Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

La ecuación de éxito para el nuevo emprendimiento

Los emprendedores sociales de hoy deben de enfocar su atención también a otra pieza central de todo el engranaje de sus proyectos: el factor humano, opina Carlos Celaya.
lun 17 agosto 2020 11:01 AM

(Expansión) – Es cada vez más frecuente el emprendimiento de impacto social como una modalidad en el surgimiento de startups en todo el mundo, aunque también debe ser visto como una evolución natural de la misión social del emprendedor que es ya sin duda uno de los principales agentes de cambio hacia el bien común. Uno de los aspectos fundamentales de la nueva generación de emprendedores es la conciencia que tienen hacia las necesidades de su entorno.

Gracias a las tecnologías de la información el alcance tradicional del emprendedor ha tenido un enorme impulso. Antes, su emprendimiento impactaba a su contexto social más inmediato, aunque contribuía positivamente al mejoramiento de las condiciones de a qué o quién estuviera dirigido su proyecto, había un límite, por ejemplo, en el alcance geográfico.

Publicidad

Desde hace algunos años, las tecnologías de la información han venido a superar diversas limitantes y ya no representan un obstáculo para el emprendedor actual. Son las nuevas herramientas digitales las que permiten tener un mayor alcance e impacto dentro de un proyecto, cobrando mayor relevancia en los que tienen un objetivo social.

Pero, aunque el mundo de la tecnología ha evolucionado en gran medida y la creación de sistemas digitales no sólo es cada vez más indispensable, sino también más sencilla y accesible, los emprendedores sociales de hoy, como en cualquier organización, deben de enfocar su atención también a otra pieza central de todo el engranaje de sus proyectos: el factor humano, que involucra la participación de socios, colaboradores, aliados y patrocinadores en su construcción.

Es importante que el emprendedor social, como líder de su iniciativa, sepa seleccionar a las personas que colaborarán en su proyecto, tomando en cuenta que deben compartir los mismos valores y perseguir un mismo objetivo que los mantenga motivados. Tal como dice William F. Baker, distinguido profesor de medios y entretenimiento en IESE Business School, “cuando todo el mundo comparte la misma misión, es más fácil compartir también el éxito”.

Esta cultura organizacional permitirá a la empresa, por pequeña que sea, llegar hasta donde quiera en un futuro, sobre todo si, desde su inicio, el emprendimiento busca completar la ecuación de éxito con una misión clara, un equipo adecuado, así como las herramientas tecnológicas que ayuden a impulsarlo.

Además, las nuevas generaciones de emprendedores priorizan en gran medida la cultura y los valores como ninguna otra lo ha hecho, ya que muchos de ellos tienen la experiencia de haber trabajado en otras empresas previo a emprender su negocio y reconocen la importancia que tienen los valores para el buen funcionamiento de una organización y el logro de sus objetivos.

OPINIÓN: La nueva normalidad del emprendimiento

De esta manera, los emprendedores exitosos están conscientes de que no se trata únicamente tener un trabajo estable, sino también de diseñar una organización que tenga un compromiso serio con aquello que consideren importante y que deje una huella en su trayecto, ya sea a través de una meta personal o un objetivo social que logre generar un impacto relevante en el entorno. Este hecho, al final reflejará el éxito de la empresa y de quienes están detrás de ella, y le abrirá camino hacia un futuro promisorio, por muy nueva que esta sea.

Publicidad
La tecnología como vacuna a la crisis por Covid-19 | #CómoReactivarMéxico

Las necesidades sociales en nuestro país son cada vez mayores y se requiere de emprendedores que sepan conjugar eficientemente los factores de esta ecuación de éxito para lograr generar un impacto social en beneficio de quienes están en desventaja o en situación vulnerable, aprovechando la evolución y bondades de las herramientas digitales, así como el respaldo de un equipo fuerte con una misión clara y valores definidos que conduzcan a la organización a la creación de proyectos innovadores que contribuyan a construir una nueva realidad socioeconómica y un futuro más incluyente en México.

Nota del editor: Carlos Celaya es Vicepresidente de Delivery en T-Systems México. Es Ingeniero Industrial en Electrónica por el Instituto Tecnológico de Puebla. Síguelo en LinkedIn . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
Coronavirus_header desktop Home Expansión
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad