Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

La pandemia de coronavirus crece fuera de control en el sur de EU

El aumento de contagios en estados como California, Arizona, Texas y Florida puede hacer que las autoridades locales vuelvan a implementar medidas de restricción para contener el brote.
jue 25 junio 2020 11:13 AM
Recomendamos
Arizona ha visto cuadruplicados sus casos confirmados de COVID-19 desde que la orden de confinamiento expiró el 15 de mayo.

Aumentos récord de casos, alza de hospitalizaciones y enfermos cada vez más jóvenes: el sur de Estados Unidos, de Florida a California, se ha convertido en el epicentro del coronavirus en el país y sus autoridades locales amenazan con imponer nuevas restricciones.

Casi cuatro meses después de reportar su primera muerte por COVID-19, Estados Unidos se enfrenta a una profunda crisis sanitaria a medida que más jóvenes contraen el virus y los expertos advierten que la situación es crítica.

Publicidad

El inmunólogo en jefe de la Casa Blanca, Anthony Fauci, dijo que esta nueva oleada de casos era "preocupante" y que "las próximas dos semanas serán críticas".

Los dos primeros epicentros de la pandemia en el país, Nueva York y Nueva Jersey, así como el vecino estado de Connecticut, decretaron el miércoles cuarentena obligatoria para quienes viajen desde los nuevos focos nacionales.

Más de 35,900 casos se registraron en las últimas 24 horas, según un recuento de la Universidad Johns Hopkins, mientras varios estados han tenido récord diarios en la última semana.

Florida sufrió un aumento récord el miércoles, con más de 5,500 casos nuevos. El martes, Arizona, California, Misisipi y Nevada tuvieron sus alzas máximas, mientras que Texas alcanzó su cota más elevada el lunes.

Nueva York se normaliza con prudencia mientras el virus avanza en otros estados

En este último estado, donde la reapertura fue una de las más agresivas en el país, el gobernador Greg Abbott dijo que ante la "desenfrenada" propagación del virus, el lugar "más seguro" era quedarse casa, y que de ser necesario salir, se recomendaba el uso de la mascarilla.

"Si no somos capaces de frenar la propagación en las próximas semanas, tendremos que reevaluar el grado de apertura de los negocios", dijo al canal local de NBC. "Si no se contiene... estará completamente fuera de control".

"Ahora está claro que Texas no es inmune al COVID-19", añadió este responsable aliado del presidente Donald Trump, quien se ha felicitado por su parte por el "gran trabajo" hecho por su gobierno para contener el virus.

Publicidad

Aunque Estados Unidos parecía haber frenado el brote en mayo, lo que llevó a muchos estados a levantar las restricciones a la actividad social y económica, el virus se está desplazando hacia zonas rurales y otras áreas en las que no había penetrado con profundidad inicialmente.

El aumento de casos del martes es el más alto desde que se tocó un pico de 36,426 nuevas infecciones el 24 de abril.

El virus está renovando también su avance en estados que reabrieron pronto para aliviar el devastador efecto de las restricciones sobre las economías locales, como la tejana.

Texas atribuye el incremento al feriado por el día de los caídos, que llevó a miles de personas a playas y otros espacios públicos, así como a las celebraciones por las graduaciones escolares.

En California -que solo el martes registró 7,149 nuevos casos, un récord que empuja el total de positivos a 190,222 con 5,632 fallecimientos- el gobernador Gavin Newsom dijo que un incremento era "esperable" también por las masivas protestas por la muerte del afroestadounidense George Floyd.

"No podemos seguir haciendo lo que hemos hecho en las últimas semanas", dijo el miércoles en una rueda de prensa virtual. "Muchos desarrollamos un poco de fiebre del encierro. Algunos desarrollaron un poco de amnesia. Otros, francamente bajaron la guardia".

En la turística Florida, que el 10 de junio reabrió las playas, se registró un récord de nuevos infectados (5,508) y el lunes superó la barrera de los 100,000 casos positivos.

Publicidad

El gobernador, Ron DeSantis, lamentó la "verdadera explosión de nuevos casos entre la juventud" -la edad promedio es de 33 años- y advirtió que los bares y restaurantes que no siguen las reglas de distanciamiento social corren el riesgo de perder sus licencias de venta de alcohol.

Pero se negó a imponer una orden obligando el uso de mascarillas, como en otros estados.

Aunque en el populoso condado de Miami ya es obligatorio desde el martes, al igual que en Orlando, Tampa y los célebres Cayos de la Florida, en el extremo sur, donde el no no llevar barbijo conlleva multas de hasta 500 dólares.

Los trabajadores de Disney World en ese estado, el parque de atracciones más visitado del mundo, pidieron atrasar su reapertura prevista para mediados de julio, según CNN.

Disney informó este miércoles que la fecha que tenía prevista para abrir Disneyland en California -que aún requería autorización de las autoridades- sería atrasada.

Otros estados del sur como Arizona, las Carolinas, Oklahoma y Arkansas también están registrando aumentos en sus nuevos contagiados.

Arizona ha visto cuadruplicados sus casos confirmados de COVID-19 desde que la orden de confinamiento expiró el 15 de mayo, y acá también, los principales infectados ahora son los jóvenes.

Tiene un promedio semanal de 39 nuevos casos por cada 100,000 residentes, el más alto del país.

Pero estas cifras no impidieron que el presidente Donald Trump, en plena campaña de reelección, organizara un mitin el martes en la ciudad más grande de Arizona, Phoenix, donde la mayoría de los asistentes no llevaban máscaras ni practicaron distanciamiento social.

Trump dice que el muro fronterizo ha detenido incluso la covid-19
No videos available

La asesora de la Casa Blanca Kellyanne Conway reconoció el miércoles que está habiendo "alzas en puntos críticos" ahora que la gente está volviendo al trabajo y se está reuniendo socialmente, pero dijo a periodistas que "nadie está hablando (...) de un segundo cierre económico".

Los casos aumentaron un 25% la semana pasada, con un repunte de más del 50% en nuevas infecciones en 10 estados, según un análisis de Reuters.

Aunque algunos de los incrementos pueden ser atribuidos a un aumento de los tests, los números no se correlacionan. La cantidad promedio de tests ha subido un 7,6% en los siete últimos días, según datos de The COVID Tracking Project, mientras que el número promedio de nuevos casos se elevó un 30%.

Con información de AFP y Reuters

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad