Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Los escépticos: el reto de Biden para alcanzar su meta de vacunación

El presidente de Estados Unidos anunció su intención que el 70% de los adultos estadounidenses hayan recibido al menos una dosis de la vacuna anticovid el 4 de julio.
mié 05 mayo 2021 02:38 PM
El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, anunció el martes su intención de que 70% de los adultos estadounidenses hayan recibido al menos una dosis de la vacuna contra el COVID-19. Para lograrlo deberá convencer a los escépticos de recibir la inyección.
En vez de los inmensos centros de vacunación en estadios, las autoridades ponen ahora el foco en las clínicas móviles y la multiplicación de puntos de vacunación más cercanos a los habitantes.

Para el gobierno de Estados Unidos, la vacunación contra el COVID-19 sigue siendo la prioridad número uno. El martes, el presidente Joe Biden anunció su intención de que 70% de los adultos estadounidenses hayan recibido al menos una dosis de la vacuna contra el COVID-19.

Además, el presidente estadounidense también buscará que 160 millones de personas, casi la mitad de la población, esté completamente vacunada para esa fecha, en la que se celebra la Independencia de Estados Unidos.

Publicidad

Biden prometió que vacunarse a partir de ahora será "más fácil que nunca", e insistió es desvincular la campaña de inmunización de la política.

EU comienza a vacunar a todos los mayores de 18 años

Recibir la vacuna "no es demócrata ni republicano", y es "la ciencia" la que sustenta esta recomendación, subrayó Biden.

La vacunación en Estados Unidos va a buen ritmo —105,5 millones con la vacuna completa y 147.5 millones con al menos una dosis, según los datos actualizados— y está siendo determinante en la reducción de muertes y contagios.

Aun así, sigue habiendo millones de personas que o bien no quieren inocularse, o no lo creen necesario o viven en zonas y comunidades con peor acceso a las vacunas.

El número diario de vacunados está cayendo y las autoridades tienen que reajustar su estrategia para lograr alcanzar a los indiferentes y los escépticos.

En vez de los inmensos centros de vacunación en estadios, las autoridades ponen ahora el foco en las clínicas móviles y la multiplicación de puntos de vacunación más cercanos a los habitantes.

Se ordenará a la red de farmacias, unas 40,000, que vacunen ya sin cita previa y se anima a los estados a que permitan también la administración de la vacuna sin cita en los sitios que tengan habilitados.

Además, la Agencia Federal de Emergencias (FEMA, en inglés) apoyará los centros locales y aumentará el número de unidades móviles para vacunar, que se dirigirán sobre todo a las zonas en las que el acceso es más complicado.

 

Habrá por otro lado nuevas inversiones para facilitar el acceso a la vacuna.

Entre ellas una partida de 250 millones que servirán para contratar a personal que ayude en las campañas de vacunación y para facilitar el acceso a los grupos de más riesgo o los más reticentes, ayudando de múltiples maneras, incluido el transporte, a quien lo necesite.

Otros 130 millones se destinarán a campañas de educación e información dirigidas a las comunidades rurales, las minorías étnicas, las comunidades más desatendidas, los discapacitados u otros colectivos.

Asimismo, para las zonas rurales se prevé el envío directo de vacunas a las clínicas.

Tras semanas con centros masivos de vacunación a pleno rendimiento en todo el país, lo que se busca ahora es llegar a zonas más retiradas o comunidades marginales con centros pequeños y móviles, si es necesario, para llegar al mayor número de personas posible.

Pero además Biden apostó por seguir incentivando de todas las formas imaginables la vacunación.

Recordó las ayudas fiscales para las empresas que den permisos pagados a sus trabajadores para que se vacunen y se recuperen, pero también citó otros ejemplos de acciones encaminadas a animar a la gente a inocularse, como descuentos para aficionados de las distintas ligas deportivas o promociones en las tiendas de alimentación para quienes demuestren estar vacunados.

 

Vacunar a los adolescentes y niños, ¿un error?

Biden anunció que el siguiente objetivo de su gobierno será vacunar a los adolescentes, para preparar el regreso a las aulas en otoño.

Europa inicia la evaluación de vacunas covid para jóvenes de entre 12 y 15 años

Según prometió el presidente estadounidense, cuando la Administración Federal de Fármacos y Alimentos (FDA, en inglés) apruebe la vacunación con Pfizer para menores de entre 12 y 15 años el gobierno se pondrá en marcha para garantizarla cuanto antes y pondrá a disposición de las familias 20,000 farmacias para vacunar sin cita.

Se permitirá además que los menores puedan recibir durante el verano la segunda dosis en un sitio distinto a la primera.

"Sabemos que la inmensa mayoría de los jóvenes de 15 años no corren un alto riesgo de sufrir complicaciones graves a causa del covid", declaró a la AFP el médico de urgencias Craig Spencer, director de Salud Global en Medicina de Urgencias de la Universidad de Columbia.

"Está haciendo estragos en todo el mundo y estamos hablando de cómo vamos a vacunar a una población de muy bajo riesgo, cuando la abrumadora mayoría de los trabajadores de la salud en todo el mundo tienen cero protección", dijo.

Priya Sampathkumar, jefa de Prevención y Control de Infecciones de la Clínica Mayo de Minnesota, añadió que, más allá de ser una cuestión ética, exportar más vacunas era lo mejor para Estados Unidos.

"Vacunar a más personas en Estados Unidos no nos va a ayudar si las variantes en India, Nepal y el sur de Asia se descontrolan y llegan a nuestras costas", explicó a la AFP.

Estados Unidos se ha comprometido a liberar hasta 60 millones de dosis de la vacuna de AstraZeneca, pero los expertos creen que se puede hacer mucho más. "Creo que si se vacuna a los niños de 12 a 15 años en Estados Unidos antes de vacunar a los de 70 años en todo el mundo, se está cometiendo un terrible error", declaró Vinay Prasad, médico y epidemiólogo de la Universidad de California en San Francisco.

La experiencia de Israel ha demostrado que es posible lograr una "notable reducción" de los casos sin dirigirse a los adolescentes, agregó.

Con información de AFP y EFE

Publicidad
Publicidad