Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

COVID-19, la catapulta de una nueva “experiencia de usuario” (última parte)

Más que antes se va a hablar y a escribir sobre las divisas electrónicas y su volatilidad en el mercado, opina Marcelo De Fuentes.
dom 03 mayo 2020 07:00 AM

(Expansión) – En las dos primeras entregas de esta serie de textos abordé los giros más fuertes que la sociedad experimentará después de la pandemia del COVID-19, destacando la adopción completa de la tecnología en todas las industrias y servicios, ya sean esenciales o no; abriendo un gran espectro generacional que, hasta este momento, había mantenido distancia, pero que ahora y por necesidad, han tenido que aprender a convivir con ella.

Dentro de este vasto universo, las implicaciones tecnológicas a nivel empresarial sin lugar a duda serán más significativas en términos estructurales; me viene a la mente la adecuación inmediata de los modelos de negocio existentes.

Publicidad

Ya hemos platicado antes sobre la generación de nuevos canales de compra, venta y distribución de productos y servicios. Ante esto, las empresas tendrán que generar sus propios medios de comercialización en línea y combinarlos con los canales que irán apareciendo. Sin embargo, esto no es una situación menor, ya que genera varios retos, entre los que se encuentran:

● El costo y administración es mucho más importante que solamente tener un carrito de compras.

● ¿Cómo compite el fabricante con su propia red de distribución al vender directamente al público?, ¿tenderán a hacerse más cortas las cadenas comerciales desapareciendo intermediarios?

Por supuesto que habrá una tentación a que lo anterior suceda, ya que disminuye el costo de ventas aumentando el margen bruto, pero habrá que sortear importantes retos en cuanto a la seguridad al aceptar y, esporádicamente, emitir pagos a través de las plataformas. Aún hay temas regulatorios que cumplir.

Ciertamente no podemos -ni debemos- dejar a un lado el tema laboral, que ya ha sido fuertemente golpeado por la pandemia del COVID-19. Con toda la fila de negocios que han dejado de existir, y profesiones que podrían enfrentar más rápido un periodo de obsolescencia, también se visualizan áreas de oportunidad y un aumento en la demanda por desarrolladores con particular énfasis en front end (diseño y experiencia del usuario) y móvil.

Publicidad

De igual manera, estamos prontos a vivir una explosión en la interacción, de ida y vuelta, con nuestros dispositivos a través de comandos de voz.

La movilidad geográfica marcará tendencia. El apego al terruño quedó en el pasado para contar a nuestros hijos o nietos. Tengo una premisa, la cual dice que todo activo fijo, por definición, es contaminante en su fabricación, construcción y posterior desecho. Basado en ella, tener auto, casa de descanso es un contrasentido tanto en lo ecológico y en lo financiero.

Finalmente, pero no menos importante, están los mercados financieros, los cuales, por medio de la digitalización, se abrirán a una democratización sin precedentes; además, contarán nuevos participantes, serán significativamente más eficientes, baratos y veloces.

La tecnología alivia la soledad de los ancianos en el confinamiento

Más que antes se va a hablar y a escribir sobre las divisas electrónicas y su volatilidad en el mercado. Comenzaré diciendo que, aunque a los bancos centrales del mundo no les guste, el uso de activos virtuales -criptomonedas-, para efectos transaccionales está tan lejos como el tiempo que le tome a algún entendido en matemáticas, generar un método para estabilizar su precio sin la necesidad de apelar a la confianza (como es el caso del dólar) o a los flujos monetarios de quien la creó (por ahora, llamado país).

Publicidad

De darse lo anterior, sucederán más cosas de las que nuestra imaginación alcanza a ver pero, por el momento, comparto cuatro:

● Las autoridades (léase también políticos) perderán una parte muy importante del control que hoy tienen en la política monetaria. No quisiera calificar o adjetivar esto (aunque comento que a mí me parece fantástico, el oligopolio del poder en unos cuantos “sabios”, cómo hoy sucede, no ha demostrado necesariamente los mejores resultados) pero los gobiernos deberán aprender a vivir sin tanto control sobre el resto de los mortales.

● Los costos por movimiento de dinero serán, literalmente, nulos.

● La ruta del dinero podría ser perfectamente trazable; acabando con la corrupción.

● El mundo se volvería más global que nunca.

OPINIÓN: COVID-19, la catapulta de una nueva “experiencia de usuario” (primera parte)

Hoy entiendes por qué algunos banqueros, políticos y grandes dueños del poder no quieren, bajo ninguna circunstancia, que proyectos como la criptomoneda “Libra” tengan éxito. Siendo sinceros... ¿Quién quiere perder las riendas del caballo?

Es claro que todo lo que se ha mencionado desde la primera entrega no es, ni será, consecuencia del COVID 19; sin embargo (y quizá lo siguiente provoque reacciones en los lectores), algunas personas tendremos que agradecerle, sólo eso por supuesto, que aceleró las cosas para que las podamos vivir antes de partir.

Nota del editor: Marcelo De Fuentes es Presidente y CEO de FUNDARY. Síguelo en LinkedIn . Las opiniones publicadas en esta columna pertencen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Coronavirus_header desktop Home Expansión
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad
Publicidad