Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Donald Trump visita por última vez el muro, su gran promesa inconclusa

El presidente saliente de Estados Unidos insta a Joe Biden, su sucesor, a mantener las medidas migratorias, pues revertirlas significaría una "calamidad absoluta" en términos de seguridad.
mar 12 enero 2021 06:33 PM
Gracias a México
Donald Trump agradeció al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, su amistad y su apoyo en el control fronterizo.

Donald Trump realizó este martes su última visita como presidente de Estados Unidos al muro fronterizo con México. Esta polémica obra de infraestructura fue su gran promesa antiinmigrante, al punto que “Construye el muro” era uno de los principales eslogan que sus seguidores coreaban en campaña. Aunque el republicano presume que la construcción está terminada, la realidad está muy lejos.

El presidente saliente de Estados Unidos pronosticó una “calamidad absoluta” para que la seguridad la salud pública del país si el mandatario electo, Joe Biden, revierte sus políticas migratorias y no sigue construyendo el muro con México.

Publicidad

"Eso será una calamidad absoluta para la seguridad nacional, la seguridad pública y la salud pública. Destruirá millones y millones de empleos y se llevará miles de vidas inocentes", añadió Trump este martes durante una visita a El Alamo, Texas.

Un "maremoto"de migrantes

En su última visita, Trump volvió a utilizar la retórica inmigrante que lo impulso a la Casa Blanca en 2016. Aseguró que conservar sus medidas impedirá que se desate un “maremoto” de migrantes en la frontera con México.

"Si se revierten nuestras medidas en la frontera, se desatará un maremoto de inmigración ilegal, una ola como la que nunca hemos visto, y puedo decirles que ya están empezando a venir olas desde una distancia de 2,000 y 1,000 y 500 millas, vemos que vienen”, dijo.

Así, Trump recuperó dos de sus mensajes más comunes sobre la migración: que todos los inmigrantes indocumentados son criminales, sin matices, y su argumento de que la restricción al asilo ha permitido contener la expansión del COVID-19, a pesar de que Estados Unidos encabeza las cifras de contagios y muertes por la enfermedad a nivel mundial.

Incluso, el mandatario aseguró que “en el otro lado, en México, están sufriendo mucho con el virus”. El país latinoamericano está en el Top 10 de casos acumulados y decesos por el COVID-19, pero aún se encuentra muy lejos de los 22 millones de contagios y las 379,551 muertes de su vecino.

Publicidad

El republicano, que alimentó una retórica antiinmigración desde su campaña a la Casa Blanca, instó a Biden a mantener en pie los acuerdos de "tercer país seguro", que Trump ha firmado con Guatemala, Honduras y El Salvador y que permiten a Estados Unidos deportar a los refugiados que llegan a su territorio y no han pedido asilo en el primer país que pisaron al salir de su nación de origen.

"Qué desastroso sería si los eliminan, he oído que lo están pensando. Espero que no lo hagan, sería un despropósito absoluto para nuestro país", subrayó Trump.

Una promesa de campaña

El día que anunció sus intenciones de lanzarse a la presidencia de Estados Unidos, en 2015, el magnate inmobiliario dijo que México no enviaba a sus mejores personas al país norteamericano, sino que enviaba a “ladrones” y “violadores”. Ese fue el primer aviso del tono antiinmigrante que su campaña y su presidencia tendrían.

"Voy a construir el muro más grande que jamás hayan visto. Será un muro de Trump, un muro magnífico", aseguró el magnate inmobiliario durante la campaña presidencial de 2016.

La barrera, a lo largo de los 3,200 kilómetros de frontera con México, tenía por objeto proteger al país de los migrantes ilegales, los delincuentes y los narcotraficantes, dijo.

México "pagará el muro, 100%", aunque los mexicanos "no lo sepan todavía", prometió.

Publicidad

Cumplida solo parcialmente

"Promesa hecha, promesa cumplida", dijo la Casa Blanca el martes mientras Donald Trump viajaba a Texas para celebrar la finalización de más de 700 kilómetros del muro.

Pero un tercio de la frontera ya tenía un muro o barrera antes de que Trump llegara al poder.

Los avances son principalmente mejoras o refuerzos de estructuras existentes.

Las autoridades no han dado detalles pero, según los medios estadounidenses, solo unos 20 kilómetros serían nuevas construcciones.

De hecho, extender el muro es más complejo, porque es necesario recuperar terrenos que generalmente pertenecen a entidades privadas, lo que constituye un rompecabezas legal.

Según el Departamento de Seguridad Nacional, se han iniciado las obras en 300 kilómetros adicionales y 240 se encuentran en la fase de preconstrucción.

Más que un muro, generalmente son barreras metálicas equipadas con equipos tecnológicos (luces, cámaras, etc.) para identificar los movimientos de migrantes ilegales.

El presidente electo, Joe Biden, ha dicho que "no se construirá ni un kilómetro más" durante su mandato. No especificó si interrumpirá los proyectos iniciados.

Spoiler: México no lo pagó

La promesa de que el muro sería financiado por México tampoco se cumplió. Esta insistencia del magnate lo llevó a tener una relación muy tensa con el ex presidente mexicano Enrique Peña Nieto, que le pidió que dejara de mencionar el tema en público durante una llamada telefónica que fue filtrada al Washington Post en 2017.

Trump ha mantenido una relación cordial con el sucesor de Peña Nieto, Andrés Manuel López Obrador, a quien agradeció este martes por su “amistad” y por su apoyo para el control de la promesa común. Sin embargo, tampoco este gobierno mexicano dio un peso para la edificación de la barrera.

En realidad, el republicano ha pagado la construcción del muro con el dinero de los contribuyentes de su país. El Congreso estadounidense ha liberado más de 5,000 millones de dólares desde 2016 para financiar el muro.

Pero los demócratas, que recuperaron el control de la Cámara de Representantes a medio mandato, no estuvieron dispuestos a asignar más fondos al proyecto.

El enfrentamiento provocó 35 días de cierre parcial de la administración federal (shutdown) a finales de 2018-2019, un récord.

Trump acabó sorteando el Congreso y sacó dinero directamente del presupuesto del Pentágono. El Departamento de Defensa ha destinado un total de casi 10,000 millones de dólares al proyecto.

¿Al menos fue eficaz?

"Las cifras hablan por sí solas: el narcotráfico, los cruces fronterizos y el contrabando han disminuido en las zonas donde existen barreras", dijo el DHS en octubre.

Después de un pico en 2019, los arrestos fronterizos disminuyeron en 2020, pero es difícil ignorar el impacto de la pandemia del muro y otras restricciones migratorias.

En cuanto al tráfico de drogas, según los expertos, la mayor parte de éste transita por los puntos de entrada oficiales (puertos, aeropuertos, pasos fronterizos).

Por lo demás, el muro ha empujado, no obstante, a los traficantes a utilizar rutas de acceso más fácilmente identificables, como túneles o barcos frente a la costa del sur de California.

Con información de AFP y EFE

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad