Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Praga vive sus mayores protestas "desde el fin de comunismo"

Miles de checos exigen la renuncia del primer ministro de Andrej Babis, un político al que los medios apodan "el Trump checo" por su imperio empresarial y sus tendencias populistas.
lun 24 junio 2019 05:52 PM
Protestas en República Checa
Los organizadores estimaron que alrededor de 250,000 personas tomaron la explanada que da al centro histórico de Praga.
Publicidad

Algunos medios de comunicación checos han apodado al magnate milmillonario "el Trump checo" por su vasto imperio empresarial y sus tendencias populistas.

Los organizadores estimaron que alrededor de 250,000 personas tomaron la explanada que da al centro histórico de Praga, lugar de las protestas masivas que llevaron a la caída del régimen comunista en República Checa hace tres décadas.

Los partidos de oposición llamaron a celebrar un voto de censura que se programó para el miércoles, 26 de junio.

Varios oradores denunciaron a Babis y pidieron su destitución. Otros más criticaron también al presidente del país, Milos Zeman , y urgieron a los asistentes a tomar medidas para proteger la democracia.

Uno de los oradores también mencionó el rol de Babis en el fracaso del intento de la Unión Europea por llegar a un acuerdo sobre el objetivo de cero emisiones de carbono . En una cumbre que se celebró el jueves, 20 de junio, cuatro países, incluida la República Checa, vetaron el objetivo que se planteaba para 2050.

Babis dijo el domingo a la prensa checa que aunque respeta el derecho de la gente a tener una opinión, no entiende las razones de las protestas.

La manifestación fue parte de una serie de protestas contra Babis que se han celebrado desde hace varias semanas.

Se lo ha acusado de fraude relacionado con los subsidios que su antiguo imperio agrícola recibió de la Unión Europea. Tras una investigación, la Policía presentó una denuncia penal en su contra. Los fiscales están evaluando si lo sujetan a proceso y Babis ha negado las acusaciones.

Publicidad

Por otro lado, la Comisión Europea está investigando si Babis tenía un conflicto de intereses por ser primer ministro y propietario de una de las grandes empresas que reciben recursos de la Unión Europea. En un borrador del informe de la Comisión, que se filtró a los medios checos a principios de junio, se señala que las empresas de Babis no debieron haber tenido acceso a los recursos de la Unión Europea y se especula que podría ser necesario que la República Checa devuelva el dinero que recibió.

La Comisión señaló que no haría comentarios sobre auditorías en curso. El Ministerio de Finanzas de República Checa confirmó que había recibido el reporte preliminar de la auditoría, pero no haría más comentarios.

Lee: Johnson vs. Hunt: uno de los dos será el próximo primer ministro británico

Babis rechazó las acusaciones y dijo que la auditoría era "un ataque contra la República Checa". Además de la renuncia de Babis y Benesova, los manifestantes también exigen que el imperio agrícola de Babis, Agrofert, deje de recibir subsidios, condonaciones fiscales, incentivos a la inversión y contratos gubernamentales.

Además de ser primer ministro y magnate agrícola, Babis es propietario de Mafra, una importante editorial checa propietaria de dos de los periódicos más importantes del país. Los manifestantes también quieren que venda su participación en los medios.

Los manifestantes también piden a los legisladores que implementen nuevas salvaguardias al sistema de justicia del país.

Recomendamos: ¿Qué es lo que hace exactamente el Parlamento Europeo?

Publicidad

¿Quién es Babis?

Babis es un personaje polémico en la República Checa. Este magnate multimillonario irrumpió en la política checa en 2012 y se volvió primer ministro en 2017. Su movimiento populista Alianza de Ciudadanos Descontentos (ANO) obtuvo casi el 30% de los votos, casi tres veces más que el partido conservador ODS, que quedó en segundo lugar.

Otra de las controversias que rodean a Babis tiene que ver con su presunto rol de agente de la policía secreta de la era comunista, la StB. A través de documentos archivísticos, unos historiadores identificaron al político, nacido en Eslovaquia, como agente que operaba bajo el nombre clave de Bures.

"Nos parece inaceptable que […] 29 años después de la Revolución de Terciopelo, un agente de la StB llegara a ser primer ministro de nuestro país. No fingiremos que es normal, exigimos su renuncia", dijeron los organizadores de las protestas.

Pese a las controversias, Babis sigue siendo relativamente popular entre los electores checos. La ANO fue la clara ganadora de las recientes elecciones al Parlamento europeo al asegurar el 21% de los votos.

Los organizadores ya llamaron a más protestas.

Tomas Etzler contribuyó con este reportaje.

Publicidad
Publicidad