Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

El home office va mucho más allá de llevar la laptop a casa

La pandemia del COVID-19 sorprendió a las empresas y las forzó a hacer un cambio radical e inmediato en su manera de operar y trabajar, opina Óscar Díez.
mié 15 abril 2020 11:59 PM

(Expansión) – El avance del COVID-19 a la categoría de pandemia magnificó su impacto. De ser un problema de salud se ha convertido en una crisis económica y empresarial de gran envergadura, y dio origen a escenarios excepcionales a los que individuos y organizaciones han tenido que adaptarse rápidamente.

Por un lado, la población se ha visto obligada a permanecer en casa y trabajar de manera remota, práctica a la que muchos empleados no estaban habituados y que puso en riesgo su productividad y motivación.

Publicidad

Por su parte, las empresas han tenido que gestionar de manera distinta a su capital humano, proporcionarles las herramientas en línea adecuadas para realizar su trabajo, establecer flujos de comunicación continuos y mantener la operación crítica del negocio.

Todo sin perder de vista a sus clientes, a quienes deben seguir ofreciendo los productos y servicios necesarios, así como los altos niveles de atención a los que están habituados.

Si bien el escenario creado por el COVID-19 plantea complicados retos operativos y laborales, también ha acelerado la transición al trabajo remoto (home office), fortaleciéndolo sobre la marcha y gestionando a la organización como un negocio digital.

El home office no significa simplemente que los colaboradores se lleven su laptop a casa y se conecten a los sistemas de la empresa para hacer su trabajo. Va mucho más allá: demanda, sobre todo, contar con directrices claras, procesos sencillos y un seguimiento eficaz, así como confianza mutua (empresa/empleado), donde se favorezca la interacción de apoyo de manera virtual.

En este sentido, para que una plataforma de teletrabajo sea altamente efectiva, contar con comunicaciones óptimas e incorporar nuevas herramientas se vuelve fundamental; debe también ser lo suficientemente flexible para adaptarse a nuevas formas de laborar y promover la responsabilidad individual de cada persona.

Publicidad

Para fortalecer dicha plataforma, actuar como un negocio digital y afrontar la crisis sanitaria actual, las organizaciones pueden actuar alrededor de cinco componentes clave:

1. Plan de continuidad: cómo el negocio va a seguir prosperando bajo “the new normal”.

2. Plan de viabilidad: qué estrategias son viables y pueden mitigar el impacto en los resultados.

3. Ejecución: planes de acción e implementación de procesos, herramientas y enfoques de trabajo en el nuevo contexto.

4. Continuidad de las operaciones: identificar los mecanismos que mantengan siempre en marcha los procesos operativos.

5. Proyectos de mitigación del impacto en el negocio (ganancias y pérdidas): para disminuir el impacto de la crisis se podrían considerar ajustes temporales de la capacidad, suspensión de proyectos no críticos y aceleración de la distribución digital.

Hacer home office en tiempos de coronavirus

Publicidad

Asimismo, es urgente incorporar procesos digitales de trabajo mediante la Inteligencia Colaborativa (IC), la cual facilita la recolección y ordenamiento del conocimiento, así como las energías distribuidas dentro las organizaciones, lo que, a su vez, favorece el liderazgo y la transformación.

Específicamente, a través de la IC los líderes empresariales pueden mejorar la calidad de la comunicación entre ellos y el resto de los miembros de la organización, y alinearla a los objetivos de negocio establecidos en el contexto del nuevo entorno.

OPINIÓN: Alejarte para conectar-te

Este componente es estratégico en el momento de adoptar el home office, especialmente para diseñar un modelo de funcionamiento operativo remoto que se adapte a las necesidades de los equipos, fortalecer la sensación de seguridad y diferenciar la incertidumbre de la falta de control.

Al manejarse como un negocio digital, apoyado en el trabajo a distancia, se recomienda a las empresas cubrir tres dimensiones clave.

La primera de ellas es la operativa, en la que se identifican los problemas reales o percibidos para proponer soluciones y recopilar alternativas eficaces para la operación y mejorar así el modelo de gestión y operación del home office.

La segunda es la función del líder, la cual se transforma para facilitar la operación diaria vía remota, y propone soluciones y alternativas para la nueva manera de ejercer su liderazgo.

La tercera es la mentalidad personal, en la que se trabaja estrechamente con los colaboradores para ayudarles a adaptarse a la modalidad de trabajo remoto, y transmitirles al mismo tiempo un sentido de responsabilidad y seguridad.

OPINIÓN: Igualdad, una de las lecciones de la distancia

Evidentemente, la pandemia del COVID-19 sorprendió a las empresas y las forzó a hacer un cambio radical e inmediato en su manera de operar y trabajar. Puso a prueba también su capacidad de respuesta y flexibilidad en momentos de crisis, y demostrar su nivel de madurez digital.

Nota del editor: Óscar Díez es Director General de Indra en México. Es Ingeniero Mecatrónico, por la Universidad de Valladolid (España), y ha sido profesor en el Instituto de Empresa Business School de España; donde impartía clases dentro de los programas de MBA. Síguelo en LinkedIn . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Coronavirus_header desktop Home Expansión
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad