Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La Amazonía: el bosque que preocupa a todo el mundo, menos a los brasileños

La selva tropical más grande del mundo es considerada un factor clave para frenar la lucha contra el cambio climático, pero el tema casi ha estado casi ausente en la campaña presidencial.
vie 28 octubre 2022 01:30 PM
Una vista aérea muestras árboles y niebla de la selva de la Amazonía en Manaos, estado de Amazonas, Brasil.
La mayoría de los brasileños nunca visitó la Amazonía. Manaos, capital del estado de Amazonas, está a 2,800 kilómetros de Rio de Janeiro.

Felipe Guimaraes enseña a los turistas cómo permanecer de pie sobre una tabla de surf. En la playa Ipanema de Rio de Janeiro, la Amazonía —y sus problemas— quedan muy lejos.

Fuera de Brasil, la situación de la selva tropical más grande del mundo, considerada un factor clave para frenar el cambio climático, es vista como un asunto crucial de la elección presidencial.

Publicidad

Sin embargo, los incendios y la deforestación han estado casi ausentes de la polarizada campaña entre el ultraderechista Jair Bolsonaro y el izquierdista Luis Inácio Lula da Silva, y muchos votantes tienen otras preocupaciones más allá de lo que pasa en esa vasta región de Brasil, a miles de kilómetros de distancia.

"No sé, hermano, es tan lejos... pero obviamente es importante y vale la pena cuidarla", dice Guimaraes, instructor de surf de 27 años. Hay "muchos problemas más visibles" que la selva tropical, añade.

Muchos votantes brasileños citan la economía, la inseguridad, la educación y la corrupción entre sus principales preocupaciones.

"El país tiene una desigualdad social muy grande y nos estamos recuperando de una pandemia. Hoy, hay brasileños preocupados con sobrevivir, tener un trabajo, comida en su mesa, acceso a un médico", dice a la AFP Daniel Costa Matos, un analista informático de 38 años, en la capital Brasilia.

Aunque piensa que la Amazonía "es de extrema importancia", su mayor preocupación es la corrupción.

"La crisis climática, la tala en la Amazonía, todavía están lejos de la realidad de muchos brasileños", afirma la activista ambiental Giovanna Nader, que usa su podcast y su perfil en Instagram para alertar sobre la emergencia.

"Hace falta educar, educar, educar", defiende.

Lula da Silva vence a Bolsonaro y es el nuevo presidente de Brasil

Publicidad

"A veces nos sentimos solos"

Para los pueblos indígenas de Brasil, la lucha a veces puede ser solitaria, incluso después de cuatro años denunciando las políticas del presidente Bolsonaro como "violentas" y perjudiciales para el medioambiente.

La mayoría de los brasileños nunca visitó la Amazonía. Manaos, capital del estado de Amazonas, está a 2,800 kilómetros de Rio de Janeiro. Es casi la misma distancia entre Rio y Santiago de Chile.

"Lo que nos preocupa mucho es que la visión de los brasileños sobre preservación ambiental (...) es muy superficial", señala Dinamam Tuxá, coordinador ejecutivo de la Asociación de Pueblos Indígenas de Brasil (APIB).

"A veces nos sentimos solos, que estamos luchando contra una fuerza muy poderosa, las grandes corporaciones que explotan nuestros territorios, y que la población brasileña no se involucra".

Ataques personales y desinformación

La deforestación anual promedio en la Amazonía brasileña durante el gobierno de Bolsonaro aumentó 75% comparada con la década anterior, según cifras oficiales.

El izquierdista Lula da Silva, su rival en las presidenciales y que también lidió con ese problema durante sus dos gobiernos (2003-2010), se refirió en algunas ocasiones a la situación de la selva durante la campaña, especialmente en visitas a la región y en entrevistas con la prensa internacional.

Publicidad

Pero en general el asunto ha estado muy ausente de una campaña marcada por la desinformación y una polarización extrema, con episodios de violencia política.

"Se convirtió en una campaña política de ataques muy personales entre los dos candidatos. Tengo la impresión de que las personas hablan mucho más sobre 'fake news' que sobre la Amazonía", afirma Karla Koehler, mientras toma el sol en Ipanema.

Para esta artista de 35 años, esta elección se trata básicamente sobre el "mantenimiento de los derechos democráticos básicos".

Los críticos de Bolsonaro lo ven como una amenaza a la democracia, luego de un gobierno marcado por más de 680,000 muertes durante la pandemia, ataques al sistema judicial y los medios, e insinuaciones de que no aceptaría una derrota en las urnas.

Por otro lado, Lula continúa con su imagen manchada por el escándalo de corrupción que lo llevó a prisión durante 18 meses, antes de que la condena fuera anulada por la corte suprema por irregularidades procesales.

En el mayor país de América Latina, más de 33 millones de personas pasan hambre, 73% más que en 2020, según la Red Brasileña de Investigación en Soberanía y Seguridad Alimentaria. Unos 11 millones son analfabetos, según cifras oficiales

Brasil también tiene uno de los índices de criminalidad más altos del mundo, con 47,503 asesinatos en 2021, aunque la cifra fue la menor en una década, según la ONG Foro Brasileño de Seguridad Pública.

"El desafío es que las personas y los gobernantes entiendan que la agenda ambiental está directamente ligada a factores como el hambre, la falta de viviendas, la criminalidad o la crisis económica", apuntó Marcio Astrini, del Observatorio del Clima, una coalición de grupos ambientalistas.

Newsletter

Únete a nuestra comunidad. Te mandaremos una selección de nuestras historias.

Publicidad


Publicidad