Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Alejarte para conectar-te

El tiempo se detuvo. Ya no corremos. Podemos cocinar, regar nuestras plantas, ver a nuestros compañeros de ruta más que un minuto en las mañanas. Todo eso es una novedad, reflexiona María Inés Corva.
vie 03 abril 2020 11:59 PM

(Expansión) – “Quien mira hacia afuera, sueña. Quien mira hacia adentro, despierta” – Carl Jung

Es un hecho que la calidad de una organización está definida por la calidad de cada uno de sus integrantes. Y esta no se compone de títulos universitarios, ni de niveles jerárquicos, ni de etiquetas. Esta calidad está definida por el nivel de autoconocimiento y de conexión que cada persona tiene consigo misma. Ahí reside la clave del poder, pero pocos lo saben.

Publicidad

Muchos de nosotros, la gran mayoría, nos encontramos encerrados en casa. Esta contingencia nos ha llevado a una nueva situación, para muchos desconocida y desconcertante. El tiempo se detuvo. Ya no corremos. Podemos cocinar, regar nuestras plantas, ver a nuestros compañeros de ruta más que un minuto en las mañanas. Todo eso es una novedad.

Muchos también, los que podemos, estamos trabajando desde casa. En mi caso dando sesiones virtuales, brindando un espacio a mis coachees para escucharse, expresarse, desahogar la incertidumbre… un momento para ellos. Sin embargo me ha tocado en algunos casos, en línea, conocer a sus hijos, a sus mascotas, a su pareja… y ver su espacio cotidiano. Para mí, un privilegio. Para ellos, algo inusual.

Personalmente me enfrento a hacer home office al mismo tiempo que vigilo las tareas de mis 3 hijos, celebro su octavo cumpleaños en el encierro, organizo la casa con mi esposo, planeo sesiones a futuro, reorganizo viajes que se pospusieron… pero algo me ha llamado la atención: tengo tiempo para detenerme a pensar.

Llevo un par de semanas leyendo muchas recomendaciones para hacer home office: elige un lugar para trabajar, ¡quítate la pijama!, respeta tus horarios de comida, no te desconectes de tu equipo… No te desconectes. De tu equipo. De afuera. ¿Y qué pasa hacia adentro? ¿Cuánto hace que no conectas contigo?

En esto de tener tiempo para pensar, cosa peligrosa en estos días, me he puesto a analizar lo que hago, y por qué lo hago. Qué me mueve, qué me motiva. ¿Y tú? ¿Por qué haces lo que haces? ¿Cuál es tu aportación a tu equipo, a la organización? ¿Qué tanto sabes de ti y lo que te mueve?

Publicidad

Quienes sufren mis sesiones me han escuchado decir una y otra vez que todo en la vida es una decisión. No decidir también es una decisión. Y cada decisión tiene consecuencias, del color que gusten.

Hoy me gustaría proponerte la posibilidad de aprovechar estos días, estas semanas que esperamos no se conviertan en meses, para mirar hacia adentro. En palabras de Jung, para despertar. Decidir despertar. Para analizar a profundidad tus actividades, tu función, tu rol dentro del equipo. Tu contribución. Tu aportación. Tu impacto. El famoso “valor agregado” del que todos hablan. Pero no desde la descripción de puesto, no. Desde adentro. Desde tu motivador, desde tu motor. Si descubres qué te mueve entonces podrás diseñar cómo y hacia dónde quieres moverte.

6 tips para hacer 'home office' | #QueAlguienMeExplique

Te invito a tomar un rato del día, no mucho tiempo. Puede ser al iniciar o al finalizar la jornada. Revisar qué hiciste. Y para qué lo hiciste. ¿Lograste tu propósito? ¿Sentiste que sirvió de algo? ¿Sumaste? ¿Ayudaste a alguien? ¿Aprendiste?

Normalmente no hay tiempo para esto. La rutina nos come vivos y seguimos. Un día, luego otro. Vamos adelante. Buscamos números. Resultados. Metas. Indicadores. Lo que nos han dicho que debemos hacer, lo que nos define.

OPINIÓN: Igualdad, una de las lecciones de la distancia

Publicidad

Hoy estamos inmersos en una situación que no elegimos. Una realidad que no tuvimos oportunidad de diseñar. Llegó. Y ahora es nuestra realidad. La de todos, la del mundo entero. ¿Qué diferencia vas a hacer tú el día de hoy, desde tu trinchera, para volver esa realidad un poco mejor? Pocas veces, tal vez nunca más, tengamos esta oportunidad.

La calidad de cada uno de los integrantes define la calidad de la organización. No te desconectes de tu equipo. No te desconectes de ti mismo. Decide. Elige. Muévete. ¡Despierta!

Nota del editor: María Inés Corva es Coach Ejecutivo Estratégico Internacional, Conferencista y Consultora en Desarrollo Humano. Coaching Head y Fundadora de People Awareness en la Ciudad de México. Escríbele a ines.corva@pawaremx.com . Las opiones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente a la autora.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Coronavirus_header desktop Home Expansión
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad