Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Al menos 50 civiles muertos en bombardeo de estación de tren en Ucrania

El presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, lo calificó de acto de "maldad sin límites" de parte de Rusia.
vie 08 abril 2022 12:02 PM
UKRAINE-RUSSIA-CONFLICT
Frente a la estación de Kramatorsk se veían varios automóviles carbonizados y los restos retorcidos del misil en el que se podía leer, con letras blancas y en ruso, la inscripción "por nuestros niños".

Al menos 50 civiles murieron este viernes cuando un misil cayó en la estación de la ciudad de Kramatorsk, en el este de Ucrania, una zona de la que miles de civiles están huyendo por miedo a una ofensiva rusa inminente.

Este ataque, en el que también resultaron heridas 100 personas, es uno de los más sangrientos en las seis semanas de guerra y se produce en un momento de indignación internacional frente a las atrocidades que comienzan a descubrirse en Ucrania.

Publicidad

Pero en Moscú, el ministerio de Defensa negó ser el autor del ataque y denunció una "provocación" de Kiev.

"El objetivo de este ataque orquestado por el régimen de Kiev contra la estación de tren de Kramatorsk era impedir que la población civil se fuera de la ciudad para poder usarla como escudo humano", dijo el Ministerio de Defensa ruso, subrayando que el misil fue lanzado desde la ciudad ucraniana de Dobropillya, a unos 45 kilómetros de Kramatorsk.

Zelenski afirma que los rusos ocultan los cadáveres en territorio ocupado

Según Oleksander Kamyshin, responsable de la compañía ferroviaria ucraniana Ukrzaliznytsia, se trató de "un ataque deliberado".

Frente a la estación de Kramatorsk se veían varios automóviles carbonizados y los restos retorcidos del misil en el que se podía leer, con letras blancas y en ruso, la inscripción "por nuestros niños".

La frase, que suena a venganza, es usada a veces por los separatistas prorrusos para referirse a sus hijos muertos en la guerra del Donbás, que comenzó en 2014.

La estación quedó sembrada de maletas abandonadas, vidrios rotos, escombros y desolación. El interior de la estación, por la que han sido evacuadas miles de personas desde hace días, estaba cubierto de sangre, a menudo pisoteada y extendida hacia la calle, debido al movimiento de los cuerpos.

"Estoy buscando a mi marido, estaba aquí pero no logro encontrarlo", decía una mujer sin osar acercarse a los cuerpos de las víctimas, alineados fuera de la estación.

 

Kramatorsk es la capital del Donbás que aún está bajo control ucraniano. Horas antes del ataque, un reportero de la AFP que acudió a la estación vio a centenares de personas que aguardaban, en fila, para salir de la región en dirección a otras partes más seguras del país.

"Escapar del infierno"

Desde hace días, las fuerzas rusas concentran sus operaciones en este y sur de Ucrania, en un deseo de crear un corredor entre Crimea, ocupada y anexada en 2014 por Moscú y las regiones separatistas prorrusas de Donestk y Lugansk, en el Donbás ucraniano.

Esto obliga a miles de civiles a huir hacia el oeste y el norte, aunque en muchos casos las evacuaciones se ven perturbadas por los bombardeos.

"No es ningún secreto, la batalla por el Donbás será decisiva. Lo que ya hemos vivido, todo este horror, puede multiplicarse", dijo el gobernador de Lugansk, Sergii Gaidai.

Analistas consideran que el presidente ruso Vladimir Putin quiere hacerse con el control del Donbás antes del desfile militar del 9 de mayo, que conmemora el fin de la Segunda Guerra Mundial, una fecha muy importante y simbólica en Rusia.

En Donetsk, el responsable militar regional Pavlo Kyrylenko indicó que tres trenes habían sido temporalmente bloqueados por un ataque aéreo ruso contra una estación.

"Cada día es peor y peor. Nos llueven (bombas) de todos lados. No puedo aguantarlo más", decía Denis, un hombre de rostro pálido y demacrado que parecía mucho mayor de sus 40 años en Severodonetsk, otra ciudad del este de Ucrania. "Quiero escapar de este infierno", agregó, mientras aguardaba su turno para huir en autobús.

 

"Más horrible que Bucha"

Paralelamente, emergen nuevas denuncias de atrocidades en zonas hasta ahora ocupadas por los rusos cerca de Kiev, días después del descubrimiento de decenas de cadáveres de civiles en la ciudad de Bucha, a las puertas de la capital, unas imágenes que han generado una repulsa mundial.

"Han empezado a buscar en las ruinas de la ciudad de Borodianka", en el noroeste de Kiev, citó Zelenski el jueves por la noche. "Es mucho más horrible que en Bucha, hay incluso más víctimas de los ocupantes rusos", denunció.

La fiscal general ucraniana, Iryna Venediktova, indicó que por ahora se habían descubierto 26 cuerpos entre los escombros de dos inmuebles y alertó que se trata de "la ciudad más destruida de la región".

"Solo la población civil fue blanco de los ataques: aquí no hay ninguna base militar", escribió Venediktova en Facebook.

El presidente Zelenski visitó Bucha, ciudad retomada por las tropas ucranianas

También emergieron denuncias de otras áreas, como Chernígov, donde según su alcalde murieron 700 personas, entre civiles y militares, o de Obukhovychi, al noroeste de Kiev, cuyos habitantes aseguraron a la AFP que los rusos los usaron como escudos humanos.

En la asediada Mariúpol (sureste), incluso el responsable prorruso proclamado como nuevo "alcalde" ha reconocido la muerte de 5.000 civiles en la ciudad portuaria.

Moscú ha negado atacar a civiles en las zonas bajo su control, pero las crecientes pruebas sobre sus presuntas atrocidades han hecho que Rusia fuera suspendido el jueves del Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

 

Más sanciones

También provocaron que la Unión Europea (UE) decidiera un embargo a las importaciones del carbón ruso y prohibiera la entrada de buques rusos a sus puertos. El bloque también respaldó el jueves una propuesta para aumentar en 500 millones de euros (543 millones de dólares) el suministro de armas a Ucrania.

En una muestra de apoyo a ese país, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, y el jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, se reunirán el viernes en Kiev con Zelenski.

Antes de esta cita, Borrell condenó "con firmeza" este viernes el ataque contra la estación de tren de Kramatorsk.

"Se trata de un nuevo intento de cerrar las vías de evacuación para aquellos que huyen de esta guerra injustificada y causar de los sufrimientos humanos", denunció el responsable en Twitter.

Por su parte, el G7, que reúne a las naciones industrializadas, también acordó prohibir nuevas inversiones en sectores claves y restricciones a las exportaciones, además del veto al carbón ruso.

Y este viernes, Reino Unido anunció sanciones a las hijas del presidente ruso, Vladimir Putin, y de su ministro de Relaciones Exteriores, Serguéi Lavrov, en un deseo de atacar el "fastuoso tren de vida del círculo cercano al Kremlin".

Las repercusiones del conflicto se dejan sentir en todo el mundo. Este viernes, la Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO) anunció que los precios mundiales de los alimentos alcanzaron en marzo "un nivel nunca registrado" debido a la guerra en Ucrania, que afecta seriamente al comercio de cereales y aceites vegetales.

Reacciones

Por su parte la Unicef condenó este viernes el ataque contra la estación de tren de la localidad de Kramatorsk, en el este de Ucrania, que dejó al menos 40 muertos y dijo que se teme "lo peor" en cuanto al posible número de niños fallecidos y heridos.

"Todavía no sabemos cuantos niños han muerto y han resultado heridos en el ataque, pero nos tememos lo peor", señaló en un comunicado Murat Sahin, el representante en Ucrania de la agencia de la ONU para la infancia.

Sahin recordó que la estación de Kramatorsk ha sido "la principal ruta de salida para miles de familias evacuadas de la provincia de Donetsk", una de las más golpeadas por la guerra en el país.

Unicef, según señaló en su comunicado, suministró hoy equipos médicos y productos de emergencia a Kramatorsk, donde ha llevado unas 50 toneladas de ayuda humanitaria en lo que va de semana para responder al "rápido deterioro" de la situación en las regiones orientales del país.

Cuando el ataque tuvo lugar, un equipo de la agencia de la ONU se encontraba a apenas un kilómetro de la estación de tren, entregando ayuda al departamento de salud regional.

Publicidad
Publicidad