Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Estas son las 4 claves del caso Martha’s Vineyard y los migrantes en EU

Decenas de inmigrantes sin documentos fueron enviados, con base en engaños, a un exclusivo complejo turístico en el que suelen vacacionar los políticos demócratas.
jue 22 septiembre 2022 05:04 AM
Migrantes venezolanos espera fuera de la Iglesia de St. Andrews en Edgartowns, Massachusetts.
Antes de ser trasladados a Cape Cod, algunos migrantes dijeron no saber que serían enviados a una isla.

Los inmigrantes indocumentados en Estados Unidos están en el centro de una batalla política en ese país.

Desde hace meses, funcionarios republicanos locales, entre los que se destaca el poderoso gobernador de Texas, Greg Abbott, han venido trasladando inmigrantes a los bastiones demócratas en todo Estados Unidos.

Publicidad

Lo hacen para denunciar la política del presidente Joe Biden, a quien acusan de haber convertido la frontera con México en un colador, y para intentar poner la inmigración en el centro de la campaña para las elecciones de medio mandato del 8 de noviembre.

Estas prácticas de envío de migrantes del sur al norte del país se han convertido en una batalla política, a pocas semanas de las elecciones legislativas en la que los demócratas pueden perder el control del Congreso.

"Los republicanos hacen maniobras políticas con seres humanos, se sirven de ellos como peones", denunció Biden la noche del jueves 15 de septiembre al margen de una gala del Congressional Hispanic Caucus Institute.

"Está mal lo que hacen. Es antiestadounidense. Es irresponsable", agregó. Más temprano ese día su vocera, Karine Jean-Pierre, había calificado como "cruel" la instrumentalización de migrantes por parte de los republicanos.

La inesperada llegada de inmigrantes

Un grupo de unos 50 inmigrantes venezolanos, incluidos niños, llegó el miércoles 14 de septiembre a Martha's Vineyard.

"Actualmente, inmigrantes están siendo llevados a Martha's Vineyard por vuelos chárter desde Texas. Muchos no saben dónde están. Dicen que les dijeron que les darían vivienda y trabajo", tuiteó el miércoles por la noche Dylan Fernandes, un legislador demócrata local.

 

Dijo que los habitantes no habían sido advertidos con antelación de la llegada de estas personas.

El gobernador de Massachusetts, un bastión demócrata, anunció el viernes pasado que el grupo de 50 migrantes sería recibidos temporalmente en una base militar cercana,

A pesar de la movilización local para ayudar a los recién llegados, la isla "no está equipada para proporcionar un alojamiento permanente y funcionarios estatales han puesto en marcha un plan para una respuesta humanitaria integral", señala un comunicado de la oficina del gobernador de Massachusetts, Charlie Baker.

El viernes, las autoridades ofrecieron enviar a estos migrantes "a un nuevo refugio temporal" en la Base Conjunta de Cape Cod. "Las familias no serán separadas", anunció el comunicado, que señaló que esta base había servido anteriormente como refugio de emergencia y que tendrían acceso a atención médica y servicios legales.

Antes de ser trasladados a Cape Cod, algunos migrantes dijeron no saber que serían enviados a una isla.

Acerca de Martha’s Vineyard

La isla Martha’s Vineyard es un exclusivo lugar de vacaciones ubicado al sur de Boston que supo recibir a los Kennedy, los Clinton y los Obama, según el diario local MV Times.

 

¿Quién envió a los inmigrantes?

El gobernador republicano de Florida, Ron DeSantis, reivindicó el envío de dos aviones de migrantes a una lujosa isla en el noreste de Estados Unidos, convirtiéndose en el último político hasta la fecha en transportar inmigrantes a los bastiones demócratas en el país.

Aunque el gobernador de Florida organizó este transporte, los aviones de migrantes llegaron desde Texas y no desde su estado, según el diario.

El traslado ocurre en momentos en que DeSantis busca la reelección en noviembre y ha sido mencionado como un posible candidato presidencial para 2024.

DeSantis planteó por primera vez la idea de enviar inmigrantes a la isla a fines del año pasado. También sugirió en ese momento que podría enviar inmigrantes a Delaware, el estado natal del presidente Joe Biden, un demócrata a cuyas políticas de inmigración se oponen muchos republicanos.

En su última sesión, la legislatura de Florida asignó 12 millones de dólares para transportar a inmigrantes que viven ilegalmente en Estados Unidos hacia otros lugares, dijo la portavoz de DeSantis, Taryn Fenske, en un comunicado.

"Estados como Massachusetts, Nueva York y California facilitarán mejor el cuidado de estas personas que han invitado a nuestro país", dijo Fenske.

El gobernador texano Greg Abbot también ha realizado acciones de este tipo. El también republicano asegura haber enviado 10,000 migrantes desde abril a Washington, Nueva York y, más recientemente, a Chicago.

 

El envío más reciente fue el jueves 15 de septiembre, cuando dos autobuses con migrante llegaron cerca de la residencia en Washington de la vicepresidenta Kamala Harris, a quien Biden encomendó encargarse del explosivo tema migratorio.

Fueron enviados por el muy conservador Abbott, en campaña por su reelección en Texas, en primera línea de la ola de inmigración ilegal proveniente de países centroamericanos.

"La vicepresidenta Harris afirma que nuestra frontera es 'segura' y niega que haya una crisis. Estamos enviando migrantes a su patio trasero para instar a la administración de Biden a que haga su trabajo y asegure la frontera", tuiteó el gobernador de Texas.

Engaños y promesas

Una demanda presentada el martes contra el gobernador de Florida, Ron DeSantis, lo acusa de engañar a cincuenta migrantes para que subieran a un avión la semana pasada con destino a una elegante isla en el noreste de Estados Unidos.

La demanda colectiva, presentada en Massachusetts por el grupo de derechos de los migrantes Alianza Americas y tres venezolanos no identificados que representan a todo el grupo, dijo que los migrantes habían sido atraídos desde los refugios de Texas a un vuelo fletado con falsas promesas de puestos de trabajo y asistencia, así como vales de regalo de 10 dólares de McDonald’s.

La demanda decía que DeSantis y otros varios funcionarios de Florida también habían "interferido de manera inadmisible en el control exclusivo del Gobierno Federal sobre la inmigración para promover un objetivo ilegal y una agenda política personal".

El grupo de defensa que participa en la demanda dijo que el vuelo chárter privado de la semana pasada costó aproximadamente 615,000 dólares.

La demanda busca un juicio con jurado en el que se evalúen los daños punitivos.

Con información de AFP y EFE

Publicidad
Publicidad