Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Las reglas olvidadas de internet: sobre el comportamiento como usuarios

La costumbre es un factor que ha hecho que las reglas de comportamiento al menos tengan en los correos la formalidad mínima de presentación, apunta Carlos Ramírez.
jue 28 mayo 2020 05:00 AM

(Expansión) – El migrar a un escenario de usos digitales, empujados por la distancia social imperada a raíz de los sucesos globales en pro de la prevención sanitaria, nos ha traído un nuevo paradigma que para muchos es aún desconocido. El plano digital en el que ahora tenemos que desarrollar nuestras labores cotidianas ha hecho que seamos usuarios de las TIC en mayores momentos del día y con miras a una diversificación de tareas que podrían ser simplificadas y potencializadas con un correcto uso tecnológico.

Hablaré en esta ocasión desde un punto de vista neutral hacia las diversas personalidades que interactúan diariamente por medio de las tecnologías, sean estudiantes, docentes, servidores públicos, empresarios, o simplemente personas navegando por ocio, a final de cuentas nos convertimos todos a una misma categoría y pasamos a ser usuarios.

Publicidad

Debemos comenzar con miras hacia identificar que somos humanos como una entidad digitalizada, por ello esas normas de convivencia, interacción social y particularmente respeto hacia los cercanos se deben trasladar al ciberespacio, entendiendo que el comportamiento es la base de todo vínculo.

Desde hace más de una década, en los años 90´s, comenzaron a difundirse los primeros parámetros de la netiqueta, los mismos que hacían referencia a las normas de comportamiento entre usuarios por medio de internet, desafortunadamente muchos usuarios han dejado de lado el adentrarse en estos temas, los cuales deberían ser base de la formación en aulas para los estudiantes de niveles básicos, con su respectiva actualización sobre el comportamiento y relaciones entre usuarios acorde a las situaciones digitales que imperan en el momento, pues no es la misma situación tecnológica de hace más de 20 años.

Esas reglas olvidadas y desconocidas por muchos se deben convertir en el pilar de la estandarización de todos los usuarios, algo que pareciera tan simple, pero tan utópico de alcanzar es un completo reto digital; por ejemplo, en las escuelas podría darse este conocimiento en las materias tecnológicas, en las empresas establecer un decálogo de buen uso digital entre usuarios y en el gobierno dentro de cada dependencia definir un punto de comportamiento ético por medio de los canales tecnológicos oficiales y el estatuto reglamentario de convivencia digital como usuarios y hacia los otros usuarios.

Lo anterior implica diversas dificultades, la mayoría subsanable, ya que no se habla de una cuestión de infraestructura, inversión o costo, pues, se refiere a una total cuestión de ética y moral que se cimienta desde cualquier punto donde nos convertimos en usuarios, la mayoría de esos valores reflejados en el ciberespacio deberían tener un origen desde casa al entender que una formación acorde al respeto mantiene vínculos firmes. Quizá para las instituciones recibir capacitaciones de la mano de especialistas en la materia podría ser un buen paso para adentrarse a este mundo de normas establecidas con un desfase de varios años.

Sobre los retos en diversos ramos, el más complicado de atención es el de servidores públicos y adultos mayores, usuarios que se vuelven reacios a la tecnología pero de algún modo la usan, los primeros mencionados delegando todo a los departamentos de informática, cosas que para un niño nativo digital sería cuestión simple como una instalación del software más reciente de videollamadas, los segundos relacionados a las TIC por ocio, o imperado por los cercanos, sean redes sociales o por disfrute de contenido multimedia.

Esto viene a ser un problema mayor, pues la premisa anterior no indica que solo por conocer del uso, este sea correcto sin importar la edad o cargo real del usuario, por ende, se desconoce que existen formas de comportarse con otros en internet.

Publicidad
La pandemia acelera la revolución 4.0 en las empresas

La costumbre es un factor que ha hecho que las reglas de comportamiento al menos tengan en los correos la formalidad mínima de presentación en la mayoría de los casos laborales, e incluso educativos al momento de enviar información a otro usuario, pero no basta con esto.

Navegar con una bandera de cordialidad, acorde a las condiciones del sitio, porque no es lo mismo dirigirnos a otros en un chat, que, en un blog, una red social o el grupo formado en el trabajo o escuela donde hay una situación de una autoridad identificada. Así es como un correcto y cuerdo lenguaje apto para cada situación se vuelve una necesidad de comprensión y uso, a la par de algo básico como el uso excesivo de mayúsculas y/o caracteres alfanuméricos que imposibilitan la correcta lectura e interpretación del mensaje.

Las decisiones de adoptar un buen comportamiento, lo decidirá cada persona, sin embargo, podemos ser mejores usuarios. Compórtate como lo harías en la vida real, buscando siempre ser mejor, recordando como te gustaría ser tratado, y siempre con la premisa y conocimiento de que internet no olvida.

Nota del editor: Carlos Ramírez Castañeda es especialista y apasionado por el Derecho Informático, particularmente en ramas de Ciberseguridad, Cibercriminalidad y Ciberterrorismo. Tiene un Máster en Derecho de las Nuevas Tecnologías de la Información y Comunicaciones de Santiago de Compostela España, Doctor en Administración y Políticas Públicas de México. Es colaborador de diversas instituciones académicas y gubernamentales, profesional siempre interesado en temas de ciberprevención particularmente con sectores vulnerables. Síguelo en Twitter como @Ciberagente . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad