Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

El 'brexit' aún no se concreta, pero ya ha transformado al Reino Unido

La salida del país de la Unión Europea aún divide a los británicos entre quienes defienden la permanencia en el bloque y quienes no.
jue 31 octubre 2019 02:04 PM
Inmigrantes
Para convencer al electorado británico, los partidarios del brexit argumentaron principalmente que era una oportunidad de recuperar el control sobre las políticas inmigratorias del país.

Ivana Kottasová

LONDRES- El pueblo británico votó por separarse de la Unión Europea hace más de tres años y cuatro meses; desde entonces, el país ha estado peleando por la forma en la que lo hará.

Se suponía que Reino Unido se separaría del bloque este jueves 31 de octubre, una fecha límite muy anunciada. Sin embargo, los parlamentarios británicos, desesperados por evitar un brexit sin acuerdo, obligaron al primer ministro Boris Johnson a pedirle a Bruselas una tercera prórroga .

Publicidad

La Unión Europea concedió una prórroga de tres meses el lunes, 28 de octubre, lo que significa que Reino Unido seguirá siendo parte del bloque, con todas sus ventajas y obligaciones, hasta el 31 de enero de 2020. Antes de eso, está la pequeña cuestión de las elecciones generales que se llevarán a cabo en Reino Unido el 12 de diciembre.

Visto desde afuera, las cosas todavía no cambian tanto. Pero desde adentro, Reino Unido ha pasado por una transformación radical y a veces desagradable. El referéndum de junio de 2016 desencadenó una serie de acontecimientos que han afectado muchos aspectos de la vida en el país.

Lee: Los 2 caminos dolorosos para el Reino Unido con o sin brexit

El brexit sigue siendo extremadamente divisivo. Los sondeos de opinión indican que el país está prácticamente partido por la mitad entre quienes quieren salir de la Unión Europea lo más pronto posible y quienes siguen esperando a que el país siga en el bloque de alguna manera.

Este debate no siempre ha sido civilizado. Algunos sectores de la prensa han llamado "saboteadores" a los políticos que promueven una versión más suave del brexit, mientras que la oposición ha acusado al gobierno de orquestar un "golpe". Se tilda a los jueces de "enemigos del pueblo" por fallar en contra del gobierno. Las estadísticas oficiales de la Oficina del Interior de Reino Unido indican que los crímenes de odio aumentaron durante e inmediatamente después del referéndum.

Publicidad

La Oficina del Interior señaló que aunque los delitos de odio se redujeron en parte gracias a que se denuncian más, ha habido incrementos luego de ciertos acontecimientos, "tales como el referéndum sobre la Unión Europea y los atentados terroristas de 2017". Estos crímenes van de acoso verbal a asesinato. Justo antes del referéndum, un hombre de posturas de extrema derecha asesinó a Jo Cox, parlamentaria laborista y prominente activista por la permanencia en la Unión Europea .

¿Qué significa ser británico frente al Brexit? Este fotógrafo lo demuestra

Adiós y buena suerte

La inmigración fue el tema más importante para los electores antes del referéndum, según una encuesta de Ipsos Mori. Según las reglas de la Unión Europea, los ciudadanos de cualquier Estado miembro pueden trabajar y vivir en cualquier parte del bloque sin necesitar una visa. Para convencer al electorado británico, los partidarios del brexit argumentaron principalmente que era una oportunidad de recuperar el control sobre las políticas inmigratorias del país.

Este discurso hostil, aunado a la incertidumbre jurídica desde que se llevó a cabo la votación, ha provocado que Reino Unido sea un destino menos popular entre los habitantes de los otros Estados de la Unión Europea. Cada vez son menos los europeos que llegan al país y muchos de los que vivían ahí se están yendo.

Jay Lindop, directora del Centro para la Migración Internacional de la Oficina Nacional de Estadística de Reino Unido, señaló que los patrones migratorios han cambiado desde el referéndum sobre la pertenencia a la Unión Europea.

Publicidad

"Aunque sigue sumando a la población en general, la migración neta de la Unión Europea ha caído a un nivel que no se había visto desde 2009", señaló Lindop. "Ahora vemos que cada vez son más los ciudadanos de la UE8 —aquellos que vienen de países del centro y el este de Europa, por ejemplo, Polonia— que se van de Reino Unido que los que llegan", agregó.

La decisión de escindirse de la Unión Europea también ha tenido un efecto profundo en los bolsillos de la gente . El valor de la libra británica bajó considerablemente después de la votación porque a los inversionistas les preocupaban sus efectos. Eso provocó que las mercancías de importación y los viajes al extranjero fueran mucho más caros para los británicos. La debilidad de la libra ha provocado que la inflación aumente. Cuando los precios suben más rápido que los salarios, la gente empobrece. Esta tendencia se ha revertido aunque Reino Unido está en el limbo de las demoras y la incertidumbre; sin embargo, el valor de la libra sigue siendo inestable.

Además, como la economía británica se basa en gran medida en el gasto del consumidor, la presión sobre este se traduce en un revés para la economía en general. Reino Unido pasó de ser una economía puntera entre las mayores economías del mundo a una de las más débiles.

Lee: La economía y los negocios sufren por la tercera postergación del 'brexit'

Las divisiones se agudizan

Cuando el ex primer ministro David Cameron convocó al referéndum, en 2016, estaba cumpliendo una promesa que hizo antes de las elecciones generales de 2015. Su compromiso de llevar a cabo una votación sobre la pertenencia a la Unión Europea le sirvió para amarrar una mayoría franca para su segundo mandato luego de presidir un gobierno de coalición con los demócratas liberales.

El Partido Conservador de Cameron ha estado dividido en su enfoque ante la Unión Europea desde hace décadas y uno de los motivos clave para celebrar esa votación era unir al partido. En términos sencillos, Cameron esperaba ganar el referéndum y dejar ese tema por la paz. Pero eso salió espectacularmente mal.

Cameron y su sucesora, Theresa May, perdieron su empleo por el brexit. El Partido Conservador ha estado aún más dividido desde la votación y los partidarios del brexit están enfrentados con los que quieren quedarse en la Unión Europea.

La mayoría parlamentaria que Cameron logró en 2015 ha desaparecido. May perdió la mayoría absoluta en las elecciones anticipadas de 2017, mismas a las que convocó con la esperanza de consolidar una mayoría más nutrida. Esa mayoría se redujo aún más con el actual primer ministro Johnson, ya que más parlamentarios renunciaron o los despidieron por su proceder en el brexit.

En un intento por romper el estancamiento político, Reino Unido ahora se dirige a las terceras elecciones generales en cuatro años, mismas que se llevarán a cabo en diciembre. Mientras esté claro, el resultado de esta votación por fin podría dar claridad al futuro del brexit. Pero una cosa es segura: no todos estarán contentos.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad