Publicidad
Inicia sesión

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Ser árabe y parte del colectivo LGBT: un dilema para miles en Israel

Los jóvenes árabes y que son parte de la diversidad sexual carecían de espacios de refugio con personal que hablara su lengua… hasta este año.
jue 10 marzo 2022 05:04 AM
israel-población-arabe-lgbt.jpg
La legisladora Ibtisam Mara'ana (segunda de derecha de izquierda a derecha) ha sido una de la principales impulsoras de los refugios para jóvenes árabes de la población LGBTQ.

Además de su conflicto con Palestina y su mala relación con Irán, así como su vibrante ecosistema de emprendimiento, Israel enfrenta dilemas sociales dignos de las particulares tradiciones de Medio Oriente.

A principios de febrero, por ejemplo, el ministerio de Bienestar y Servicios Sociales de Israel anunció la apertura de dos refugios adicionales para jóvenes LGBTQ árabes en la zona de la ciudad portuaria de Haifa, en el norte del país.

Publicidad

El objetivo de los nuevos refugios —que deberían estar funcionando hacia mediados de año— es el de lograr que los jóvenes árabes israelíes homosexuales, bisexuales, trans y queer "se sientan cómodos teniendo consejeros que hablen su idioma", apuntaron voceros del ministerio.

Se estima que alrededor del 20% de la población de Israel está conformada por ciudadanos árabes, tanto cristianos como musulmanes. El árabe, por su parte, es un lenguaje con estatus semi-oficial con una alta presencia en todo el país, desde los signos de tránsito y carteles con los nombres de las calles hasta las emisoras de radio y televisión, los formularios oficiales y los anuncios en los medios de transporte.

Sin embargo, faltaban hasta ahora estos espacios de acogida para los jóvenes homosexuales árabes que muchas veces llegaban escapando a los asilos oficiales para encontrarse con guías que solamente hablan hebreo.

"Hoy, estos hombres y mujeres jóvenes se refugian en centros destinados a toda la sociedad israelí y que no están equipados con las herramientas necesarias para cuidar a la comunidad árabe LGBTQ en términos de idioma, cultura y ubicación", le explicó a Expansión la legisladora Ibtisam Mara'ana, una de las principales sostenedoras del proyecto.

Esos jóvenes, remarca Mara'ana —-ella misma árabe israelí y que entró a la Knesset (Parlamento de Israel, ndlr) en el 2021 como parte del Laborismo—- necesitan, de parte de quienes los asisten, "un conocimiento profundo de su cultura y de su mundo”.

Publicidad

En una entrevista por WhatsApp con Expansión, uno de los más conocidos activistas LGBTQ árabes israelíes, Muhammad Zoabi, compartió su propia historia para describir a qué se tienen que enfrentar los jóvenes gay nacidos en el seno de comunidades muy conservadoras.

"Nací en Nazaret, la ciudad árabe más grande de Israel, en una familia árabe musulmana mitad religiosa/tradicional y mitad secular, y salí del armario cuando tenía 16", recuerda Zoabi, que ahora tiene 24 años.

"Al crecer en la comunidad árabe en particular, y en la periferia del norte de Israel en general —continúa—, rara vez estuve expuesto a una comprensión amigable hacia las personas LGBTQ".

Antes, de niño, "recuerdo haber estado expuesto a muchos prejuicios anti-LGBTQ y homofobia incluso de los miembros más cercanos de mi comunidad y entorno", reveló.

Comentando la iniciativa de los nuevos refugios, Muhammad señaló que "la comunidad árabe LGBTQ en Israel va a la zaga" de sus compatriotas judíos "en términos de reconocimiento social y político".

"Muchos miembros jóvenes de la comunidad se encuentran viviendo como minorías dobles", asegura. Por un lado, dice, son "árabes en una sociedad israelí de mayoría judía que no siempre los entiende o tolera sus diferencias culturales, nacionales y lingüísticas”.

Por el otro, son parte de "una comunidad árabe conservadora que no siempre entiende o tolera sus identidades sexuales y de género”.

Publicidad

De todas maneras, Zoabi afirma que se están registrando importantes avances, incluso en medio de la violencia hacia la comunidad gay árabe israelí. En un artículo de opinión que escribió para el diario Haaretz, uno de los más importantes del país, el activista recordó algunos casos que llegaron a los noticieros nacionales y galvanizaron al movimiento.

En el 2019, un joven homosexual de la localidad de mayoría árabe de Tamra, en la Galilea, en el norte del país, fue acuchillado por sus hermanos en Tel Aviv, activando "una discusión sin precedentes dentro de la sociedad árabe".

#QuéPasóCon el matrimonio igualitario

Luego, en enero del 2020, la activista trans árabe Maya Haddad, una de las figuras más importantes de la lucha por los derechos LGBTQ en el país, fue hallada muerta en su apartamento. Su familia, recuerdan las crónicas de aquel momento, se negó a participar de los funerales.

En todo caso, estos episodios de alto perfil causaron un sismo dentro del sistema político y religioso de la minoría árabe en Israel, que llevó, entre otras cosas, a declaraciones de apoyo de numerosas personalidades públicas, recuerda Zoabi.

Y, lo más importante, impulsó a algunos congresistas de la coalición árabe Lista Conjunta (que en la nueva Knesset cuenta con seis bancas) a votar en favor de proyectos de ley en favor de la comunidad LGBTQ, "provocando la ira de líderes religiosos" musulmanes, apuntó Zoabi.

Publicidad

Muhammad le dijo a Expansión que una reciente encuesta realizada en la comunidad árabe "mostró que el 45%” de ese segmento de la población "apoya la creación de organizaciones y centros destinados a ayudar a las personas LGBTQ", y que el 72% "rechaza la violencia contra los miembros de la comunidad”.

Un problema también en Palestina

Estas señales alentadoras no se repiten, lamentablemente, en los Territorios Palestinos, donde la intolerancia religiosa genera tragedias cotidianas.

"En los territorios ocupados —señalaba ya en el 2008 un reporte de la Universidad de Tel Aviv—, algunos hombres homosexuales enfrentan tortura y violencia potencialmente letal a manos de las fuerzas de seguridad de la Autoridad Palestina, miembros de sus propias familias y grupos militantes armados”.

Muchos homosexuales de Cisjordania, y hasta de la Franja de Gaza, hacen cálculos y terminan apostando por arriesgarse hasta la frontera con Israel. En general, confiesan a los oficiales del ejército su orientación sexual y se les permite entrar al país, donde ya no corren peligro de vida pero abundan las penurias.

Los nuevos refugios deberán estar también abiertos para "los jóvenes LGBTQ de los territorios palestinos que han huido a Israel por temor a perder la vida", reclamó Mara'ana.

"Sin embargo —matizó la legisladora—, esta comunidad sufre de una variedad de otros problemas: se trata de jóvenes sin estatus legal en Israel, a quienes no se les permite trabajar aquí y, por lo tanto, muchos de ellos terminan en el crimen, las drogas y la prostitución".

Ayudarlos, completó, "es un asunto humanitario".

Publicidad
Publicidad