Publicidad
Publicidad

Nuestras Historias

OPINIÓN: La idea del teléfono plegable de Samsung no es hacer dinero

La utilidad y la relación valor-precio son los parámetros equivocados para medir el éxito del Galaxy Fold; su labor no es generar dinero, es hacer olas, opina Mohanbir Sawhney.

Nota del editor: Mohanbir Sawhney es profesor de la Escuela Kellogg de Administración de la Universidad Northwestern. Las opiniones en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

(CNN Business/Perspectives) – Hace unos 25 años, Chrysler presentó un auto deportivo llamado Dodge Viper. Tenía un monstruoso motor V-10 y nunca se vendieron muchos. Sin embargo, el Viper nos dio una lección importante sobre la innovación. El producto tenía la intención de elevar la marca Dodge y de darle a Chrysler un aire cool. La gente entraba a las salas de exhibición y se quedaba boquiabierta ante el Viper, aunque luego compraran una minivan o un sedán Chrysler.

OPINIÓN: ¿Qué me aporta el Mobile World Congress 2019 en Barcelona?

Regresemos a la actualidad y cambiemos de producto. El nuevo Galaxy Fold de Samsung, un smartphone plegable con el asombroso precio de casi 2,000 dólares (unos 38,000 pesos) se parece mucho al Dodge Viper. Llegó a cambiar las cosas, medida que Samsung tomó para pulir su imagen de líder de la innovación.

Samsung tiene todo el derecho de presumir el primer smartphone flexible del mercado y está superando a Apple en la carrera de la innovación. Por eso el Galaxy Fold no tiene la intención de generar ventas. De hecho, dudo que a Samsung realmente le interese vender una cantidad considerable de estos smartphones que se desdoblan para crear una tableta. La estrategia de Samsung (y es bastante buena, por cierto) es generar interés en una categoría de smartphones en la que hasta ahora había habido pocas novedades.

OPINIÓN: Disrupción en tecnología a la vista

Publicidad

No importa que el Galaxy Fold sea tosco y que seguramente tenga algunas fallas. Por ejemplo: predigo que la duración de la batería se verá limitada por los seis lentes fotográficos y habría que preguntarse qué tanto abrir y cerrar soportará esa bisagra tan visible. Además, no hay mucho que puedas hacer en la pantalla de 7.3 pulgadas que no puedas hacer en la pantalla de 6.4 pulgadas del Galaxy S10+. Así, parece que el Galaxy Fold es una solución que busca un problema.

Sin embargo, la utilidad y la relación valor-precio son los parámetros equivocados para medir el éxito del Galaxy Fold. Su labor no es generar dinero, es hacer olas. La marca de la que la gente estará hablando es Samsung. Eso probablemente sirva para que más Galaxy S10 y S10+ lleguen a manos de los consumidores, con precios desde 899 y 999 dólares, respectivamente (aproximadamente 17,000 y 19,000 pesos).

Este es el primer acercamiento que tuvimos con el S10, S10e y S10+

El Galaxy Fold, al igual que el Dodge Viper, es un "producto halo", una pieza compleja con un precio ridículo que no pretende llegar al mercado masivo. Y ese es justamente el punto. El atractivo del Galaxy Fold no se basa en su funcionalidad, sino en su gravedad emocional como el juguete más genial que hay en el mundo de los smartphones. Si quieres funcionalidad o valor por tu dinero, compra un Galaxy S10+ y una tableta y te sobrará dinero.

OPINIÓN: La 5G tendrá un impacto enorme en el mundo

Como es un producto de primera generación, el Galaxy Fold está lleno de innovación y suscita las preguntas obvias: ¿Es un teléfono o una tableta? Sin embargo, no es una mala pregunta para un producto de primera generación, como ocurrió con las primeras versiones del Apple Watch. En las primeras generaciones, el Apple Watch fue una solución en busca de un problema… hasta que presentaron el Apple Watch 4. Luego, quedó claro que podía ser un dispositivo médico en tu muñeca que detecta ritmos cardiacos irregulares.

Pasarán varias generaciones para que a Samsung le salga bien. Para entonces, es probable que el teléfono se plegable transforme en un teléfono flexible o enrollable. ¿Quién sabe? Pero en este momento, el Galaxy Fold está cumpliendo justamente su cometido: hacer que la gente note a Samsung en una época en la que, al parecer, Apple ya perdió su instinto innovador. Incluso el precio exorbitante del Galaxy Fold es parte del espectáculo. Si Samsung encontrara alguna manera de hacerlo más barato, no generaría el mismo grado de entusiasmo.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

6 teléfonos de 5,000 pesos similares a equipos premium

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad