Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Liberar las patentes será insuficiente para lograr la igualdad en las vacunas

Para que las vacunas contra el COVID-19 sean más accesibles de manera más equitativa serán necesarias otras medidas, como transferencias tecnológica y mejorar la cadena de suministro.
mié 02 junio 2021 05:04 AM
Decenas de países han revisado una propuesta ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) sobre exenciones de patentes para equipamientos médicos imprescindibles para combatir el COVID-19, principalmente la vacuna.
Los jefes de estas agencias de Naciones Unidas pidieron 50,000 millones de dólares con el fin de facilitar el acceso a vacunas.

Decenas de países han revisado una propuesta ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) sobre exenciones de patentes para equipamientos médicos imprescindibles para combatir el COVID-19, principalmente la vacuna. Pero para alcanzar la igualdad en el reparto de las vacunas se necesitarán otras medidas como la transferencia de tecnología y mejorar las cadenas de suministro.

Este martes, la OMC, la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM) pidieron a los líderes mundiales deben asumir un "nuevo compromiso" para trabajar por una distribución más equitativa de las vacunas contra el COVID-19 en todo el mundo si quieren derrotar la epidemia.

Publicidad

Los jefes de estas agencias de Naciones Unidas pidieron 50,000 millones de dólares con el fin de facilitar el acceso a vacunas en países en desarrollo y financiar otras medidas que aceleren la salida de la pandemia.

Los líderes de las agencias globales de la salud, el comercio y las finanzas dijeron que este esfuerzo financiero evitará una recuperación económica “a dos velocidades”.

Estos fondos permitirían "aumentar considerablemente la producción de diagnósticos, de tratamientos, de oxígeno, de equipos médicos y de vacunas de cara a una distribución equitativa", detalló el jefe de la OMS en rueda de prensa.

La propuesta coincide con los análisis económicos de la Cámara de Comercio Internacional y del Grupo Eurasia, que defienden una inversión relativamente modesta por parte de los gobiernos en comparación con los billones gastados en planes de estímulo nacionales y los billones perdidos de producción económica.

Según muchos observadores, las desigualdades en materia de vacunas entre países ricos y pobres complican y prolongan una pandemia que ya dejó más de 3.5 millones de muertos en todo el mundo.

"Está muy claro que no podrá haber resistencia mundial a la pandemia de COVID-19 sin poner fin a la crisis sanitaria. El acceso a las vacunas es clave para ambos", escriben. "Acabar con la pandemia es posible y requiere una acción global hoy".

Publicidad

Todos ellos piden que el G7, en su próxima cumbre en el Reino Unido a finales de este mes, acuerde "una estrategia más coordinada, respaldada por nuevos fondos, para vacunar al planeta".

Estas inversiones, calculan informes recientemente elaborados por el FMI, podrían generar hasta 2025 una producción global adicional de unos 9 billones de dólares, un 60 % de ella en países en desarrollo y el resto en países desarrollados.

Kristalina Georgieva, directora del FMI, insistió en que la vacunación en dos velocidades, con países que avanzan rápidamente en la inmunización mientras en otros se desarrolla de forma más lenta, puede frenar la recuperación económica global.

Ello también tiene riesgos en el campo sanitario, pues los países con ritmo más lento de vacunación "pueden ser campos de cultivo para mutaciones del virus a menos que aceleremos el fin de la pandemia en todas partes", afirmó.

Aumentar la producción local de vacunas

La directora general de la OMC, Ngonzi Okonjo-Iweala, llamó a los países a renunciar a las restricciones al comercio de vacunas y de las materias primas necesarias para su producción y reiteró su llamado a aumentar las capacidades de producción local de dosis, gracias a la transferencia de tecnología.

La directora de la OMC añadió actualmente el mundo sufre un gran cuello de botella en la producción de vacunas, ya que la capacidad global de fabricación antes de la pandemia era de unas 5,000 millones de dosis y ahora necesita manufacturar dos o tres veces más.

Publicidad

"El mundo tiene normalmente capacidad para fabricar unos 5,000 millones de dosis de vacunas, pero ahora necesitamos entre 10,000 y 15,000 millones de dosis, dependiendo de si necesitamos dosis de refuerzo", destacó.

Okonjo-Iweala señaló que no se ha invertido lo suficiente en capacidad de fabricación y que actualmente trabaja junto a los fabricantes, la Organización Mundial de la Salud y la Alianza para las Vacunas, Gavi, entre otros, para tratar de rectificar esta situación.

"No se está invirtiendo lo suficiente para ampliar esta producción, por lo que estamos trabajando con los fabricantes para rectificar esto, debatiendo posibles transferencia de tecnología y conocimientos, o acuerdos en materia intelectual", señaló, en alusión a la suspensión de patentes que se negocia en la OMC.

El presidente del Banco Mundial, David Malpass, insistió en que "es urgente conseguir que las vacunas estén disponibles para todos", por lo que pidió a los países con gran número de dosis almacenadas que las liberen y compartan lo antes posible.

Malpass señaló que su entidad dispone de 12,000 millones de dólares para brindar ayuda financiera a los países donde la vacunación sea aún insuficiente, con el fin de aumentar la distribución y llevar a cabo campañas de concienciación sobre la necesidad de inmunizarse

Renunciar a las patentes, algo aún lejano

Los responsables de OMS, OMC, BM y FMI recuerdan que en la actualidad la lucha contra la pandemia está siendo muy desigual, por el mayor acceso de las grandes economías y países desarrollados a las vacunas.

"La gran mayoría de la población en países en desarrollo, incluso los trabajadores sanitarios en primera línea, todavía no han recibido ni la primera dosis de la vacuna, y a las naciones de bajos ingresos sólo han llegado 1% de las dosis administradas", recuerdan en el comunicado conjunto.

¿Liberar las patentes de vacunas covid? Este es el debate de líderes mundiales

Advierten que el desigual acceso a las vacunas "no sólo deja a millones de personas vulnerables al virus, sino que facilita que nuevas variantes de éste emerjan y se extiendan por el mundo", lo que acabaría también perjudicando a los países donde las campañas de vacunación están avanzadas.

A principios de mayo, la posible liberación de las vacunas recibió el apoyo del presidente de Estados Unidos, Joe Biden. También ha recibido el apoyo de otros líderes globales, como los presidentes de Rusia y China, Vladimir Putin y Xi Jinping.

La decisión ejerció presión sobre opositores a la medida como la Unión Europea y Suiza, que albergan a numerosos fabricantes de medicamentos, y muchos esperaban que siguieran su ejemplo.

"Hay que garantizar el acceso a las vacunas y los medicamentos para hacer frente a la pandemia", afirmó la canciller alemana Angela Merkel la semana pasada, ante el foro Soluciones Globales, organizado por la presidencia de turno italiana del G20.

En ello interviene directamente el Covax, al que Alemania ha aportado hasta ahora más de mil millones de euros, además de haberse comprometido a suministrar unos 30 millones de dosis de la vacuna hasta fin de año, destinadas a los países más pobres.

La lucha contra la pandemia no será posible mientras no se consiga vencerla a escala global, recordó la canciller, admitiendo así la posibilidad de su distribución y producción propia en esos países.

Merkel defendió, sin embargo, que eso no puede ir en contra de la protección intelectual sobre esas vacunas, posición que su gobierno mantiene por encima de los pronunciamientos a favor de la liberalización de las patentes.

Tres fuentes cercanas a las conversaciones dijeron que es probable que el apoyo de Estados Unidos a la liberación de patentes tenga el efecto contrario.

"Hay un océano entre esta propuesta de exención y lo que sugirió Estados Unidos", dijo una fuente involucrada en las conversaciones que pidió permanecer en el anonimato.

"Definitivamente no hay una solución rápida para esto".

Los principales patrocinadores de la exención deben presentar el nuevo borrador en la reunión privada de la OMC del lunes, donde otros actores clave como Estados Unidos y la UE están listos para dar su primera retroalimentación oficial sobre su contenido.

La reunión es crítica porque determinará si las conversaciones, en curso desde octubre, avanzan a "negociaciones basadas en textos", como busca la directora general Ngozi Okonjo-Iweala.

Dos aspectos clave del borrador de exenciones que pueden desanimar a los países reacios son su alcance expansivo y la duración de su vigencia.

Aunque la representante comercial de Estados Unidos, Katherine Tai, dijo con anterioridad que solo se centraría en aumentar el acceso y la equidad de las vacunas, el alcance del nuevo borrador es mucho más amplio e incluye no solo vacunas, sino también dispositivos de diagnóstico, terapéuticos y médicos, entre otros.

"Cuando hay una gran bomba como la de Estados Unidos que dice que apoyará la exención, la gente esperaba que la propuesta revisada redujera el alcance", dijo una fuente comercial con sede en Ginebra.

El nuevo borrador también establece un periodo de tiempo para la exención temporal de "al menos tres años" y le da al máximo órgano de toma de decisiones de la OMC la posibilidad de determinar su fecha de terminación final.

Sin embargo, ante la necesidad de que los 164 miembros de la OMC acuerden por consenso, cualquier país podría bloquear el levantamiento de la exención, creando lo que un delegado llamó una "exención para siempre".

Con información de AFP, EFE y Reuters

Publicidad
Publicidad