Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Ductos, ¿Problema político o de contrato?

El conflicto por los ductos debe solucionarse, pues el país requiere dar seguridad a los inversionistas, dice Ramsés Pech.
@economiaoil
lun 08 julio 2019 10:03 AM

(Expansión) - Para comprender el asunto de los ductos que están en una disputa comercial y donde se pretende determinar costos incurridos por cada parte contractual y que cada quien asuma lo que no reconoce, hay que entender primero algunos puntos.

CFE no es una empresa de transporte de gas natural, es decir, no opera ductos, solo comercializa la molécula (gas natural) para propio uso o para algunos privados, además de que la empresa no es estatal y actualmente está regulada bajo la reglamentación de la ley mercantil.

Actualmente cuenta con la filial, CFEnergía, cuyo objetivo es la importación y exportación de combustibles, así como la contratación de transporte, almacenamiento y comercialización de éstos. Comercializa Gas Natural, Gas natural licuado, combustibles líquidos y carbón dentro del territorio de México.

Publicidad

CFE comentó en diciembre del 2018 que “El productor estatal Petróleos Mexicanos informó que continuó la disminución en la producción, las ventas y las importaciones de gas natural en diciembre, justo cuando CFEnergía y otros comercializadores privados en México comienzan a expandir su presencia en el creciente negocio de distribución de combustible en el país”, y ante el incremento de la demanda en forma anualizada con base a la consulta pública realizada por CENAGAS donde indica que la mayor demanda provendrá de la generación de energía eléctrica.

Actualmente en México el problema no radica en poder tener la molécula, debido a que EU tiene la suficiente para poder enviarnos como país sudamericano. Aquí en Mexico el problema radica en que no tenemos la suficiente interconexión y ductos para poder llegar al mercado que requiere el crecimiento.

Un ducto sirve para tener la materia prima para el desarrollo de empresas que requieren tener poder calorífico o combustible.

Lee: La CFE y las empresas de los gasoductos en conflicto se sientan a negociar

Publicidad

Aclarando lo anterior, la CFE hoy día es la que tiene la mayor comercialización de gas natural convirtiendo a Pemex en un proveedor no confiable continuo; ante la caída de producción de algunas cuencas gasíferas se requiere invertir para poder cubrir la demanda interna del mercado.

El país requiere dar aseguramiento a cualquier inversión pública y privada, o privada en forma individual, de que podrá tener infraestructura y movilidad de materia prima a lo largo del país.

Las controversias presentadas por la CFE indican un desacuerdo de la forma y el día de inicio de cobro de la tarifa de transporte que está ligado al atraso de fuerza fortuita en algunos casos por problemas de derecho de vía y comunidades.

La responsabilidad del trazo del ducto, permisos a donde éste pasará (terrenos) y cuestiones ambientales, son responsabilidad de la empresa productiva del estado.

Publicidad

Las empresas que ganaron fueron contratadas para dar el servicio de transporte para un periodo de tiempo y para instalar el ducto para transportar el combustible a plantas de la CFE que construirían o enviarían a actuales o reconfiguradas para el uso de gas natural.

La inversión de un ducto depende de que exista demanda de un mercado con crecimiento por un periodo de tiempo, y ante la falta de clientes que contrataran capacidad de cada ducto, la CFE tuvo que convertirse en la empresa ancla para el crecimiento económico y desarrollo de cada región, realizando las licitaciones respectivas y dando certeza a cada empresa de que podrían recuperar la inversión en un periodo de tiempo.

Cada ducto tiene más del 80% construido actualmente; CFE deberá adaptar el negocio que tiene actualmente como un ducto privado; debido a que en su mayor capacidad lo utilizaría para propio uso y tendrá que mutar en poder ofrecer capacidad para industrias que pudieran interconectar en cada ruta por la que pasan los ductos.

La discusión actual esta como todo lo que sucede en un negocio: El dinero mal planeado genera costos adicionales que el proyecto asume, lo que debería ser compartido en forma equitativa en función de la responsabilidad de cada parte, dejando claro que lo importante es el proyecto y mutar el negocio para recuperar el costo incremental.

Luego de que cada una de las partes asumieron riesgos financieros, operativos y técnicos, ahora deben asumir perdidas para que el proyecto opere, con un beneficio de crecimiento en la región y crecimiento económico de Mexico.

CFE debe entender que es la que más comercializa gas natural y tiene que contratar servicio, revisando balance financiero por la actividad realizada de este negocio y ayudar por medio de CFEEnergia a tener flujo de efectivo adicional, siempre y cuando entiendan la ventaja competitiva desde un punto de vista de negocio.

Un proyecto nace de la confianza de ambas partes y no se deben echar culpas. En un momento si no hay acuerdo, es necesario primero resolverlo, o de lo contrario migrar el negocio.

Nota del editor: Ramses Pech es analista de la industria de energía y economía. Las opiniones en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad