacer el pivot al sector de la identidad.

“Vimos que había una oportunidad única. Casi todos nuestros competidores tienen a una persona en un call center, que trata desde su pantalla de verificar si eres la misma persona que en la credencial… Para nosotros, esto (el proceso de autenticación) tenía que estar totalmente automatizado, con tecnologías de IA, porque una máquina es mejor que el ojo humano para analizar imágenes”, afirma el empresario.

Ahora, en el selecto club de la valuación de más de 1,000 millones de dólares, Amper reconoce que siente una responsabilidad hacia el ecosistema emprendedor de la región ya que, aunque Silicon Valley es un entorno diverso, no hay tantos latinos en el desarrollo de tecnología. “Me encantaría que podamos seguir ejecutando nuestros planes y que esto ayude a que otras personas se animen a crear algo fuerte, a competir con una gran empresa o a llegar a Estados Unidos”, asegura.

Publicidad
Publicidad
Publicidad