Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Transporte público: ¿el último eslabón de la movilidad urbana en electrificarse?

La adopción de esquemas de movilidad más amigables con el medio ambiente parece ser más una pendiente hacia arriba con una serie de escalones.
lun 17 octubre 2022 08:22 PM
Consumo de energía
Las unidades eléctricas aún no se fabrican masivamente en México. Mientras que de enero a septiembre se produjeron 146,200 unidades de vehículos pesados a diésel y 525 de gas particular, solamente se ensamblaron 28 eléctricos.

Las economías alrededor del mundo están buscando adoptar esquemas de movilidad eléctrica para reducir las emisiones que produce la quema de combustibles fósiles, como el diésel y la gasolina.

Aunque el transporte ha contribuido con alrededor del 14% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero -siendo el transporte terrestre el principal emisor, seguido del marítimo y la aviación-, la Asociación Mexicana de Transporte y Movilidad (AMTM) considera que el transporte público de pasajeros será el último segmento en masificar el uso de unidades eléctricas, después del transporte de carga y del privado.

Nicolás Rosales, presidente de la AMTM, enumera entre los mayores obstáculos los costos elevados de las nuevas unidades, además de la falta de infraestructura e incentivos.

Publicidad

Precio y oferta

Las unidades eléctricas aún no se fabrican masivamente en México. Mientras que de enero a septiembre se produjeron 146,200 unidades de vehículos pesados a diésel y 525 de gas particular, solamente se ensamblaron 28 eléctricos, de acuerdo con datos de la Asociación de Productores de Autobuses, Camiones y Tractocamiones (Anpact).

Además, una unidad eléctrica cuesta dos veces más en comparación con otra que utiliza combustibles fósiles, lo cual dificulta la renovación de las unidades en un país en el que ya hay rezago en la renovación de la flota. Según la Anpact, la edad promedio de la flota de vehículos pesados en México es de 19 años.

“Vamos para dos años y medio de pandemia, apenas estamos en proceso de recuperación, eso implica que la recuperación financiera tardará tres o cuatro años para poder, más o menos, transitar hacia una nueva matriz energética que pueda ser de gas, a diésel de ultra bajo azufre, y luego hacia esquemas libres de emisiones", dijo Rosales en entrevista con Expansión.

Los propietarios de vehículos pesados han buscado, desde hace un par de años atrás, combustibles alternativos para reducir sus emisiones de carbono, por lo que la adopción de esquemas de movilidad más amigables con el medio ambiente parece ser más una pendiente hacia arriba con una serie de escalones.

"Es muy arriesgado decir que la electromovilidad está a la vuelta de la esquina; tiene que haber un proceso lento de recuperación económica, pero también de esquemas financieros y fiscales que permitan que esas unidades sean accesibles”, añadió Rosales.

Los primeros pasos en la materia ya se han dando. En Guadalajara, Jalisco, el pasado 1 de julio cumplió su primer aniversario el programa Mi Transporte Eléctrico, que inició con 38 unidades eléctricas que hasta el pasado mes de abril transportaron 1,736,428 pasajeros, según información del gobierno estatal.

 

Infraestructura de recarga

Para Frank Gundlach, director general de Volkswagen Camiones y Buses, el mayor reto para la masificación de la tecnología está en la falta de infraestructura para la recarga de las baterías, ya que estas unidades utilizan voltajes por encima de los 400 volts.

“Sabemos que la electrificación no sólo depende de tener un vehículo eléctrico, necesitas una infraestructura para poder cargarlo… Es un tema que realmente hay que acelerar, los cargadores son diferentes, voltajes más altos para un camión”, añade en entrevista con Expansión.

Gundlach también considera que los vehículos de carga serán los primeros en alcanzar la masificación de las unidades eléctricas, seguidos de los vehículos particulares, al utilizar un voltaje más pequeño y también, por ser idóneos para su uso en ciudades, tomando en cuenta la capacidad de las baterías por carga.

La firma de origen alemán actualmente no tiene vehículos para pasajeros eléctricos, pero en el segmento de carga sí. El pasado 4 de octubre en el marco de ExpoTransporte, organizado por la Anpact, la compañía entregó el primer de cinco vehículos de carga a Grupo Modelo, modelo conocido como e-Delivery, con capacidades de 11 y 14 toneladas.

Los especialistas consultados coinciden en que alcanzar la electrificación en el segmento requerirá de un esfuerzo coordinado entre la iniciativa pública y privada, pues son varios los retos a los que se enfrenta.

“Estamos hablando de un proceso más allá de un gobierno, de seis o 12 años, para que se pueda transitar hacia la electromovilidad. Chile lo hizo en no menos de 15 años y es la punta hacia donde tenemos que empezar a ver: tiene un sistema de electromovilidad importante, eficiente, pero que llevó un largo proceso de implementación y operación”, concluye Rosales.

 
Newsletter
Únete a nuestra comunidad. Te mandaremos una selección de nuestras historias.

Ve a tu email y consulta tu suscripción

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad
Publicidad