Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

ETFs, los instrumentos de mayor crecimiento en Bolsa en los últimos 10 años

El número de ETFs listados en el SIC ha crecido en promedio a una tasa anual de alrededor de 20% en la última década.
vie 22 noviembre 2019 05:00 AM
Traders
Los ETF son parecidos a los fondos de inversión, pero con la diferencia de que cotizan en Bolsa como una acción.

¿Qué es mejor que invertir en la acción de una empresa? Invertir en los títulos de decenas de empresas por el mismo precio o hasta más barato. Esta es la principal característica que tienen los fondos de inversión cotizados (los llamados ETFs, por sus siglas en inglés) y la que los ha convertido en uno de los instrumentos favoritos de los inversionistas.

Publicidad

“Los ETFs son instrumentos que le permiten a los inversionistas acceder al mercado financiero de una forma más eficiente. Si quisieras tener exposición a las empresas del S&P500, tendrías que comprar las 500 acciones individualmente y gastar miles de dólares. Con los ETFs solo necesitas comprar uno para tener esa misma exposición,” comenta Omar Morales, director de Inversiones de Fondos de Inversión de Principal Financial Group.

Lee: ¿Qué es el ETF Smart Beta y por qué crece en el mercado?

En el mercado mexicano, los ETFs llegaron en 2004 a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) a través del Sistema Internacional de Cotizaciones (SIC), una plataforma que permite a los inversionistas acceder a instrumentos domiciliados en otras Bolsas.

En los últimos 10 años, el número de ETFs listados en el SIC se ha multiplicado 4.8 veces, y ya representan entre 30% y 45% del volumen de operación del mercado mexicano.

De manera global (al igual que en México) el crecimiento de los ETFs ha sido exponencial. Alicia Arias, vicepresidente de Gestión Patrimonial en BlackRock México, la administradora de activos más grande del mundo, cuenta que desde que se creó el primero -hace alrededor de 30 años- se tardó 13 años en llegar al primer billón de dólares.

Publicidad

“Después de la crisis financiera, los ETFs mostraron uno de sus beneficios más importantes, que es que te permite comprar y vender de una manera fácil, transparente y de bajo costo”, señala Arias. De ahí, llegar al siguiente billón llevó cuatro años, y ahora la industria de ETFs a nivel global está en 5.9 billones de dólares.

También lee: Cuando el miedo llega... los ETF ganan protagonismo

El potencial de crecimiento aún es bastante grande, si se compara el valor de los activos bajo gestión de los ETFs con otros instrumentos como los bonos o las acciones aún representan un porcentaje pequeño. De acuerdo con Arias, el sector de bonos a nivel mundial vale alrededor de 100 billones de dólares, mientras que todas las acciones del mundo valen alrededor de 60 billones de dólares.

“La clave de porqué han crecido tanto y porqué aún tienen potencial es porque lo que hacen es facilitar y democratizar el acceso a los inversionistas”, comenta Morales.

Las ventajas que ofrecen los ETFs son múltiples, pero Arias destaca cinco:

  1. Transparencia. El inversionista en cualquier momento puede saber en qué está invertido los ETFs, ya sea ingresando a la página web del administrador o al buscar el índice que sigue el ETF.
  2. Costo eficiente. Un ETF tiene dos costos, el de administración, que llega a representar un tercio del que se cobra en algunos fondos mutuos, y el de corretaje de entrada y salida, que depende de la casa de bolsa en la que se opere.
  3. Diversificación. Al adquirir un ETF se puede tener acceso a cientos de empresas o bonos. “Los ETFs democratizan la inversión. Tú o yo podríamos invertir desde 50 pesos en comprar un título de un ETF con el que puedes tener acceso a miles de empresas”, dice Arias.
  4. Flexibilidad. No hay un mínimo para entrar o salir, solo haces la operación y estos instrumentos cotizan en todas las bolsas del mundo.
  5. Liquidez. La facilidad de comprar y vender estos instrumentos.
Publicidad

Nada es perfecto y los ETFs también tienen algunas desventajas. Una de las que resalta la especialista de BlackRock tiene que ver con el costo de oportunidad. Los ETF se consideran de inversión pasiva, porque simplemente replican el índice al que te dan exposición, explica Morales. Mientras que una inversión activa es aquella en la que el inversionista busca y selecciona activos financieros basado en su propio criterio y análisis para tratar de obtener un rendimiento superior.

Lee: Estos ETF no permiten que pierdas

Al invertir en ETFs se deja de lado la inversión activa, y la posibilidad de ganar más de lo que te da el índice que replica el ETF. Sin embargo, Arias asegura que son pocas las estrategias que realmente logran tener un rendimiento superior. De acuerdo a un estudio de Morningstar, de un universo de 6,065 fondos, solo 35% logró tener un rendimiento superior a lo que dio el índice.

“Si bien en el mundo de los ETFs vas a tener muchas de opciones, la labor es entender a qué voy a querer estar expuesto como inversionistas para construir el portafolio de la manera más eficiente y más diversificada”, aconseja Morales.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad