Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Lata de agua: un proyecto que busca aliviar con lluvia la escasez en Venezuela

Ahora quienes asistan a dos escuelas de Petare y quienes vivan en Barrio Nuevo tendrán agua potable cuando abran el grifo gracias a la captación pluvial.
mar 12 octubre 2021 11:30 AM
Venezuela, Lata  de Agua
A couple carry a 60-liter container filled with water from cisterns provided by non-profit organizations in the community of La Ceiba in Barrio Union Petare, June 26, 2020.

Caracas, 12 oct (EFE).- Los niños de dos escuelas de Petare, la barriada mas grande de Venezuela, asistían a clases con una cubeta de agua ante las constantes fallas del servicio en el sector, pero con la captación y tratamiento del recurso hídrico proveniente de las lluvias, promovido por el proyecto social Lata de Agua, el líquido sale nuevamente por los grifos. La iniciativa es desarrollada por los arquitectos Ana Babic y Laurencio Sánchez desde su empresa Arqbiental, en alianza con la fundación Rayo de Luz, con la que pudieron instalar su prueba piloto en estas dos escuelas y un ambulatorio.

Publicidad

Esta idea fue elegida entre más de 300 propuestas en la convocatoria de Proyectos Innovadores de la Sociedad Civil y Coaliciones de Actores (PISCCA) organizado por la Embajada de Francia en Venezuela.

"Estamos promoviendo este modelo de captación como una solución complementaria al abastecimiento de agua, sobre todo de cara al futuro cercano, que va a haber una marcada ausencia de agua, no por gestión, sino porque el recurso va a disminuir en cantidad y en calidad de manera importante", indicó Sánchez a la agencia EFE.

El proyecto lleva su nombre por la expresión coloquial que utilizan los venezolanos cuando caen precipitaciones fuertes y que representa el símil del sonido que producen las gotas de agua al caer sobre láminas de techo de zinc, comunes también en sectores populares del país caribeño.

El arquitecto contó que con Lata de Agua se han podido beneficiar, de momento, 1,200 personas que son atendidas en el ambulatorio y a 450 niños de ambas escuelas.

"Fue muy fácil convencer a la comunidad para hacer este proyecto, porque ellos ya estaban aplicando sus propias técnicas de captación de agua de lluvia para su uso, para los baños, los pisos, para lavar platos; no sabían algunas cosas y ahora, con nosotros, aprendieron y seguramente van a seguir adelante con su captación de agua de lluvia", explicó Ana Babic.

 

Mejora sustancial

Babic expuso que el agua de lluvia cae sobre el techo de la escuela donde pasa por unos filtros de piedra, para recoger hojas y pequeños sedimentos. A continuación, pasa a los canales que bajan el agua a un filtro de primeras aguas, que son unos tanques que se utilizan para limpiar la superficie del tejado.

Posteriormente se llenan los depósitos de almacenaje y se pasan por otros filtros de sedimentos y purificación, y vuelve a pasar a través de una bomba, para que el agua llega nuevamente a unos pequeños tanques de distribución instalados en el techo.

Además, en la entrada de ambas escuelas se instaló un tubo con pequeños orificios y un lavamanos hecho con plásticos reciclados para que los niños puedan lavarse las manos antes de entrar a clases y así cumplir con una de las medidas para evitar el contagio de COVID-19.

Sánchez añadió que estiman recoger unos 270,000 litros de agua por año, calculado en función de la precipitación del lugar y los días de lluvia del área. Esto equivale a 27 camiones cisternas de 10,000 litros.

"Se dice fácilmente, pero que estas comunidades tengan acceso a esa cantidad de agua, en este contexto actual, es muy difícil, lo cual implica una mejora sustancial en el suministro de agua durante al menos seis o siete meses al año", dijo.

 

"El beneficio es enorme"

La directora de la escuela Fermín Toro, Dayana Echezuría, contó a EFE que está agradecida con el proyecto Lata de Agua, ya que ha representado una mejora en la calidad de la institución, porque antes, una de las opciones era suspender clases hasta por una semana, por no contar con el servicio.

Lee

DRCONGO-UNREST-AFP PICTURES OF THE YEAR 2020

Conflicto en el Congo

En la República Democrática del Congo, una niña saluda al equipo de la 'Misión de Estabilización' de la ONU en ese país, que vive un conflicto desde 2017 que ha causado ya el desplazamiento de 1.5 millones de personas y miles de muertos. La guerra enfrenta a la comunidad Lendu, el ejército del Congo y la comunidad Hema.
ALEXIS HUGUET/AFP
TURKEY-GREECE-MIGRANTS-UNREST-AFP PICTURES OF THE YEAR 2020

Refugiados de Siria

Una mujer siria espera con su hijo en una tienda de campaña frente a la frontera de Turquía con Grecia. Migrantes y refugiados buscan entrar en el país europeo, que se resiste a dejarlos pasar después de que Turquía declarara "abiertas" sus fronteras con la Unión Europea.
BULENT KILIC/AFP
FRANCE-BRITAIN-EU-MIGRANTS-SEA-AFP PICTURES OF THE YEAR 2020

A través del mar

Un grupo de migrantes trata de cruzar las aguas que separan Francia de Gran Bretaña. Sólo en la primera mitad de 2020, cerca de 6,200 personas han intentado navegar el Canal de la Mancha, más del doble que el año anterior.
SAMEER AL-DOUMY/AFP
Pictures of the Year

Protestas en Tailandia

Anurak Jeantawanich, de 52 años, empuja a la policía en una protesta contra el gobierno en Bangkok, Tailandia, el 16 de octubre de 2020. "Les miré a los ojos y les dije que no se acercaran más, que había muchos jóvenes estudiantes y chicas en la marcha", dijo luego a los periodistas.
JORGE SILVA/REUTERS
Pictures of the Year

Estados Unidos en llamas

Los manifestantes prenden fuego a la entrada de una central de policía en las protestas tras la muerte de George Floyd en Minneapolis, Estados Unidos. El ciudadano, de raza negra, falleció mientras estaba bajo custodia, asesinado por policías locales.
CARLOS BARRIA/REUTERS
Pictures of the Year

Black Lives Matter

Patrick Hutchinson, un manifestante en las protestas de Minneapolis, transporta a otro manifestante herido durante las marchas de junio en ese país, tras la muerte de George Floyd.
Dylan Martinez/REUTERS
Pictures of the Year

Un país dividido

Un matrimonio blanco en Estados Unidos apunta con sus armas a los manifestantes de las protestas raciales en Estados Unidos, en St. Louis, Missouri, el 28 de junio.
LAWRENCE BRYANT/REUTERS
US-POLITICS-POLICE-JUSTICE-RACISM-AFP PICTURES OF THE YEAR 2020

Bajo el fuego

Otra imagen de las protestas en Estados Unidos tras la muerte de George Floyd. Millones de personas se movilizaron en el país contra la violencia racista por parte de la policía, que cada año se cobra numerosos fallecidos entre ciudadanos de raza negra.
CHANDAN KHANNA/AFP
HONG KONG-CHINA-POLITICS-UNREST-AFP PICTURES OF THE YEAR 2020

Hong Kong frente a China

La policía detiene a un manifestante que protestaba en contra de la nueva ley de seguridad que China impuso a Hong Kong. La ciudad ha vivido un año de fuertes protestas y dura represión.
DALE DE LA REY/AFP
Pictures of the Year

Violencia en Bielorrusia

Un agente de las fuerzas de seguridad de Bielorrusia señala a un manifestante herido, que permanece en el suelo tras la reprimida protesta en ese país el día de la jornada electoral, donde volvió a ganar el dictador Aleksandr Lukashenko.
VASILY FEDOSENKO/REUTERS
Pictures of the Year

En India

Un hombre apunta con su arma durante una protesta contra la nueva ley de ciudadanía en Nueva Delhi, India, en enero de 2020.
DANISH SIDDIQUI/REUTERS
Pictures of the Year

Otro año difícil en Venezuela

El líder de la oposición Juan Guaidó, salta la valla de la Asamblea Nacional de Venezuela, en Caracas.
MANAURE QUINTERO/REUTERS
Pictures of the Year

Prisioneros en Siria

Un grupo de prisioneros sospechosos de ser parte del Estado Islámico permanece en una celda en la ciudad de Hasaka, en Siria.
GORAN TOMASEVIC/REUTERS
Pictures of the Year

Sigue la violencia en Irak

Un manifestante camina entre el humo en una protesta contra el gobierno en Kerbala, Irak.
ABDULLAH DHIAA AL-DEEN/REUTERS

"A los representantes se les pedía colaboración de que trajeran un poquito de agua, dos litros, un litro, lo que estuviera en sus posibilidades. Pero si no hay agua en el colegio, menos en la comunidad", afirmó.

Otra alternativa era pagar por camiones cisternas, pero en menor medida por los costos que implican.

"Espero de verdad que este proyecto siga creciendo y no solamente en esta comunidad y en esta escuela, en muchas otras, porque el beneficio es enorme. (...) La misma comunidad se beneficia porque tienen líquido aquí en la escuela, a la hora que ellos necesiten uno también les presta la mano" agregó.

Saryi Carballo es una de las habitantes de Barrio Nuevo que recolecta agua de lluvia en su casa y, además, se considera una de las "cuatro chicas superpoderosas" por haber trabajado durante nueve meses en el desarrollo de Lata de Agua.

"Trabajamos en todo: pintura, tuberías, (en) todo lo que se puede ver allí, las manos de nosotras están. Somos ahora las vigilantes del proyecto, de que se mantenga y que todo fluya como debe fluir", puntualizó.

Publicidad
Publicidad