Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Los 22 distritos clave para las elecciones en Reino Unido

En en esta país no hay comicios nacionales propiamente dichos, sino una elección por cada uno de los 650 distritos electorales, así que te decimos a cuáles debes poner atención.
mar 10 diciembre 2019 06:46 PM
Elecciones clave
El Partido Conservador del primer ministro Boris Johnson buscará arrebatarle distritos al Partido Laborista de Jeremy Corbyn.

En Reino Unido pasan cosas raras el día de las elecciones .

Hace dos años y medio, Theresa May , muy segura de sí, descubrió que había hecho una apuesta muy mala al convocar a elecciones anticipadas contra Jeremy Corbyn, líder laborista al que creía impopular. El error le costó la mayoría al Partido Conservador en el Parlamento y la dejó maniatada por el resto de su mandato ineficiente, incapaz de lograr que se aprobara el Acuerdo de Retirada con el que se habría concretado en brexit.

Publicidad

En 2015, tanto el entonces primer ministro, David Cameron , como los demócratas liberales de Nick Clegg se sorprendieron cuando descubrieron que los conservadores de Cameron aniquilaron a sus aliados de la coalición, con lo que repentinamente fue posible que gobernaran por su cuenta. (Es probable que el resultado de esas elecciones desembocara en el referéndum del brexit en 2016 y todos sabemos qué pasó cuando se llevó a cabo la votación).

Cinco años antes, aunque pocos se sorprendieron cuando el Partido Laborista de Gordon Brown perdió su mayoría y los conservadores de Cameron salieron airosos, lo que sorprendió fue que las elecciones arrojaron lo que se conoce como "parlamento indeciso", es decir, que ningún partido tenía la mayoría y Cameron tuvo que recurrir a Clegg y a sus demócratas liberales para formar un gobierno.

¿Entonces qué va a pasar la noche del jueves, 12 de diciembre?

La respuesta más franca es que nadie lo sabe.

Recomendamos: Los cambios enormes que traerá Corbyn si gana las elecciones en Reino Unido

A los políticos les gusta decir que la única encuesta que importa es la que se lleva a cabo el día de las elecciones; dado lo difícil que es llevar a cabo sondeos en Reino Unido, es más cierto que nunca. (Piensen un poco en los encuestadores: si llevan a cabo sondeos en un país que no tiene elecciones nacionales propiamente dichas, sino que tiene 650 elecciones diferentes, una por cada distrito del Parlamento, hacer sondeos de 650 elecciones sería una tarea titánica).

Publicidad

Las elecciones británicas son encantadoramente anticuadas en cuanto a procedimiento. Los electores se presentan en su casilla, dan su nombre (no les piden identificación ni credencial para votar), los funcionarios de casilla lo cotejan con su lista maestra y luego le entregan la boleta al elector. El elector entra en una cabina, marca con una X el nombre del candidato de su elección y luego mete la boleta en una urna.

Una vez que las casillas cierran, los funcionarios llevan las boletas al centro de conteo del distrito, en donde abren las urnas y vierten las boletas en mesas para que el personal las cuente a mano lo más rápido que puedan, generalmente mientras los mismos candidatos están presentes, con escarapelas en el pecho —que representan a sus partidos—, esperando a que se anuncie al ganador en las primeras horas del día siguiente.

Lee: ¿Puede un Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos salvar al Reino Unido?

Es un drama espectacular, pero en esta era de gratificación instantánea, también toma mucho tiempo.

Entonces, mientras se cuentan las boletas, les dejamos una lista de los distritos clave a los que hay que estar atentos. Lee más sobre ellos a continuación.

Democracia y monarquía, así es el sistema político de Reino Unido

Para que Boris Johnson y los conservadores tengan una buena noche:

Kensington: Este elegante barrio londinense tiene la mayoría laborista más pequeña del país. La laborista Emma Dent Coad se los arrebató a los conservadores en 2017 por tan solo 20 votos. Los conservadores esperan recuperarlo, pero los demócratas liberales, que se oponen al brexit, también tratarán de quedarse con todos los escaños que puedan en los distritos londinenses que están a favor de la permanencia en la Unión Europea.

Publicidad

Dudley Norte: Este distrito a favor del brexit, en las afueras de Birmingham, es la clase de distrito que los conservadores esperan ganar como parte de su campaña para derribar el muro laborista en las Tierras Centrales. El laborista Ian Austin se lo quedó por solo 22 votos tras una reñida carrera con los conservadores en 2017.

Norfolk Norte: Norman Lamb se quedó con el distrito por más de 3,500 votos en 2017, pero era un demócrata liberal inusual porque su postura a favor de la permanencia en la Unión Europea no era radical. Este año no buscará reelegirse, así que es probable que los conservadores crean que tienen una buena perspectiva aquí.

Sedgefield: Este distrito, situado en lo más profundo del noreste laborista de Inglaterra, será una prueba para el atractivo del lema "concretar el brexit" de Johnson. El laborista Phil Wilson se quedó con el distrito por una cómoda ventaja de 6,059 votos en 2017. Si los laboristas pierden, les espera una noche muy mala.

Parlamento británico alerta sobre interferencia rusa en sus elecciones

Walsall Sur: Este debería ser un distrito definitivamente laborista, ya que Valerie Vaz se quedó con él por 8,892 votos en 2017. Sin embargo, algunas proyecciones indican que si los partidarios del brexit apoyan masivamente al Partido Conservador, los Tories podrían quedárselo. Si eso pasa, será una derrota aplastante para los laboristas.

Para que Jeremy Corbyn y los laboristas estén contentos la noche de las elecciones:

Southampton, Itchen: Esta es la mayoría conservadora más pequeña de todo el país. Se la quedó Royston Smith en 2017 por tan solo 31 votos. Si los laboristas pueden arrebatárselas a los Tories, quedarán felices.

Hastings y Rye: Amber Rudd, otrora secretaria de Estado conservadora y aliada de Theresa May, se quedó con este distrito de la costa sur por una ventaja dramática de 346 votos en 2017. Sin embargo, Rudd renunció al partido por una disputa con Boris Johnson, este año, y no buscará la reelección. Quitarles este distrito a los conservadores les dará impulso a los laboristas.

Recomendamos: El 'brexit' aún no se concreta, pero ya ha transformado al Reino Unido

Chipping Barnet: Otro de los distritos que una de las principales conservadoras retuvo con las uñas en las elecciones pasadas. Los laboristas ganaron terreno sobre la titular, Theresa Villiers, tanto en 2015 como en 2017, y perdieron por tan solo 353 votos en las elecciones pasadas en esta zona del norte de Londres que está a favor de la permanencia en la Unión Europea. Esta es la clase de distrito que los laboristas tienen que ganar para poder tener una noche buena.

Middlesborough Sur y Cleveland Este: Los conservadores ganaron inesperadamente este distrito, un centro industrial en el noreste de Inglaterra, en 2017, cuando se lo arrebataron a los laboristas por apenas 1,020 votos. Si este distrito, que está a favor del brexit, regresa a las filas de los laboristas este año, será buena señal para Corbyn.

Kingswood: Situada justo a las afueras de Bristol, Kingswood, una ciudad firmemente pro-permanencia, cambió a los laboristas por los conservadores en 2010, quienes se quedaron cómodamente con el distrito en 2017, cuando el Partido por la Independencia del Reino Unido (UKIP) perdió colosalmente. Si los laboristas recuperan este distrito, se perfilarán a tener una noche excelente

Para que Jo Swinson y los demócratas liberales sonrían el viernes por la mañana:

Richmond Park: Zac Goldsmith conservó este distrito acomodado de Londres por tan solo 45 votos en 2017. Jo Swinson, líder de los demócratas liberales, ha centrado toda su campaña en la cancelación del brexit y esta es la clase de distrito en la que su mensaje podría penetrar.

St. Ives: Es un hermoso distrito costero en Cornualles, en donde los conservadores triunfaron sobre sus contendientes, los demócratas liberales, en 2017, cuando el UKIP perdió apabullantemente. Sin embargo, Derek Thomas ganó por solo 312 votos y luego, los demócratas liberales les dieron batalla para recuperar el distrito que controlaron de 2010 a 2015. Si pierden aquí, será mala señal para el partido de Swinson.

Finchley y Golders Green: En condiciones normales, este distrito no estaría en la mira de los demócratas liberales: llegaron en distante tercer lugar en una carrera muy reñida entre los laboristas y el popular titular conservador, Mike Freer, en 2017. Sin embargo, Luciana Berger, prominente desertora del Partido Laborista, se está postulando como demócrata liberal en este distrito con la esperanza de que su firme postura antisemita penetre en uno de los distritos más judíos del país. Dato curioso: este fue el distrito de Margaret Thatcher… o más o menos, dado que los límites se han modificado levemente desde su época.

Chelsea y Fulham: Este distrito es probablemente muy complicado para los demócratas liberales: el titular conservador, Mike Hands, lo ganó por 8,188 votos. Sin embargo, este barrio del centro de Londres votó mayoritariamente por la permanencia en la Unión Europea en 2016. Si los demócratas liberales se lo quedan luego de haber terminado en tercer lugar en 2017, quiere decir que su mensaje anti-brexit está cobrando fuerza y que tendrán un desempeño sólido.

Mientras tanto, en Escocia…

Fife Noreste: Este es el distrito más marginal del país y Stephen Gethins lo ganó para el Partido Nacional Escocés en 2017 por —redoble de tambores— dos votos. Estadísticamente, su margen de victoria sobre los demócratas liberales fue del 0.0%.

Renfrewshire Este: Este distrito cambió de manos en las dos elecciones anteriores: el Partido Nacional Escocés se lo quitó a los laboristas en 2015 y los conservadores se lo quitaron al PNE dos años después. Paul Masterton tiene una mayoría de 4,712 votos, pero el declive constante del voto laborista en Escocia podría provocar que el PNE recupere este distrito.

Aberdeenshire Este y Kincardine: Un distrito inusual, en el que cuatro partidos suelen obtener resultados respetables. El PNE compite con los tres principales partidos nacionales. Los demócratas liberales lo ganaron en 2005 y en 2010; el PNE se lo quedó en 2015 y los conservadores lo ganaron en 2017. El voto táctico o el declive del voto laborista o demócrata liberal podrían ponerlo de vuelta en las filas del PNE.

Y en Irlanda del Norte…

Belfast Norte: Irlanda del Norte no suele ser un elemento clave de la política en Westminster, pero las desastrosas elecciones de Theresa May, en 2017, le dieron poder de decisión al Partido Democrático Unionista de esta provincia. El partido nacionalista irlandés Sinn Fein espera quitarle este distrito al líder del PDU en Westminster, Nigel Dodds, quien ganó en 2017 por una mayoría de 2,081 votos. Pero es significativo que otro partido nacionalista irlandés, el Partido Socialdemócrata y Laborista (PSL), no esté postulando a un candidato a este distrito. Aparentemente es una táctica para ayudar al Sinn Fein, que no se presenta a sesionar en Londres cuando gana.

Belfast Sur: Igual que Belfast Norte, pero al revés: Sinn Fein no postuló candidato en este distrito, aparentemente con la intención de ayudar al PSL a echar del cargo a Emma Little Pengelly del PDU, quien ganó por 1,996 votos en 2017.

También vale la pena estar atentos a:

Hartlepool: Este distrito del noreste industrial, laborista de hueso colorado, es un objetivo clave del Partido por el Brexit. Su presidente, Richard Tice, se postula en este distrito con la esperanza de echar al laborista Mike Hill. El UKIP quedó en un respetable segundo lugar en 2015, así que si el Partido por el Brexit no puede ganar aquí, no sabemos en donde pueda ganar.

Isle of Wight: Este debería ser un distrito franco para el conservador Bob Seely, quien lo ganó con una mayoría de 21,069 votos en 2017. Sin embargo, si el Partido Verde ha de ganar un segundo escaño en donde sea (tienen Brighton Pavilion), esta es probablemente su mejor opción: quedaron en un sólido tercer lugar en 2017 y los demócratas liberales se hicieron a un lado para abrirles camino este año en una "alianza por la permanencia". Sin embargo, las probabilidades están en su contra.

Uxbridge y South Ruislip: El distrito de Boris Johnson. Hay una campaña estudiantil para derrocarlo y aunque nunca ha pasado que un primer ministro en funciones pierda su distrito, sería muy interesante que ocurriera.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad