Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Tasas de interés y ahorro: cuando la teoría no se cumple

Si menores tasas de interés impulsan el crecimiento, ¿por qué no llevarlas a 0%? ¿Ese es el límite? ¿Existen las tasas negativas?, cuestiona Ángel Huerta.
mar 18 febrero 2020 07:00 PM
Ahorro para el retiro - banxico - tasa de interés - ahorro - pensión
Los mercados financieros se han visto afectados por las noticias de la propagación por el coronavirus en el mundo.

(Expansión) – Esta reflexión nace a propósito de la última decisión de política monetaria de Banxico (13 de febrero de 2020), en la que se recortó 25 punto básicos la tasa de interés y se llevó a 7.00%, dentro de un entorno de debilidad económica en México.

Asimismo, en el último año, salvo los más recientes anuncios de política, diferentes Bancos Centrales (entre ellos la Reserva Federal de Estados Unidos y el Banco Central Europeo), han optado por implementar estímulos monetarios por la fragilidad en sus respectivas economías y los bajos niveles de inflación.

Publicidad

Estos van desde bajar sus tasas de interés hasta instrumentar la compra de activos para proveer de mayor liquidez al sistema financiero. La preocupación de los Bancos Centrales también se puede apreciar en el tono de sus comunicados.

Al respecto, dice la teoría económica estándar que si las tasas de interés son bajas, el crecimiento económico debería repuntar, ya que se estimula la inversión al abaratarse el costo del financiamiento, al incrementar la demanda de crédito y propiciar el consumo presente ante menores incentivos para ahorrar, ya que los bancos pagarían menos por “guardar” el dinero.

Eso tiene sentido lógico, aunque inmediatamente surgen algunas dudas: si menores tasas de interés impulsan el crecimiento, ¿por qué no llevarlas a 0%? ¿Ese es el límite? ¿Existen las tasas negativas? ¿Qué pasaría entonces con otras variables macroeconómicas como el ahorro?

Aunque es un escenario poco explorado, tanto teórica, como empíricamente, la poca evidencia sobre los efectos de las tasas de interés negativas en los países que han optado por esas políticas demuestra que no sucede necesariamente lo que dice la teoría económica convencional, especialmente con el ahorro. De hecho, en algunos países europeos y Japón el ahorro se ha mantenido e incluso ha aumentado, pese a esas políticas.

Una posible hipótesis que explique este fenómeno sumamente inusual se podría explicar usando como referencia una famosa película de los 80’s: imagina que te llamas Marty y que Vuelves al futuro a reunirte contigo mismo, pero de 70 años. El “tú” anciano te pide que ahorres lo suficiente para que pueda tener una vida sin complicaciones en el retiro (o sea tú mismo en el futuro).

Publicidad

Cuando regresas a tu época, a febrero de 2020, estimas que esa meta la podrías alcanzar en un determinado tiempo, si sacrificas determinado porcentaje de tu consumo presente para destinarlo al ahorro y con una determinada tasa de interés.

Sin embargo, no considerabas con que Banxico redujera su tasa de interés, por lo que ahora te ves obligado a destinar una mayor parte de tu ingreso presente a tu ahorro para que puedas cumplir con la meta que te habías fijado, para compensar dicha reducción en la tasa.

En un caso hipotético en el que las condiciones económicas se sigan deteriorando a tal grado que Banxico decida continuar con un ciclo de bajas en la tasa de referencia, para hacer frente a ese escenario adverso, te verías obligado a ahorrar cada vez más tras cada recorte.

Cuando el referencial estuviera cercano al 0% tendrías que decidir entre hacer un esfuerzo aún mayor por alcanzar la meta que te habías fijado -destinando al ahorro una mayor parte de tu ingreso disponible y a costa de tu consumo presente- o reducir tu meta de ahorro para poder alcanzarla con el mismo ahorro y con una tasa de interés más baja; o una tasa de interés en cero sin pago de intereses, o en su caso, con una tasa de interés negativa que te cobra por “guardar” tu dinero.

Cabe aclarar que es un escenario lejano para el caso de México, ya que es poco probable que las tasas de interés bajen tanto porque se necesitan condiciones macroeconómicas específicas para que esto suceda; además, el ahorro tiene diferentes determinantes adicionales a la tasa de interés (nivel de ingreso, consumo, inversión, preferencias Inter temporales, etc.). Sin embargo, como ejercicio de reflexión es interesante, ya que bajo condiciones particulares, la teoría económica podría no cumplirse como uno esperaría.

Nota del editor: Ángel Huerta es analista económico de Grupo Financiero Bx+. Es economista y aprendiz de matemático. Le gustan los tacos, la música clásica, y las discusiones académicas sobre crecimiento económico y desarrollo social. Tuitea, luego existe en @aiihmonzalvo . Las opiniones expresadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
Coronavirus_header desktop Home Expansión
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad