Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Las automotrices piden un plan para electrificar su producción en México

El presidente planteó que 50% de los vehículos ensamblados en México hacia 2030 sea cero emisiones; sin embargo, a falta de políticas e incentivos, hoy apenas concentran 2% de la producción nacional.
mié 29 junio 2022 03:47 PM
(Empleado trabaja en la línea de ensamblaje del modelo Tiguan, en la planta de automóviles Volkswagen en Puebla)
Automotrices piden al Gobierno Federal "estar trabajando ya" en el plan para alcanzar la meta propuesta para 2030

El pasado 17 de junio, durante su intervención en el Foro de Acción de las Principales Economías sobre Energía y Acción Climática, el presidente Andrés Manuel López Obrador destacó que México se suma al compromiso para que, hacia el 2030, el 50% de los vehículos producidos en el país sea de cero emisiones contaminantes.

Con más de 3 millones de unidades ensambladas en México a lo largo del 2021, el país se posicionó como el séptimo mayor productor de vehículos a nivel mundial; sin embargo, aquellos impulsados a partir de electricidad representaron solamente el 2% del total.

Ante este panorama, la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), que aglomera a más de 20 empresas como General Motors, Nissan, BMW y Audi, entre otras, considera que el gobierno debe constituir políticas públicas e incentivos para empresas, así como un minucioso plan de trabajo, para poder lograr la ambiciosa meta.

Publicidad

José Zozaya, presidente de la AMIA, “aplaude” las decisiones del gobierno de sumarse a estas metas en torno a la preservación del medio ambiente; no obstante, “nos encantaría que se pudiese cumplir, pero lo primero es lo primero. Lo primero es determinar las políticas públicas para llegar ahí”, dice en entrevista con Expansión.

Desde su perspectiva, el cambio debe estar liderado por el gobierno federal, para así hacer una acción efectiva y posteriormente establecer una mesa de trabajo con dependencias, empresas y asociaciones del sector automotriz, destacando que la meta propuesta “va a llegar en ocho años, es rápido, por lo que deberíamos de estar trabajando ya”.

A lo largo de 2021 se produjeron 3,028,481 vehículos en México. En este periodo se ensamblaron 58,292 vehículos eléctricos, lo que representó apenas el 2% del total, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía.

El pasado 4 de noviembre, la firma de origen estadounidense Ford cumplió un año de producir en su planta de Cuautitlán, Estado de México, su modelo Mustang March-E, siendo esta la primera planta en ensamblar, de manera masiva y para el resto del mundo, un vehículo con esta tecnología en el país.

De manera similar, la marca de origen chino JAC, en su planta de Ciudad Sahagún, Hidalgo, también produce vehículos con dichas tecnologías, limitando su modelo de negocio solamente al mercado local sin contemplar las exportaciones.

Zozaya aseveró que, ya que cada empresa y armadora tiene posibilidades diferentes, las autoridades deberán de trabajar con cada una de ellas para localizar sus necesidades, al mismo tiempo que elabora un marco normativo encaminado en alcanzar dicho objetivo.

“El gobierno debe participar en el tema de todo lo que es normatividad y los incentivos. Poner metas claras y alcanzables. Cada empresa y armadora tienen posibilidades diferentes. Otras dirán que sí pueden y otras dirán que no van a llegar, por eso habría que juntarse todos”, expuso.

 

Cambiar la producción en vehículos pesados, ¿un reto mayor?

Desde la perspectiva de Miguel Elizalde, presidente ejecutivo de la Asociación Nacional de Productores, Autobuses, Camiones y Tractocamiones (Anpact), que agrupa a 14 empresas como Freightliner, International, Isuzu y Kenworth, entre otras, es “muy positivo” el compromiso anunciado por el presidente López Obrador.

Pese a ello, resaltó que, para que México siga conservando su quinto lugar a nivel mundial como productor de vehículos de carga, las acciones por parte de las autoridades deben de tomarse “lo más pronto posible”, pues en este segmento figuran varios retos para alcanzar la meta.

“La electromovilidad por la capacidad de carga, el tamaño y peso de las baterías, así como por otras variables, van a ser diferentes los tiempos de implementación en vehículos ligeros y pesados”, aseveró.

Consideró que la meta se alcanzará conforme se vaya trazando con mayor definición y aceleración un plan de infraestructura, mientras se dan los incentivos necesarios e incorporan nuevos agentes a las cadenas de suministro ya existentes.

En este sentido, subrayó que, para poder cumplir con los requisitos del Valor de Contenido Regional del T-MEC, se deberá robustecer la cadena de proveeduría local, pues el 85% de las unidades ensambladas de este segmento se destinan a la exportación.

 
Publicidad
Publicidad