Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El brexit nubla el panorama para un TLC entre EU y Reino Unido

El gobierno estadounidense busca un tratado con Reino Unido, pero enfrenta impedimentos políticos y debe esperar a que concluya el ‘brexit’.
sáb 08 junio 2019 07:08 AM
Acuerdo comercial entre EU y Reino Unidos
Gran Bretaña no puede iniciar negociaciones con los socios potenciales hasta que abandone la Unión Europea.
Julia Horowitz

LONDRES (CNN)- El presidente estadounidense, Donald Trump, quiere un acuerdo comercial con Reino Unido. Pero conseguirlo será extremadamente difícil.

Un acuerdo comercial con Estados Unidos ha sido promocionado como un beneficio potencial de que Gran Bretaña abandone la Unión Europea (UE). Trump y la ahora primera ministra interina británica, Theresa May, enfatizaron la promesa de un acuerdo durante una conferencia de prensa conjunta el martes.

Pero Gran Bretaña no puede iniciar negociaciones con los socios potenciales hasta que abandone la Unión Europea, y los planes del país para el brexit están en ruinas. May renunció este viernes y lo que suceda a continuación son solo suposiciones .

Publicidad

Lee: FMI mejora pronóstico económico de EU pero ve riesgos por disputas comerciales

Una vez que las discusiones formales sobre un acuerdo comercial entre Estados Unidos y Reino Unido puedan comenzar, es probable que duren años y podrían estar condenadas al fracaso por un conjunto espinoso de asuntos políticos.

“Bajo el estado actual de las cosas, realmente no hay mucho invertido en esto”, dijo Marc Busch, profesor de Diplomacia de Negocios Internacionales de la Universidad de Georgetown.

Gran relación, grandes obstáculos

La Unión Europea es el mayor socio económico de Gran Bretaña, ya que representa el 49.4% de su comercio. Estados Unidos ocupa el segundo lugar, con el 14.7% del comercio total de bienes y servicios de Reino Unido.

El comercio entre los dos países superó los 262,000 millones en 2018, según datos de Estados Unidos. Las exportaciones estadounidenses de bienes y servicios totalizaron 141,000 millones de dólares (mdd), al producir un modesto superávit de 20,000 mdd. Las inversiones suman alrededor de 1 billón de dólares, y 1 millón de personas de cada país son empleadas por empresas del otro país.

Publicidad

May dijo que ella y Trump tuvieron “discusiones positivas” sobre un ambicioso acuerdo comercial. Trump agregó que el acuerdo sería “fenomenal”, lo que conduciría a un intercambio que sería “dos y hasta tres veces más de lo que estamos haciendo en este momento”.

Sin embargo, muchas de las demandas hechas por el gobierno de Trump parecen ser motivo de rechazo en Gran Bretaña. Trump dijo que todos los sectores de la economía estarán “sobre la mesa” durante las negociaciones.

Lee: Las tensiones comerciales frenan a la economía mundial, advierte el BM

Eso incluye sectores contenciosos como la agricultura. El gobierno de Trump ha dicho que quiere asegurar un “acceso integral” a los productos agrícolas en Gran Bretaña mediante la reducción o eliminación de aranceles.

Sin embargo, eliminar esas barreras podría abrir la puerta de Gran Bretaña a los cultivos modificados genéticamente y a la alimentación animal con antibióticos, que están prohibidos en la Unión Europea, pero son comunes en Estados Unidos.

Tal medida sería impopular en Reino Unido, donde los políticos y los medios de comunicación a menudo expresan su preocupación sobre la introducción de pollo estadounidense que ha sido lavado con cloro.

Publicidad

Trump también indicó que el sistema de salud británico financiado con fondos públicos, el National Health Service (NHS), podría ser parte de las negociaciones.

David Henig, director del UK Trade Policy Project y exfuncionario de comercio del Reino Unido, dijo que la idea de que “los capitalistas estadounidenses quieran desmantelar el NHS” no será bien recibida.

Liam Fox, secretario de comercio internacional británico y partidario del brexit, dijo a la BBC el martes que “la regulación de los servicios públicos es una clara exención en lo que respecta a los acuerdos comerciales”.

Más tarde, Trump suavizó su tono y dijo el miércoles en una entrevista televisiva con Good Morning Britain que ya no considera que el servicio de salud sea “parte del comercio”.

¿Europa o Estados Unidos?

Gran Bretaña actualmente hace negocios con el mundo en los términos negociados por la Unión Europea, que maneja las relaciones comerciales con los terceros países para sus miembros.

Abandonar el bloque, lo cual en sí mismo está lejos de ser algo seguro debido a la crisis política en Reino Unido, le permitiría al país negociar sus propios acuerdos comerciales.

Pero alejarse demasiado de la Unión Europea tendría consecuencias.

Lee: Economistas temen una recesión de Estados Unidos en 2020

Los socios en la negociación, incluidos Estados Unidos, buscarán obtener concesiones de Gran Bretaña que pueden incluir cambios en los estándares de seguridad y medioambientales que son comunes en toda la Unión Europea.

Eso alejaría aún más a Gran Bretaña de su mayor socio comercial y dificultaría evitar los controles fronterizos entre Irlanda e Irlanda del Norte, que es parte de Reino Unido.

Actualmente no hay controles físicos o infraestructura en la frontera, y su reimposición podría poner en peligro el Acuerdo de Viernes Santo de 1998 que ayudó a traer la paz a la isla después de tres décadas de conflicto.

Nancy Pelosi, la principal demócrata en la Cámara de Representantes de Estados Unidos, dijo en abril que no habría un acuerdo comercial con Reino Unido si se causara algún daño al acuerdo del Viernes Santo.

“Hay puntos en los que debes elegir entre Estados Unidos y la UE”, dijo Henig. “El gobierno no ha decidido en qué dirección quiere ir”.

¿Socio poco fiable?

Los políticos del Reino Unido que apoyan el brexit a menudo señalan un posible acuerdo comercial con Estados Unidos como prueba de que el país no necesita a la Unión Europea.

Aunque Trump anteriormente había prometido a Reino Unido un “acuerdo muy, muy importante, y muy rápido”, Estados Unidos entrará en las negociaciones como una superpotencia económica sin una necesidad particular de cerrar un acuerdo.

Lee: México busca desactivar amenaza comercial de Trump antes del 10 de junio

El enfoque de Trump para las conversaciones comerciales también podría dificultar las cosas para Reino Unido. El presidente estadounidense amenaza con imponer aranceles de hasta el 25% sobre todos los bienes de México si el país no detiene el flujo de inmigrantes indocumentados a Estados Unidos.

Eso ocurre después de que los países llegaron a un acuerdo comercial, el T-MEC, junto con Canadá.

“Es casi un misterio cómo [el gobierno de Reino Unido] podría colaborar con el gobierno de Trump y confiar en saber lo que está recibiendo”, dijo Busch.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad